Fútbol por kilómetros

Un amigo ocasional de cuyo nombre no atino a acordarme, me dijo en una ocasión en Bogotá que a él ya no le gustaban los vallenatos. Aunque yo no sienta devoción por este género musical, conociendo su gusto le indagué el porqué. Me respondió, “porque ahora los hacen por kilómetros”.

Y luego apuntó “ha crecido tanto la demanda que las letras han perdido esencia y más ahora con la saga de telenovelas que venden historias y promocionan canciones en paquetes multinacionales”.

Algo similar le está pasando al fútbol. Basta con encender el televisor y nos encontramos con una oferta de fútbol las 24 horas al día y si uno se descuida la “caja boba”, como llaman los gringos al televisor, nos termina consumiendo una cantidad de tiempo que valdría la pena dedicarse a otras cosas.

No es que esté mal contar con una amplia posibilidad de ver fútbol por televisión, sin ella nuestros niños, jóvenes y adultos no habrían podido acceder con regularidad a partidos de primer nivel, jugadores excepcionales, situaciones tácticas singulares, entornos con alto grado de dificultad, entre otros aspectos. Nos han puesto el mejor fútbol en la sala de la casa, por lógica viendo cosas buenas se aprende a imitarlas o superarlas.

Pero ante la amplia oferta de fútbol el menú va perdiendo calidad presionado por la necesidad de llenar el espacio, así que nos suelen llevar de un emocionante partido en Inglaterra a un desaliñado encuentro en Brasil o Italia. Ante esta situación hay que tener criterio para escoger los partidos a ver y decisión para apagar, cambiar de canal o de actividad cuando el partido se torna malo.

Si no a fuerza de ver tanto fútbol sin criterio vamos perdiendo el buen gusto y terminamos acostumbrando el paladar al primer plato que nos pongan sobre la mesa, y no es bueno si lo que pretendemos es disfrutar y apasionarnos como público de un espectáculo deportivo de primer nivel.

Tuve la extraña sensación de estar ante el ´fútbol por kilómetros´ durante el partido entre Panamá y Canadá. Una selección nacional en una versión ´B´ de la Copa con poco fútbol rescatable, un Canadá conformista y un encuentro aburrido. Bien hubiésemos podido informarnos de lo acontecido por el comentario de los amigos. Con un largo descanso, y la motivación de avanzar a semifinales, esperamos volver a ver este sábado al Panamá liderado por Alberto Quintero en su mejor versión ante Cuba. Un rival que parece accesible, pero que históricamente nos ha sido complicado.

Más noticias de Deportes

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código