Amor a primera vista

Las caídas no han asustado a la pequeña amazona, quien ya exige más de una hora de clase por semana.
EJEMPLO. Ser cariñosa con el caballo es una de las partes esenciales de los entrenamientos, así le van perdiendo el miedo y adquieren mucha confianza. LA PRENSA/Jorge Fernández EJEMPLO. Ser cariñosa con el caballo es una de las partes esenciales de los entrenamientos, así le van perdiendo el miedo y adquieren mucha confianza. LA PRENSA/Jorge Fernández
EJEMPLO. Ser cariñosa con el caballo es una de las partes esenciales de los entrenamientos, así le van perdiendo el miedo y adquieren mucha confianza. LA PRENSA/Jorge Fernández

Tiene cinco años y ya se pasea sobre los lomos de ´Mariposa´ y ´Medallo´ en la pista de entrenamiento del club ecuestre Metropolitano, antiguo Clayton.

Mía Valentina Alba Stanton se ha convertido en una de las promesas más fuertes para el club donde entrena, gracias a su disciplina y seguridad en sí misma.

Hoy, Mía, con su inocencia y gran amor por los caballos que descubrió cuando tenía dos años de edad, es la Estrellita Deportiva de la Semana de La Prensa.

“Cuando ella tenía como dos años fuimos a la casa de un primo en Boquete y él tenía caballos. Allí fue donde ella conoció los caballos, yo creo que antes nunca había visto uno en vivo. Nos pidió que la subiéramos, la paseamos y luego fue un lío bajarla de allí”, comentó Josy Alba, padre de la pequeña amazona.

Luego de esa primera experiencia, todo lo sucesivo fue “quiero montar caballo”, así que a su padre se le ocurrió llamar al club Metropolitano para saber los requisitos y cumplirle el deseo a su pequeña.

“Cuando llamé lo primero que me preguntaron fue la edad de Mía; al decirles que tenía tres años me dijeron que no, que debía esperar hasta que cumpliera los 6 años de edad, pero entonces pregunté si solo la podía llevar a que los viera y subirla”, argumentó el papá.

Mamá y papá se miran y sonríen cuando recuerdan la primera vez que Mía llegó al club. “Cuando la entrenadora Danielle Barnes la vio dijo, “ey, sabes qué, dale plomo, esa niña tiene el tamaño y la capacidad para hacer el deporte”, finalizó muy orgulloso el padre.

Para mamá, Taryn Stanton de Alba, sí es un poco preocupante verla sobre los caballos, “pero todos los deportes tienen un riesgo, algo de peligroso, pero lo más importante de los deportes es que crea en ellos ese sentido de independencia, control, ella es muy independiente, aparenta ser más madura de lo que realmente es”, comentó la madre.

Aunque Mía todavía no salta los obstáculos sobre el caballo, sino unas cuerdas que se le ponen, para mamá ha sido un poco más difícil ver a su pequeña sobre los lomos de un animal tan grande, ya que los equinos le dan un poco de miedo, pero asegura que trata de disimularlo para que Mía no se asuste.

“Ella no puede estar en una competencia porque no existe una categoría para ella, pero bueno, ella ha alcanzado bastante madurez en el deporte y hace como un año se cayó del caballo, se levantó y se volvió a montar, estoy muy orgullosa de ella”, acotó la mamá.

En el tiempo que Mía lleva entrenando, ya ha tenido varias caídas, pero aún así sigue demostrando amor por los equinos.

“No me dan miedo los caballos, los caballos son tan bonitos. Mis caballos se llaman ´Mariposa´ y ´Medallo”, dijo la pequeña, quien solo pensaba en volver a montar.

Ahora, más calmados y hasta con una sonrisa, los papás recuerdan una de las caídas de Mía. “El caballo se espantó y se levantó, ella se cayó, todo el mundo salió corriendo para ver qué le había pasado, la entrenadora la cargó y la traía cargada hacia afuera de la pista y Mía pidió montarse nuevamente en el caballo”, comentaron los padres.

La amazona, quien aún está en kínder, dice que le gusta montar más a ´Medallo´, porque es más bonito y se porta bien.

Para Barnes, quien también es jinete activa en las competencias interclubes de la Organización Ecuestre de Panamá, Mía ha demostrado tener muchas cualidades.

“Mía era un poco tímida, pero poquito a poquito se ha ido desenvolviendo, ya ella sabe que ella es la que manda sobre el caballo”, comentó Barnes.

La misma entrenadora afirmó que ha visto cambios positivos en Mía desde que comenzó a entrenar. “Son cambios de confianza. Sabe que ella tiene el control. Esperemos que haya cosas buenas en el futuro, pero si sigue así, tiene un buen futuro”.

Mientras Barnes hablaba, Mía se retiró a los establos junto con su padre a despedirse de los caballos, tal cual lo hace después de cada competencia. Demostrarle amor al caballo que la ayudó, para comenzar una buena relación de binomio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código