VINCENT SCOTT

El catedrático del arbitraje

Como estudioso y conocedor de las reglas de béisbol, Scott ha contribuido a la formación de muchos árbitros en el continente americano.

Con más de cuatro décadas de experiencia como árbitro profesional de béisbol, Vincent Scott se ha consolidado como toda una institución en esta materia.

Su pasión y dedicación cuando estaba en el diamante de béisbol, ya fuese como árbitro jefe detrás del home plate decretando strikes y bolas, o en una de las bases señalado out o quieto, así como aportando sus conocimientos en la capacitación y formación de nuevos árbitros, ha trascendido más allá de las fronteras panameñas.

En varias ocasiones desempeñó el cargo de coordinador de árbitros en los campeonatos nacionales de béisbol juvenil y mayor.

También ha ejercido este cargo en torneos internacionales y dictado cursos y seminarios de arbitraje en casi todos los países del continente americano a nivel de la Confederación Panamericana de Béisbol (Copabe).

En los últimos ocho años ha estado laborando con la organización del Béisbol de las Grandes Ligas (MLB por sus siglas en inglés), en su programa de desarrollo internacional como instructor de árbitros y en la traducción al español de las reglas oficiales del béisbol.

Como emisario de la MLB ha dictado cursos en 23 países del continente americano, como Puerto Rico, Colombia, Brasil, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Ecuador, Perú y Panamá, entre otros.

En su labor como instructor de la MLB, Scott ya tiene acreditados varios árbitros de su formación que están ejerciendo en la Gran Carpa, al igual que otra cantidad considerable que actúa en doble A y triple A.

Mientras que en el caso de Panamá la gran mayoría de los árbitros que actúan o han actuado en los distintos torneos locales han participado en seminarios y cursos impartidos por Scott.

Tal es el caso de nombres como Abdiel González, Fermín Batista, Tito González, Guillermo Castillo, Edgar Morantes, Edgar Stevenson, Ariel Monroy, Samuel Hernández y Santiago González, entre otros.

EL IMPULSO MOTIVADOR

Según relata Scott, su principal motivación por convertirse en árbitro de béisbol la tuvo a finales de la década de 1960, cuando en una portada de uno de los diarios de aquella época de nombre La Hora vio una foto de Rolando Capi Morris, con toda su indumentaria de negro decretando una jugada.

“Capi Morris, además de haber sido un buen pelotero profesional fue un tremendo árbitro y cuando yo vi esa foto, sentí la ilusión de llegar a ser como él”.

“Morris fue de la generación de grandes árbitros del béisbol panameño, como Olegario Bolaños, Guillermo Willie Hinds, Chon Aguilar y eso fue lo que me motivó”, recalcó.

Al hacer memoria de ellos y de otros grandes árbitros del béisbol criollo con los que tuvo la oportunidad de alternar, sobre todo en los inicios de su carrera como Ashton Bolita Waithe, Ñato Pedroza, Jimmy Jones y Mundine Jiménez, entre otros, Scott dijo sentirse un hombre afortunado por el hecho de ser parte de esa generación.

SUEÑO DE GRANDES LIGAS

“Desde que me inicié en esto, siempre dije que no quería ser un árbitro del montón, sino ser un buen árbitro y llegar a las Grandes Ligas, de la misma manera en que un pelotero sueña con alcanzar esa meta”.

“Como árbitro activo no llegué ejercer en las Grandes Ligas. Fue lo único que me faltó hacer en mi carrera, ya que llegué a hacerlo hasta triple A. Sin embargo, hoy en día estoy en las Grandes Ligas, donde llevo ocho años trabajando como instructor de árbitros.

CAMINO DE SACRIFICIOS

Pero para llegar a estos niveles, el proceso requirió de grandes sacrificios para participar en los seminarios de las Grandes Ligas, según explica el veterano árbitro de 71 años de edad.

“Tuve que pasar mucho tiempo lejos de mi esposa Silvia, con la cual cumplí 47 años de casado el pasado 14 de febrero, al igual que de mis hijos Sherone y Vincent Jr., que en ese entonces eran pequeños”.

Como una de sus anécdotas en los inicios de su formación como árbitro aquí en Panamá, se refirió al apoyo que recibió de Plinio Castillo, de quien dijo tiene “un agradecimiento muy especial”.

“Recuerdo que en ocasiones llegaba tarde a las clases que impartía Willie Hinds en el estadio Juan Demóstenes Arosemena, ya que yo tenía que viajar de Colón a Panamá, y como a Willie Hinds no le gustaba que nadie llegará tarde, cerraba la puerta una vez iniciadas las clases. Pero como Plinio era la mano derecha de Willie, él tenía las llave y me abría una puerta trasera para que yo pudiera entrar”.

“Lo que hoy día soy se lo debo a mucha gente, que me tendió la mano, pero en especial a Plinio Castillo, al igual que al profesor Calazán Pérez, que me apoyó de gran manera en la Copabe”.

EL MENSAJE DE SIEMPRE

Como estudioso y conocedor minucioso de las reglas del béisbol, Scott fue duro y certero en sus apreciaciones cuando se le pidió su opinión y evaluación sobre el trabajo que vienen realizando los árbitros criollos en los torneos nacionales de béisbol.

“El mensaje que les doy es el de siempre. Número uno, estudien el librito de las reglas y aplíquenlas tal y cual como debe ser. Segundo, no ser conviertan en protagonistas del juego, y tercero, hagan su trabajo con pasión”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código