La Concacaf voltea la página tras escándalos

Con el nuevo liderazgo de Jeffrey Webb, el organismo ha empezado a tomar medidas para ser más transparente y limpiar su imagen.
LÍDER. Webb considera que luego de un período de transición, en términos generales la Concacaf ha superado lo peor. LÍDER. Webb considera que luego de un período de transición, en términos generales la Concacaf ha superado lo peor.
LÍDER. Webb considera que luego de un período de transición, en términos generales la Concacaf ha superado lo peor.

Después de un año en el que la Confederación Norteamericana, Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf) debió lavar en público la ropa sucia tras las escandalosas prácticas financieras de la previa administración, la presente edición de la Copa Oro ofrece al organismo la tribuna para decir que ha hecho un viraje.

Hace tres meses, un comité de integridad ética divulgó el contenido de un extenso informe que detalló prácticas fraudulentas y malversación administrativa durante la gestión previa de Jack Warner y Chuck Blazer.

Con el nuevo liderazgo del presidente, Jeffrey Webb, un banquero de Islas Caimán que lleva algo más de un año en el cargo, la Concacaf ha empezado a tomar medidas para ser más transparente y limpiar su imagen.

“Luego de un período de transición durante el último año, creo que en términos generales la Concacaf ha superado lo peor”, dijo Webb en una entrevista con AP durante su presencia en la Copa Oro, el campeonato regional de selecciones más importante de este organismo.

“En lo personal, estoy contento porque podemos enfocarnos en el deporte, en el juego en la cancha”.

Pero Webb entiende que restaurar plenamente la credibilidad en los dirigentes es una tarea que tomaría mucho tiempo.

“Nuestra prioridad ha sido recuperar la honestidad y la credibilidad, lo que el fútbol se merece”, dijo Webb.

“No importa el lugar en el mundo, eso (la corrupción) menoscaba al fútbol... Se cayó presa de una nefasta culpa. Ahora se han tomado medidas. Hay un mensaje claro de la FIFA que va desde sus más altas esferas hasta las federaciones nacionales”.

En cuanto a medidas concretas, Webb indicó que la Concacaf está comprometida a cumplir con controles financieros y rendir cuentas anualmente, abriendo sus puertas a la prensa.

La Copa Oro, que se puso en marcha el 7 de julio y que finaliza el próximo 28 de julio, tras haber disputado partidos en 13 ciudades de Estados Unidos (EU), es la fuente principal de ingresos para financiar los programas de la confederación.

Su periodicidad de cada dos años ha sido cuestionada, sobre todo por las circunstancias que debe lidiar en un año previo a la Copa del Mundo.

La crítica a la actual edición afirma que el torneo está desvalorado debido a que varias selecciones, en particular las que se encuentran disputando las eliminatorias mundialistas, como el caso de México y EU, han recurrido a equipos alternos.

Para preservar el atractivo, la Concacaf decidió que los campeones de las ediciones 2013 y 2015 se midan en un partido único para decidir el representante de la región en la Copa Confederaciones de 2017.

“Todo pasa por encontrar un balance dentro de una confederación con 40 miembros. Por supuesto que hay 3 selecciones que pueden participar de más competencias, pero las otras 37 no están en esa misma situación, no pueden disputar tantos partidos. Por eso hay que encontrar un punto medio, ayudando a los países más chicos. Y la Copa Oro es como la Copa del Mundial para la FIFA, es lo que fomenta todos nuestros programas”, dijo Webb.

Defendió la calidad del torneo: “Sabemos que clasificarse al Mundial es la máxima prioridad para los equipos que están en las eliminatorias. México, EU y Panamá están probando jugadores. Costa Rica trajo casi a su mejor equipo, salvo algunas ausencias. Pero los demás han traído lo mejor.

“Para ellos este es el Mundial”.

Solo en 2 de las 11 ediciones que se han montado (México albergó la final en 1993 y 2003), el torneo se ha disputado fuera de EU, donde hay más garantías de buenas concurrencias para partidos que no involucran a la selección anfitriona.

Webb se refirió también a la posibilidad de que otros países puedan organizar el torneo o albergar partidos.

“Es algo que se ha hablado, expandir la Copa Oro hacia nuevos mercados y países. Queremos que otros presenten candidaturas y que tenga el tiempo suficiente para construir y mejorar su infraestructura. Yo planteé la posibilidad de que algunos partidos se disputen en México y Canadá para esta ocasión, pero por diversos motivos de visas y los viajes no se pudo. Pero en un futuro vamos a poder ver partidos en Canadá y México”.

¿Y qué de la idea de montar una denominada Copa América Centenario en EU en 2016?

“La Concacaf respalda la idea y seguimos negociando con la Conmebol (la Confederación Sudamericana)”.

“Confiamos que pronto vamos a tener un acuerdo definitivo”.

Lo otro en agenda es el deseo de la confederación de ganar más espacios en el comité ejecutivo de la FIFA y plazas en el Mundial.

Actualmente la Concacaf cuenta con tres pasajes directos al Mundial y un medio boleto para disputar un repechaje que disputará este año contra Nueva Zelanda.

“Estamos convencidos de que merecemos mayor presencia. Esos países que se clasificarán al Mundial de 2014 nos podrán ayudar bastante si consiguen buenos resultados”, concluyó.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código