Facebook Live: El impuesto de inmueble y el patrimonio familiar Ver más

ENTREVISTA

Rubén Garcés: El adiós de un ex-NBA

Salido de la escuela Abel Bravo de Colón, Rubén Garcés es prueba viviente de que con sacrificios y mucho trabajo todo sueño es posible.

Temas:

El jugador colonense (Izq.) promedió 6.3 rebotes en el pasado torneo Centroamericano y del Caribe. El jugador colonense (Izq.) promedió 6.3 rebotes en el pasado torneo Centroamericano y del Caribe.
El jugador colonense (Izq.) promedió 6.3 rebotes en el pasado torneo Centroamericano y del Caribe.

Es el único jugador nacido y criado en Panamá que logró jugar en la NBA. Oriundo de la provincia de Colón, Rubén Garcés es un vivo ejemplo de que con sudor y sacrificio todo es posible.  

Garcés formó parte del quinteto nacional que hace poco se alzó con el título de campeón Centroamericano en Costa Rica, una conquista que le permitió al centro de 42 años anunciar su retiro como jugador de la selección de Panamá.  

Pese a que está consciente de que el final está muy cerca, Garcés confesó que todavía desconoce si va a dejar de jugar profesionalmente ya que todavía siente mucho amor por la naranja.  

En una nutrida entrevista con La Prensa, Garcés confesó su sueño futuro de convertirse en entrenador de la selección de Panamá.

El trotamundos del baloncesto panameño con experiencia en las ligas de Estados Unidos, Francia, España, Venezuela, Puerto Rico, Argentina y más recientemente Uruguay, habló de cómo fue firmar con los Pheonix Suns de la NBA y su opinión del futuro del básquet panameño con su nueva liga.

¿Alguna vez pensaste que ibas a estar jugando a tus 42 años?

Nunca me he puesto a pensar en eso. Yo voy de acuerdo a como va mi cuerpo y ahora mismo estoy en perfectas condiciones. No salto igual como hace 10 años, pero todavía salto mucho más que el 80% de los que juegan baloncesto. Y además, mentalmente soy mucho mejor jugador que antes por todo el conocimiento que he adquirido durante mi carrera.

¿Cuándo tomaste la decisión de retirarte de la selección nacional?

Era algo que ya venía contemplando. Ya yo di todo por la camiseta. Ya era hora. Ojalá ahora en esta nueva liga salgan algunos nuevos jugadores que puedan reemplazarnos. Ahora toca ver quiénes van a ser los próximos estelares de la selección.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

Ahora mismo la estoy tomando tranquilo. Fueron varios meses intensos con la selección. Ya me voy a poner a pensar si voy a seguir jugando o si me retiro. Tengo que hablarlo con mi familia. No sé todavía, estoy algo indeciso, pero te confieso que me estoy inclinando a no seguir jugando.

De darse tu retiro, ¿te ves como entrenador o en algo vinculado al baloncesto?

Tengo dos títulos universitarios, 24 años de experiencia en el baloncesto, he aprendido de muchos entrenadores y uno de mis sueños es ser uno de los primeros entrenadores panameños en una universidad de primera división en Estados Unidos. Así podría abrirle la puerta a muchos jóvenes como me lo hicieron a mí.

¿Regresarás a Panamá?

Tengo en mente dirigir a la selección de Panamá algún día. Preparado estoy, pero pienso que primero debo darme a conocer por acá. Panamá necesita de un entrenador que ya esté capacitado con muchos años de experiencia y que haya jugado en la selección para poder comprender a los jugadores y las situaciones en que se encuentran y así adaptar su conocimiento a los tipos de jugadores que hay en la selección. No un entrenador que vaya y adapte su sistema a los tipos de jugadores que tenemos, como hemos venido haciendo en estos últimos tiempos, ya que eso no va funcionar.

¿Qué te parece la nueva liga?

Hay que ir poco a poco. Ninguna liga va a empezar de una vez, a menos que haya un montón de dinero para empezar a lo grande. Me parece que lo están haciendo muy bien, arrancando con una liga de dos meses, luego lo puedes ir aumentando y metiendo más equipos. Hay que tener una visión a futuro. Si siguen con lo planeado podemos tener una liga sólida en cinco o siete años. Necesitamos que las empresas privadas empiecen a patrocinar y apoyar y vean que la liga es un camino para el desarrollo del país.

¿Cómo ves el futuro del baloncesto panameño?

Estamos yendo en la dirección correcta. Jair es una persona que ha pasado por muchas cosas y él sabe lo que hay que hacer para sacar el baloncesto adelante. El problema ahora es que va a haber un lapso entre nuestra generación y la próxima que viene, pero él está haciendo lo más importante, que es enfocarse en la juventud con muchos torneos intercolegiales y selecciones Sub-13, Sub-14 y Sub-16 para poder forjar nuevos jugadores.

Retrocediendo al pasado, ¿cómo fue ese momento cuando firmaste con los Suns en agosto de 2000?

Eso fue cumplir con un sueño que tenía desde que empecé a jugar baloncesto a los 16 años. Yo tenía como objetivo jugar en la NBA e iba hacer todo lo posible para llegar, pero no sabía cómo, no veía esa luz al final del túnel y ese día que firmé fue, aparte del día del nacimiento de mis hijos, el día más especial de mi vida.

Háblanos de los sacrificios que hiciste para llegar a la NBA.

Me acuerdo de los días que iba a correr en Colón a las 5:00 a.m. o me quedaba siete horas en el gimnasio en Gatún. Recuerdo todos los entrenamientos, los huesos rotos, las lesiones, todo eso para poder decir orgullosamente que soy el único panameño criado y nacido en Panamá en jugar en la NBA. Yo no hice secundaria en Estados Unidos (EU). Para mí fue mucho más difícil salir de Panamá e ir a EU y llegar a la NBA.

¿Cómo fueron esos momentos en la NBA?

Para mí fue todo muy rápido. Antes de llegar a Phoenix tuve oportunidades de jugar en otros equipos de la NBA, pero por lesiones no pude jugar. Primero firmé con Atlanta, pero no pude pasar los exámenes físicos debido a una fractura en la pierna y perdí el contrato garantizado. Estuve ocho meses sin jugar rehabilitando la pierna.

¿Y qué paso después?

Firmé otro contrato garantizado con los Spurs de San Antonio y entrenando me partí el tobillo. La gente no sabe nada de eso. No fue sino hasta en la tercera oportunidad que logré llegar a la NBA. Ese verano me había ido a jugar a Venezuela y vine con unas condiciones físicas impresionantes que me ayudaron a jugar muy bien y gracias a Dios me firmó Phoenix.

De todos los países donde jugaste, ¿dónde te sentiste mejor?

Me quedo con España. En los primeros cuatro años tenía la opción de volver a la NBA con salario mínimo, pero siempre regresaba a España porque ganaba más dinero y la liga para mí era mucho mejor, ya que no había tantos partidos y tantos viajes.

¿Fue en España el mejor momento de tu carrera como profesional?

El mejor momento de mi carrera estadísticamente fue con Estudiantes en mi cuarto año en España, donde también jugamos en la Euroliga (promedio de 14 puntos y 8 rebotes por partido en 2004/05). Fue el mejor equipo donde jugué. También disfruté mucho los cuatro años en Valencia.

Y con la selección nacional, ¿cuál fue el mejor equipo donde estuviste?

Fue la selección que ganó plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Maracaibo, Venezuela, en 1998. Estuvo Jair (Peralta), Toñito (García), Michael (Hicks), esa fue una buena selección, nos preparamos muy bien, lástima que perdimos la medalla de oro en los últimos cinco segundos.

¿Cuál fue el entrenador que más te marcó en tu carrera?

Pregunta difícil. Solo estuve seis meses con San Antonio, pero (Greg) Popovich es increíble, también estuve tres semanas con los Lakers de Phil Jackson y eso fue una gran experiencia. Otro que me impactó fue el español José Pepu Hernández, (ganador con España del Mundial en 2006), quien me dirigió en Estudiantes, un entrenador de usar mucho la cabeza, de comunicarse sin gritar, muy tranquilo.

Un consejo a los nuevos talentos del baloncesto.

Cada vez que hablo con la juventud les digo 'si yo pude, ellos pueden'. Si yo pude hacerlo con todos los obstáculos, ustedes que los veo con zapatillas Jordan y Kevin Durant también pueden hacerlo. De donde yo me crié no sale nadie ni a la universidad. Yo iba al colegio sin desayunar y me acostaba sin cenar. Caminaba al colegio todos los días y desde los 12 años ya estaba trabajando. Y hoy en día no creo que la situación esté tan mal como estaba antes. Es difícil, pero no imposible, es tener un sueño y concentrar todas tus energías positivas en lograrlo y no dejar que nada te distraiga.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código