una leyenda del baloncesto panameño

Butler, el ´Big brother´

El mejor pívot de Panamá es un trotamundos que intenta llevar un mensaje de superación a jóvenes talentos.
En su última visita a Panamá impartió clínicas de baloncesto en varios colegios de la ciudad capital. LA PRENSA/Ana Rentería. En su última visita a Panamá impartió clínicas de baloncesto en varios colegios de la ciudad capital. LA PRENSA/Ana Rentería.
En su última visita a Panamá impartió clínicas de baloncesto en varios colegios de la ciudad capital. LA PRENSA/Ana Rentería.

¡Hola!, es Mario Butler... sí señor. Su voz es ronca y pausada, tal vez porque quiere que su misión de vida se entienda a la perfección.

Es de noche y llueve a cántaros, no hay manera de llegar al hotel donde se hospeda la máxima leyenda del baloncesto panameño, quien alista maletas para regresar a Puerto Rico, su segunda patria.

La conversación telefónica arranca y la primera frase del excanastero es una reflexión sobre el deporte de sus amores: “el baloncesto es para toda la vida”, hay una pausa -tal vez para tomar agua- y reflexiona: “todavía me sudan las manos cuando veo un partido de Panamá, sufro cuando perdemos”.

Butler formó parte de la época dorada del baloncesto panameño, de esos años tiene grandes recuerdos y hazañas, casi los mismos con los que se mantiene viva esta disciplina, que viene en picada libre desde la década de 1970.

El trotamundos panameño jugó en Estados Unidos, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Italia, Argentina, España, México, Venezuela y Puerto Rico, donde jugaría por 23 temporadas y rompería algunos récords, como ser el mejor reboteador de todos los tiempos.

¿Sientes que eres igual de querido en Panamá que en Puerto Rico?, la respuesta es contundente: “Sí. Eso es lo bueno del baloncesto, que te da oportunidad de conocer otras culturas y que la gente te acepta si eres ejemplo para la juventud”.

¡Hola, no te vayas!, su teléfono celular suena, es Hernando Arroyo, expresidente de la Federación Panameña de Baloncesto, tal vez para anunciarle a qué hora lo recogería en el hotel en la mañana.

Vuelve a la entrevista. Su voz ahora se siente relajada y aprovecha para recordar viejos tiempos, entre ellos cuando anotó los dos tiros libres que le dieron la medalla de oro a Panamá sobre Puerto Rico en el Centroamericano y del Caribe de 1986 en República Dominicana.

LA NBA

De inmediato elevó el nivel y mencionó que jugó contra el primer dream team de Estados Unidos, el mejor de todos, el que estaba conformado por Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird, destacó. “A ellos le ganamos el primer cuarto, lo demás (ríe) es historia de una derrota”.

En el quinteto panameño estuvieron presentes los jugadores: Leroy Jackson, Mario Butler, Mario Gálvez, Reginald Grenald, Guillermo Myers, Rolando Frazer, Carlos Rockshead y el centro Stuart Gray.

“Este sería mi dream team de Panamá”, agregó.

Ese partido terminó a favor de Estados Unidos por una pizarra de 112 a 52.

De vuelta a la realidad, Butler quiere que su mensaje sea directo a la conciencia del panameño. Su oportunidad de dar a conocer sus planes comenzó un par de días atrás al impartir varias charlas de motivación acompañado de Rolando Frazer, su hermano de juego y el boricua director Flor Meléndez.

El canastero reitera su agradecimiento por la invitación que le hicieron para dar a conocer su proyecto en la tierra que lo vio nacer un 15 de enero de 1957.

Butler pretende devolver sus conocimientos adquiridos desde que comenzó a jugar a los nueve años de edad bajo la guía del profesor Cecilio Williams, fallecido recientemente.

La fundación

Su preámbulo fue justo. Su fundación se llama Big Brother Foundation y tiene la misión de ayudar a esos jóvenes talentos que no tienen como costearse los estudios, que no pueden comprarse un par de zapatillas y que a veces necesitan de un consejo de vida o deportivo.

“Esta fundación hace las veces de un hermano mayor, necesitamos en Panamá exjugadores que sean big brother, que den unas palabras de aliento a jóvenes que no tengan padre y decirles que el baloncesto puede cambiarles la vida”.

“Quiero que sepas que yo era un atleta frustrado, descoordinado, flaco, alto y las bolas se me iban de las manos, pero la perseverancia de Williams me hizo crecer como jugador”. Esa ayuda la quiere dar de vuelta.

“Él (Williams) me enseñó mi gancho, que lo llevé por muchos años”, advirtió Butler, que destacó que a veces no lo querían integrar a la selección nacional debido a que vivía en la antigua Zona del Canal. ¿Sentiste discriminación? “Sí, sí había, nos calificaban de ´zonian´, pero poco a poco nos fuimos integrando”.

“Queremos despertar a esos fanáticos panameños que están dormidos, no desaparecidos, esperando que el baloncesto sea algo que los llene de orgullo”, dijo Butler mientras recordaba sus hazañas de infancia en Pedro Miguel, donde guió por primera vez un balón en un programa llamado Operación Tamaño, creado por su profesor de matemáticas (Williams).

Butler reveló que su sueño es la construcción de un gimnasio o centro de alto rendimiento en una cancha de Pedro Miguel, justo donde comenzó su carrera como jugador de baloncesto.

“Por el momento me voy satisfecho porque puse un granito de arena para mejorar el baloncesto local, pero también quiero agradecer a las personas que hicieron posible nuestro regreso a Panamá en conjunto con Frazer y Meléndez”.

La paciencia de Butler no se agota, está deseoso de seguir conversando de baloncesto.

El mejor pivot de Panamá estudió sicología deportiva, pero no la ejerce. Es enemigo de las derrotas y tiene cinco hijos, tres varones y dos mujeres y a todos les gusta jugar y ver el baloncesto.

El jugador panameño anunció su retiro del baloncesto superior de Puerto Rico en 2006, país al que llegó en el año 1980.

Otras preguntas más:

¿Qué lamentas del baloncesto?... “Lamento el no poder celebrar junto a mi país las dos veces que conformé el quinteto que ganó la medalla de oro en unos Juegos Centroamericanos y del Caribe y en un Centrobasket. Me hubiese gustado estar en la caravana, gozar ese momento, pero tenía que jugar en Argentina”.

¿A qué te dedicaste después del baloncesto? “Primero compré una flota de limusinas, un negocio que fue rentable hasta los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos. Después de esa tragedia no fue bien, ahora trabajo en el Tribunal Supremo de Puerto Rico, como alguacil”.

¿Qué tiene que hacer un panameño para llegar a la NBA? “Trabajo duro y ayuda”.

¿Cuál es la diferencia entre el baloncesto de ahora y antes? “Antes teníamos tres selecciones A, B y C y todos nos conocíamos. Ahora en cada cita hay jugadores diferentes, que no se conocen. Quieren oro con dos semanas de entrenamientos y eso no pasará nunca”.

Gracias, que tengas buen viaje. “Ok”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código