CASO PAULO CÉSAR WANCHOPE

LA ÚLTIMA PELEA

Los tres últimos pleitos que se recuerde de seleccionadores nacionales en América le han pasado factura a técnicos de Colombia, México y Costa Rica.
LA ÚLTIMA PELEA LA ÚLTIMA PELEA
LA ÚLTIMA PELEA

El técnico costarricense Paulo César Wanchope protagonizó el martes la última pelea en el fútbol internacional que tuvo como cuadrilátero el estadio Maracaná.

Su rival: un agente de una compañía de seguridad privada que contrató la Federación Panameña de Fútbol para velar por el orden en el estadio durante el cuadrangular Sub-23 de la Unión Centroamericana de Fútbol (Uncaf), que se celebra en este país y es clasificatorio para el torneo Preolímpico de Estados Unidos de octubre.

Resultado de la pelea. Wanchope presentó su renuncia un día después de la trifulca, aunque se ventilaba que la Federación Costarricense de Fútbol lo iba a destituir.

Wanchope es el último caso que se recuerde de entrenadores de selecciones nacionales en América que pierden su puesto por escándalos públicos.

El más reciente sucedió hace menos de un mes con el mexicano Miguel El Piojo Herrera, despedido por la federación de México tras los incidentes en los que golpeó a un periodista de una televisora de ese país en un aeropuerto, un día después de ganar la Copa Oro.

Hace cuatro años en Colombia, cuando en ese país se vivía una fiesta con el Mundial Sub-20 de fútbol, el colombiano Hernán Darío El Bolillo Gómez tuvo que renunciar como entrenador de la selección mayor de Colombia, presionado por la opinión pública a raíz de un escandaloso incidente donde golpeó a una mujer.

Costa Rica ha vivido dos momentos controversiales con la salida de sus dos últimos entrenadores: primero con el colombiano Jorge Luis Pinto en octubre de 2014 y ahora con Wanchope. Después de la heroica participación de Costa Rica en el Mundial de Brasil 2014, la salida de Pinto, su entrenador en ese torneo, cuyo asistente era Wanchope, se produjo en medio de un ambiente polémico provocado por las discrepancias entre la dirigencia, el entrenador y su cuerpo técnico.

Entre dimes y diretes, Pinto llegó a acusar de traición a Wanchope, que luego pasó a dirigir interinamente la selección tica hasta que en febrero fue presentado como entrenador oficial.

Los malos resultados de la selección tica en 2015, sumado a la pálida presentación en la Copa Oro de la Concacaf de julio pasado, en la que Costa Rica quedó fuera en los cuartos de final sin ganar un solo partido, habían generado una gran presión sobre el entrenador,

“Quiero enviar las disculpas del caso a Panamá, y obviamente a Costa Rica por lo que pasó. Siempre me he caracterizado por defender al país”, afirmó ayer Wanchope en la conferencia de prensa. “Somos seres humanos y reaccioné de manera indebida por el puesto en que estoy, no es posible que entre dos seres humanos tengamos esa reacción”, agregó Wanchope, uno de los históricos del fútbol costarricense.

En el fútbol las peleas entre jugadores y entre técnicos han estado a la orden del día, pero para un entrenador de una selección un escándalo tiene un solo precio: la renuncia o el despido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código