josé isabel ´BACHICHE´ MORÁN

El Bachiche de San Miguelito

Todo un personaje en el distrito de San Miguelito, a su paso ha contribuido a la superación de árbitros, jugadores y de dirigentes en el deporte y el fútbol.

Hasta el rey Pelé sintió el rigor y el fuerte carácter del árbitro panameño José Isabel Bachiche Morán, el 19 de marzo de 1971, cuando lo amonestó con tarjeta amarilla y lo amenazó con expulsarlo si no cambiaba de conducta, en un partido amistoso entre el Santos de Brasil y el Marte de El Salvador.

Unas 25 mil personas se hicieron presentes esa noche en el entonces estadio Revolución, donde estuvo como refuerzo del equipo salvadoreño el panameño Luis Ernesto Cascarita Tapia.

Cuarenta y dos años después y con 87 años de edad (cumple 88 el 8 de julio), Bachiche Morán lo recuerda con mucha lucidez como si hubiese sucedido hoy.

“En ese tiempo se comenzaban a usar las tarjetas amarillas, pero no se utilizaban mucho, yo tenía la tendencia a utilizarla por la burla, yo siempre tuve en la boca lo del fair play, el juego limpio o si no te boto. Pelé se me tiró dos veces en el área chica de las 5.50 y la segunda vez le dije (con su voz de trueno) si te me vuelves a tirar te vuelvo a amonestar y si sigues insistiendo en eso te voy a botar”.

Bachiche recuerda que Pelé le contestó “No finito, tú italiano´, le dije sí y tú portugués, ´está bien finito, sigamos el juego, me dijo. Después otra vez se metía entre los pies del contrario y se tiraba, yo lo veía de cerca. Lo recriminé fuerte”.

Tres años antes, en el estadio El Campín de Bogotá, el árbitro colombiano Guillermo Chato Velásquez había expulsado a Pelé en un amistoso del Santos contra Colombia cuando el astro brasileño le gritó improperios al referí. Entonces todos los jugadores brasileños se le vinieron encima al central y lo tuvieron que sacar de la cancha, otro referí terminó pitando el compromiso, pero ante el clamor de un estadio abarrotado de público, Pelé fue autorizado para entrar al partido de nuevo.

“Uff, el Chato era mi hermano”, recordó Bachiche, “en ese partido violaron las reglas”, agregó con un tono de enojo el exárbitro panameño que guarda buenos recuerdos del Chato Velásquez y del chileno Mario Canessa, que por esos tiempos eran lo mejor en el arbitraje colombiano.

PINTORESCO

Ese episodio con Pelé es uno de los más pintorescos en la vida de Bachiche Morán, un panameño de ascendencia italiana, exseleccionado nacional como portero, maestro de obras, jubilado del Mivi, padre de 22 hijos y uno de los precursores del porte y de lo que hoy es el estadio 28 de Diciembre o Bernardo Candela Gil en el distrito de San Miguelito.

Dejó el fútbol por recomendación de su madre para dedicarse al arbitraje, lo hizo de manera empírica, sin haber estudiado esta nueva profesión, dirigió en México, Colombia y otros países, hoy Bachiche es un emblema del deporte y del fútbol en San Miguelito, un ilustre personaje, por más de medio siglo, dice Morán que su morada ha sido el estadio 28 de Diciembre.

Morán viene de sufrir quebrantos de salud por la muerte de su segunda esposa, “casi me voy”, dijo, pero ya se está reponiendo. Su gran contextura física no es la de antes, pero su buena estatura le sigue dando ese aire de autoridad que respaldan su fuerte y gruesa voz y su temperamento de italiano.

Bachiche Morán comentó que arbitraba en Vista Hermosa, allí le pitaba a los niños y a los españoles, pero se hizo árbitro por un suceso muy especial en el estadio Nacional (Juan Demóstenes Arosemena), cuando en un partido golpeó por error a su compadre Cuco Lemón por una broma (desde atrás le bajaron la pantaloneta) y su madre (que murió a los 107 años de edad) le pidió que se dedicara a otra cosa antes de que cometiera “una burrada”, entonces se dedicó al arbitraje.

Recuerda que por los años 60, una vez para la final de la liga de Vista Hermosa faltó un árbitro y entonces don Pedro Segura sugirió a todos los presentes que la única persona que podía pitar el campeonato es “ese que está allí, se llama Bachiche, es italiano”.

Agregó que Chori Gascón, que era miembro del Colegio de Árbitros, lo llevó donde Oscar Suman Carrillo, que era el presidente.

Señaló que en sus inicios pitaba “por astucia”, era empírico, pero con todo “me llevaron al primer Norceca que hubo sin conocer las reglas, fui por recomendación de Concacaf, pité Curazao-México y expulsé al gran Peña por pegarle a un contrario, en México no se atrevían a botarlo. En ese tiempo estaba la roja, y me lo eché también en el Azteca”.

Con los tiempos fue presidente del Colegio de Árbitros como por cerca de 10 años.

Rememoró que una vez hubo un seminario de arbitraje y el conferencista fue el reconocido árbitro español Pedro Escartín. “Es el sabio más grande que ha tenido el fútbol”, donde pudo preguntar el significado de las diferentes reglas.

RESPETO

Dice que en sus tiempos no era peligroso el arbitraje, aunque había un árbitro que dirigía con un revolver en la cintura.

“A mí me respetaron, yo se los decía, soy el que mando y si tú no quieres que yo mande aquí, ya tú sabes que te boto, y después de que te bote, allá nos vemos”, les advertía.

“ Yo le pité al Corinthians, Botafogo, Santa Fe de Colombia, Millonarios y muchos equipos en Colombia, México, en Curazao, Surinam, Haití, Jamaica”, señala Bachiche.

Dio seminarios en varias provincias y hoy recuerda con mucho agrado a Roberto Moreno, del que dice fue su forjador, le ayudó alguna vez, “ese es uno de los mejores que hay”, también a Jaffet Perea, pero le incomoda que la Concacaf no le de muchas oportunidades en partidos internacionales.

“Nosotros comenzamos en San Miguelito con el béisbol, hicimos un campo; después me metí en el fútbol, levantamos este estadio (28 de Diciembre), que era de dos capas, peleando, haciendo, rompimos toldos, trabajando con mis hijas y niños en los tiempos de Tito Torres, Candela Gil y otros dirigentes.

Pero con todo, dice que las gradas son obsoletas y recomendaba que San Miguelito necesita aparte del 28 de Diciembre, dos estadios más y canchas reglamentarias.

“Siempre trabajé con niños, desde que me levantaba a las ocho de la mañana me venía a trabajar con ellos, ese Jorman Aguilar es un jugador hecho mío, y así varios, pero yo no le digo nada a nadie porque no me gusta. Mauro Muñoz, yo lo tomé desde chico, Pito Rodríguez era mi hijo”, reveló

Enfatizó que también es fundador del Sporting 89 con el Chino Morales.

“Yo siempre trabajé de gratis, jamas le cobré un real a un niño, yo venía con 10 y 20 dolares y quedaba limpio, a algunos les daba para que desayunaran porque no lo habían hecho”.

A sus 87 años trabaja con el técnico colombiano Jair Palacios, en la escuela Sporting-Panamá.

Afirma que una vez se recupere del todo vuelve a estar todos los días en el 28 de Diciembre hasta el día en que “me muera”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código