ENTREVISTA CON EILEEN COPARROPA (PARTE FINAL)

Recuerdos de una triunfadora

La ganadora de más de 460 trofeos para Panamá, señala de indescriptible cuando se sube al podio y se escuchan las notas del himno nacional.
Al evocar algunos pasajes de su vida como atleta, la exnadadora Eileen Coparropa afirma que valió la pena el sacrificio. Cortesía Al evocar algunos pasajes de su vida como atleta, la exnadadora Eileen Coparropa afirma que valió la pena el sacrificio. Cortesía

Al evocar algunos pasajes de su vida como atleta, la exnadadora Eileen Coparropa afirma que valió la pena el sacrificio. Cortesía

Tres participaciones en Juegos Olímpicos y abanderada en todos. Tres participaciones en Juegos Olímpicos y abanderada en todos.

Tres participaciones en Juegos Olímpicos y abanderada en todos.

Medallista en Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe.REUTERS Medallista en Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe.REUTERS

Medallista en Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe.REUTERS

Clasificada entre las 16 mejores de su prueba en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.EFE Clasificada entre las 16 mejores de su prueba en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.EFE

Clasificada entre las 16 mejores de su prueba en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.EFE

Protagonista de una exitosa carrera durante 20 años en la natación, en la cual conquistó grandes triunfos para Panamá, la exnadadora Eileen Coparropa al recordar esos momentos asegura que “no hay mayor satisfacción para un atleta que subir al podio y honrar tu bandera”.

“Para mi subir al podio era mi recompensa personal de muchísimas horas de trabajo arduo por muchos pero muchos días sin parar para darle a mi país ese honor”, señala La Sirenita de Oro como parte de una entrevista exclusiva con el diario La Prensa, desde Seattle, Estados Unidos, donde reside.

“Es un momento de una emoción y alegría indescriptible, cuando se escucha... 'Alcanzamos por fin la victoria', vemos esas letras que dicen Panamá”, añade la ganadora de más de 467 preseas de oro representando a Panamá en diferentes competencias internacionales .

Como atleta Coparropa tuvo tres participaciones en Juegos Olímpicos, el primero de ellos a la edad de 15 años en 1996 en Atlanta (Estados Unidos), 2000 en Sidney (Australia) y 2004 en Atenas (Grecia), siendo en cada uno de ellos la abanderada de la delegación, se retiró en 2004 tras su participación en Atenas.

Entre su palmarés figuran además medallas de forma consecutiva en los Juegos Deportivos Panamericanos, con plata en los 50 metros libre en los de Winnipeg, Canadá, en 1999 y bronce en la misma prueba en 2003 en los de Santo Domingo, República Dominicana.

A nivel de Juegos Centroamericanos y del Caribe fue bicampeona y plusmarquista en los 50 y 100 metros libre en los de 1998 en Maracaibo, Venezuela y 2002 en San Salvador, El Salvador, entre otros logros.

Retirada desde hace 11 años y a punto de cumplir 34 años este 31 de marzo, he aquí algunos de los recuerdos y detalles que compartió en la segunda parte de esta entrevista, en cuya primera entrega se refirió a su nueva faceta como esposa, madre y profesional en una empresa de telefonía en Estados Unidos

¿De todas las medallas o triunfos que alcanzaste para Panamá, hay alguna en particular que disfrutaste más?

Diría que mis mayores satisfacciones se dieron en diferentes momentos:

Panamericanos Winnipeg 1999 – Medalla de plata.

Centroamericanos y del Caribe Maracaibo 1998 (medallas de oro)

Indianápolis (EU). Mundial de piscina corta 2004. Cuarta finalista, a una milésima de la medalla de bronce.

Olimpiadas Atenas 2004. Alcanzar la final B, y situarme entre las 15 mejores del mundo.

Desde muy joven tuviste que separarte de tu familia aquí en Panamá para ir en busca de tu sueño. ¿Valió la pena todo ese sacrificio y qué tanto te ayudó eso en perseverar en tu lucha por alcanzar tu meta?

Definitivamente que salir tan joven de la comodidad del hogar no es fácil. Sin embargo, hoy puedo decir en alta voz ¡Gracias a mis padres! por todo lo que hicieron por mí.

Fue más duro para mis padres tener que tomar esta decisión, sin embargo, debo decir que nunca me dejaron sola aunque estuviera a muchos kilómetros de distancia. Siempre conté con sus consejos, su guía, en cada competencia que asistí hacía el sacrificio y en las gradas llenas de norteamericanos allí siempre veía a mis padres.

Me enfoqué en un sueño, establecí mis metas y no desmayé hasta conseguirlas. No es fácil. Pero qué gratificante es cuando logras lo que soñaste y en alta voz puedes gritar ¡Lo logré! En mi brazo tengo la marca de vida. El símbolo olímpico que me recuerda esos sueños.

¿Como atleta cuáles fueron los momentos más difíciles para ti y cómo lograste salir adelante?

 Todo atleta que representa a su país tiene de por sí un gran compromiso personal y con el país y te conviertes en una persona muy exigente contigo mismo.

Siempre esperas que tu desempeño sea el mejor y más cuando sabes que todo un país está pendiente de ti y esperando la mejor representación.

Es una mezcla de emociones, pero también de miedo. Aunque estés física y mentalmente listo para tu presentación, la adrenalina por hacerlo muy bien corre por tu cuerpo.

Fue muy duro para mí cuando terminé la prueba en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, me voltee y miré hacia la pantalla. Fue un golpe ver que mi tiempo ni siquiera me ubicaría entre las 16 mejores del mundo. En ese momento me quedé aturdida, solo quería meter la cabeza en el agua.

Tomé el control de mis acciones para hacer un cambio radical en mi vida y por mi salud. Allí empezó a cambiar todo; a las pocas semanas de finalizados los Juegos Olímpicos recibía confirmación de que Auburn University me abría las puertas para su poderoso equipo de natación y mi oportunidad de alcanzar una carrera universitaria en tan prestigiosa universidad.

Cuatro años después tuve una oportunidad en los Juegos Olímpicos de Atenas para revertir aquel pasaje adverso de Sidney y hacer algo grande para mi país.

En Atenas alcancé las semifinales en mi evento, convirtiéndome en la primera deportista panameña en llegar a esa instancia en unas olimpiadas y al final quedé entre las 15 mejores del mundo.

Es algo inexplicable expresar lo bien que se siente cuando finalmente puedes decir: ¡Lo hice! Mi meta como atleta fue siempre el de dar honor a mi familia y mi país y creo que esa meta la alcancé en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, que fue mi última participación representando a Panamá en un evento internacional.

¿Cuáles consideras fueron las claves que te han permitido alcanzar una vida exitosa tanto en lo que fue tu carrera deportiva, así como en lo profesional y familiar?

Enfoque, constancia, perseverancia, disciplina, mantenerme actualizada, saber diferenciar lo bueno de lo malo. Respetar a las personas, mantener una actitud positiva y una alta energía, pero sobre todo la práctica de buenos valores. Todas estas cualidades fueron primordiales en mi deporte, pero mucho más ahora en mi campo profesional y personal.

¿Cuál sería tu mensaje para esa niñez y juventud de Panamá que sueña con alcanzar el éxito tanto en el deporte como en lo académico, profesional y familiar?

Aprender a ser pacientes. Tu momento llega. No se puede tenerlo todo de una vez. Es como subir una larga escalera, vas escalón por escalón hasta que sin darte cuenta empiezas a saltar más de un escalón y te encarrilas.

Sé que no es fácil, porque vivimos en un mundo donde todo es inmediato y todo joven quiere respuestas ya de una vez. Y a veces cuando no las tienes empiezas a buscarlas por todos lados y lo único que haces es desenfocarte y te perdiste en el camino de tu sueño inicial. Mantener el enfoque de lo que quieres lograr, y hacer tu propio plan de vida. Y persistir, jamás darte por vencido.

Ahora que soy madre y habiendo caminado del deporte a la vida profesional en un país con una cultura muy diferente a la panameña, me acuerdo todos los días lo importante que es la educación.

Pero no solo la educación secundaria, sino una educación superior universitaria en alguna carrera que te permita identificar qué rumbo profesional seguir y descubrir desde temprana edad qué es lo que te apasiona.

Entiendo que estos conceptos de motivación e inspiración los has compartido en charlas con jóvenes y grupos minoritarios allá en Estados Unidos. ¿Te gustaría tener la oportunidad de hacer lo mismo en algún momento en Panamá?

¡Por supuesto que sí! No necesariamente dictar charlas, más que nada compartir mis experiencias de cómo logré ser lo que soy hoy y cómo sobrepasar los obstáculos para llegar a mis logros, en el ámbito personal y profesional.

Compartir esas experiencias con nuestra niñez, jóvenes y profesionales es una prioridad personal para mí, y siempre estoy disponible para este tipo de eventos.

(Segunda y última entrega de la entrevista con Eileen Coparropa).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código