REAL MADRID sacó empate en EL VICENTE CALDERÓN

Armisticio en Madrid

El próximo miércoles 22 de abril se decidirá la suerte de los dos colosos de Madrid en el estadio Santiago Bernabeú.
El delantero del Real Madrid, Cristiano Ronaldo es perseguido por los jugadores del Atlético Madrid, Diego Godin (Der.) y Arda Turan (c). El delantero del Real Madrid, Cristiano Ronaldo es perseguido por los jugadores del Atlético Madrid, Diego Godin (Der.) y Arda Turan (c).

El delantero del Real Madrid, Cristiano Ronaldo es perseguido por los jugadores del Atlético Madrid, Diego Godin (Der.) y Arda Turan (c).

James Rodríguez (c), del Real Madrid, dispara al marco pero el balón es despejado por el portero del Atlético Madrid, Jan Oblak. James Rodríguez (c), del Real Madrid, dispara al marco pero el balón es despejado por el portero del Atlético Madrid, Jan Oblak.

James Rodríguez (c), del Real Madrid, dispara al marco pero el balón es despejado por el portero del Atlético Madrid, Jan Oblak.

El Atlético de Madrid y el Real Madrid dejaron abierto el pase a semifinales de la Champions League al empatar a sin goles en el Vicente Calderón por los cuartos de final.

Fue un partido insulso, trabado en la mitad de la cancha, con un mayor dominio del conjunto merengue pero tampoco sin sobresalir, y sin jugadas que merezca la pena recordar siquiera.

Cristiano Ronaldo, la estrella portuguesa de los merengues, tuvo un juego discreto, sin muchos piques ni diagonales, casi sin bicicletas, pero sí con muchos cambios de posición esperando una marca floja de sus rivales para hacerles pagar su descuido. Por el Real Madrid, James Rodríguez -en el primer tiempo- y Toni Kroos fueron los más sobresalientes.

Mientras que en el Atlético de Madrid, el trabajo fue más discreto.

Algunas corridas con balón de Antoine Griezmann, o una que otra finta de buena calidad de Arda Turan fue lo más rescatable de los colchoneros. Jugaron en bloque, con mucha marca y mucha entrega personal. Poco fútbol. Como siempre.

La mayor parte de la primera mitad fue del Real Madrid, que arrinconó durante 25, 30 minutos a sus rivales. Buscaban el gol de visitante que les asegurara medio pase a la siguiente fase de la competición europea. Al no conseguirlo, pareciera que el técnico italiano Carlo Ancelotti decidió no arriesgar en la etapa complementaria y apostó por ataques más comedidos y esporádicos.

Del otro lado, los dirigidos por el argentino Diego Simeone, salvo los últimos cinco minutos, salieron a no complicar la llave al permitir un gol en contra en su feudo. Jugaron cerrado, con ataques con balonazos y algunos centros obligados y sin precisión.

Todo se definirá el próximo miércoles en el Santiago Bernabeú, donde un gol del Atlético de Madrid pondría en aprietos a los actuales campeones de Europa. Sería una especie de revancha luego que el Real Madrid derrotara a sus vecinos madrileños en la final de la última edición de la Champions League. Terminó 4 a 1, pero hasta el minuto 93 ganaban los rojiblancos. A un minuto de la gloria que finalizó con goleada escandalosa.

AMBIENTE FESTIVO

Por las calles de Madrid desde temprano se palpitaba el partido. Las camisetas a granel en las avenidas, en los restaurantes, en las oficinas; ir al Vicente Calderón, tomarse unas cervezas, verlo tranquilo en casa. No verlo no era una opción siquiera.

A una hora del pitazo inicial, en la línea 5 del Metro de Madrid no cabía casi nadie. Cada vagón estaba a tope. Algunos cantaban, otros procuraban alcanzar ebriedad en el recorrido, la mayoría esperaba en silencio llegar a la estación Pirámides lo más rápido posible.

En todas las cuadras alrededor del coliseo, los fanáticos del 'Aleti' cantaban -y libaban-. Había venta de muñecos, bufandas, camisetas, gorras, peluches, llaveros, brazaletes, adornos, vasos, y cervezas. Ya en los predios del estadio, la hinchada explotaba pirotecnia, comían, tomaban y seguían cantando.

La barra de los locales había respondido, y no había asiento vacío en el Vicente Calderón. Los fanáticos merengues fueron ubicados en dos gradas -superior e inferior- desde donde no pararon nunca de alentar a los suyos. Los del 'Aleti' los miraban con gracia. “Van a llorar ahora, niñitas”, les gritó uno a una distancia inaudible de sus receptores. Valentía a distancia.

Los fanáticos locales -obviamente- tenían una voz mayor en el estadio, aunque eso no evitó que el sector merengue se escuchara ocasionalmente. Cuando esto sucedía, los colchoneros gritaban aún más fuerte, aunque en menos de dos minutos se volvía a apagar y volvían a permitir a sus rivales sacar provecho de ello.

De los protagonistas en el campo, le correspondió a uno de cada lado las reacciones más viscerales: por un lado Ronaldo era chiflado cada vez que recibía el balón, mucho más aún cuando lo perdía. Del otro, Simeone fue ovacionado cuando la voz del estadio lo mencionó. El Cholo es un semidios en territorio rojiblanco, a tal punto que la mayoría de las bufandas que venden en los predios llevan su rostro.

Meticuloso y metódico, un Simeone siempre exaltado daba las indicaciones a sus jugadores en cada jugada. Quién saca el tiro libre, el saque de banda, el tiro de esquina, cuánto tiempo hay que quedarse en el suelo tras una falta, por dónde sacar, a quién buscar, a quién marcar. Fue él quien incluso clamaba por que la afición se metiera en partido, y ellos respondían con un rugir empapelado con bufandas de color rojo y blanco.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código