TRAS 108 AÑOS DE ESPERA

Termina el sufrimiento

El séptimo juego de la Serie Mundial fue una montaña rusa de emociones para los amantes del béisbol.
A pesar de que el séptimo juego fue en la casa de los Indios de Cleveland, los fanáticos de Chicago se quedaron hasta el final con su equipo. A pesar de que el séptimo juego fue en la casa de los Indios de Cleveland, los fanáticos de Chicago se quedaron hasta el final con su equipo.

A pesar de que el séptimo juego fue en la casa de los Indios de Cleveland, los fanáticos de Chicago se quedaron hasta el final con su equipo. Foto por: Jamie Squire

El equipo de los Cubs celebró en grande su título de campeones.AFP El equipo de los Cubs celebró en grande su título de campeones.AFP

El equipo de los Cubs celebró en grande su título de campeones.AFP Foto por: Elsa

Durante más de un siglo, la consigna de los Cachorros de Chicago fue “ esperen por el próximo año”.

Pues, esa espera —que duró 108 años— ya terminó tras conquistar su primer título de la Serie Mundial desde 1908.

Las expectativas serán distintas a partir de la próxima temporada, cuando en febrero se concentren en su campamento de pretemporada en Mesa, Arizona.

El futuro luce brillante para los Cachorros: con un núcleo de estrellas jóvenes, muchas bajo control contractual del equipo por los próximos años, el plantel armado por Theo Epstein tiene todo a su favor para convertirse en una dinastía del béisbol.

La sufrida forma en la que acaban de consagrarse alimenta esa ambición, luego de convertirse en el primer equipo desde los Reales de Kansas City en 1985, que remonta un 3-1 adverso en el Clásico de Otoño.

También se trata de un grupo que tuvo la entereza para reaccionar tras dilapidar una ventaja de tres carreras en el octavo inning de un memorable séptimo juego, “ esperar” otros 17 minutos por la lluvia y finalmente ganar 8-7 en 10 episodios.

Nos quitamos el peso de encima”, dijo el mánager Joe Maddon. “ Nunca debió existir. Pero ahora podemos pensar en el futuro”.

La jugada del último out reflejó la personalidad del equipo —uno con garra que se divierte con su oficio— cuando su tercera base Kris Bryant empezó a sonreír a la “espera” de fildear el rodado de Michael Martínez que luego acabó en el guante del primera base Anthony Rizzo.

Precisamente, Bryant y Rizzo son los dos ejes en la alineación de Chicago, los que deben liderar las pretensiones de más títulos. Ambos son candidatos al premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Con 27 años cumplidos en agosto, Rizzo es el más veterano del núcleo que Epstein y su lugarteniente Jed Hoyer conformaron mediante drafts, fichajes internacionales y canjes desde que pusieron en marcha su proyecto en 2011.

En esta Serie Mundial, los Cachorros hicieron historia cuando en el segundo partido alinearon a seis titulares de 25 años o menos: Bryant (24), el segunda base puertorriqueño Javier Báez (24), el receptor venezolano Willson Contreras (24), el jardinero cubano Jorge Soler (24), Kyle Schwarber (23) y el torpedero Addison Russell (22).

También tienen atado a Jason Heyward (27) con un contrato para 7 temporadas más y un salario promedio anual de $23 millones, pero confían en que la peor producción ofensiva de su carrera al debutar con Chicago fue una aberración al adaptarse a un nuevo club.

El gran desafío para los Cachorros fue patentizado por su mánager Maddon durante los momentos aciagos de la Serie Mundial, cuando los bates de Bryant, Báez, Russell y Contreras se apagaron y se encontraron abajo 3-1.

Su visión es alcanzar un equilibrio entre su brillante defensa y pitcheo con una ofensiva consistente. Pese a su juventud, Bryant y Schwarber derrochan una notable habilidad para trabajar al máximo la cuenta.

En cambio, Báez y Contreras precisan de no caer presa de lanzamientos fuera de la zona.

Tenemos margen para seguir creciendo a la ofensiva, con más paciencia en los turnos”, dijo Maddon.

Otro dilema será encontrarle un puesto fijo a Schwarber, quien se perdió prácticamente toda la campaña regular por una lesión en la rodilla izquierda, pero reapareció justo para la Serie Mundial.

Debutó el año pasado como receptor, pero acabó en los jardines y ahí su defensa fue inestable.

En cuanto a agentes libres, podrían perder al cerrador cubano Aroldis Chapman y al jardinero central Dexter Fowler.

Chapman aspiraría a recibir el contrato más jugoso en la historia para un relevista, y Chicago podría inclinarse por Kenley Jansen —otro agente libre— o darle la asignatura al venezolano Héctor Rondón, aunque este último desapareció del radar de Maddon en los playoff.

Perder a Fowler también les dejaría sin su primer bate.

En la rotación abridora, Jon Lester, Jake Arrieta, Kyle Hendricks y John Lackey están bajo control hasta 2017, y todo indica que el zurdo Mike Montgomery completará el quinteto.

Pero Lester y Lackey son treintañeros y Arrieta podrá declararse agente libre al término de la próxima campaña.

Me siento realmente orgulloso de la actitud y cultura que hemos creado”, señaló Maddon. “ Creo que es algo que se mantendrá por muchos años más. Después de 108 años sin ganar el trofeo de la Serie Mundial, este es un año de destape”.

LOS FANÁTICOS

El sueño se hizo realidad. Tras décadas de privación, los fanáticos de los Cachorros de Chicago estallaron en gritos de júbilo y salieron a las calles a festejar por haber ganado una Serie Mundial, algo que no lograban en 108 años.

Y ayer seguían las parrandas. Los fanáticos que inundaron las calles la noche del miércoles saltaron de alegría de nuevo al recibir una caravana del equipo en Wrigley Field.

Estallaron en gritos y aplausos cuando el primera base Anthony Rizzo alzó en los brazos el trofeo.

Cuando el partido quedó empatado pensé que ya, se acabó (los Cachorros), perdieron”, relató Mike Dillon, un ejecutivo bancario que vio el juego en un bar cerca de Wrigley para compartir la experiencia con correligionarios.

Cuando ganaron, no lo pude creer, de hecho llegué a la casa y me puse a ver las noticias para que lo confirmaran”.

Muchos fanáticos relataron los sacrificios que hicieron para ver de cerca este momento.

Me embarga la emoción cada vez que pienso en ello”, dijo Lashawn Bennett, de 57 años y quien fue diagnosticado con cáncer de la garganta el año pasado.

Es un momento histórico que jamás pensé que yo iba a ver”, agregó.

Los seguidores que se habían amontonado en bares para ver el juego en televisión cerca de Wrigley Field celebraron a los pies de estatuas de íconos del equipo como Banks, Billy Williams, Ron Santo y el legendario comentarista Harry Caray.

Al concluir el juego, el estruendo de la fanaticada en los bares y las calles fue ensordecedor.

La multitud cantaba a todo pulmón la canción Go Cubs Go, del compositor local Steve Goodman y que se ha convertido en un himno para los seguidores del equipo.

¡Qué tortura!”, exclamó Mike Delmanowski, un empedernido fanático de los Cachorros que vino desde California solo para disfrutar el momento con correligionarios. “ No me lo hubiera perdido por nada en el mundo”.

Su esposa Sue agregó: “ Me siento orgullosa de poder ser parte de todo esto”.

A medida que avanzaba la madrugada, la multitud se alejaba de Wrigley, cantando We Are The Champions. Se tomaban fotos, abrazándose y llorando de alegría.

¡Murió la cabra! Y como he dicho siempre, estoy demasiado viejo para esto”, dijo el comediante Bob Newhart, de 87 años, en un tuit.

INVITADOS

El presidente Barack Obama invitó a la Casa Blanca a los nuevos campeones de la Serie Mundial, los Cachorros de Chicago.

Pero más le vale al equipo que se apure: Obama tiene que abandonar la mansión presidencial a mediados de enero.

El presidente hizo la invitación mediante Twitter la mañana de ayer, poco después de que los Cachorros le ganaran a los Indios de Cleveland en el séptimo partido y obtuvieron su primer título desde 1908.

Es un hecho: los Cachorros ganaron la Serie Mundial. Eso es cambio en el que yo puedo confiar. ¿Quieren venir a la Casa Blanca antes de que me vaya?”, tuiteó el mandatario.

Aunque Obama trabajó como senador por Illinois en Chicago, los Cachorros no son su equipo preferido.

El presidente es fanático de los Medias Blancas.

Pero el portavoz presidencial Eric Schultz dijo que Obama alentaba a los Cachorros, porque el presidente es de Chicago y los Medias Blancas no estaban en la Serie Mundial.

Obama felicitó a los Cachorros en un evento de campaña.

Dijo que alguien en televisión comentó que la última vez que los Cachorros ganaron una Serie Mundial, Thomas Edison estaba vivo y el pan rebanado no se había inventado.

Así que literalmente, para los fanáticos de los Cachorros, esto es lo mejor que ha pasado desde que se inventó el pan rebanado”, expresó Obama.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código