Boris Ábrego impulsa el trabajo en el semillero

Una clara visión

Hace una semana el entrenador estuvo en México recibiendo el curso ´FIFA Grass Roots´ por el área de la Concacaf.
Boris Ábrego aparece en plena faena dando a conocer su técnica a la juventud de Veraguas. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Heriberto Concepción. Boris Ábrego aparece en plena faena dando a conocer su técnica a la juventud de Veraguas. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Heriberto Concepción.
Boris Ábrego aparece en plena faena dando a conocer su técnica a la juventud de Veraguas. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Heriberto Concepción.

Hacer un atleta es muy diferente a dirigir un atleta ya hecho. Para muchos así se mide la capacidad de un instructor o entrenador en cualquiera disciplina deportiva.

Para el profesor veragüense Boris Ábrego este aspecto es fundamental y siempre lo tiene presente.

Con más de 20 años dedicado al balompié, Ábrego, un educador físico nacido en la región norteña de Santa Fe, es fiel creyente en el trabajo con las categorías menores, señalando que es la base y el futuro en las diferentes ramas en nuestro país.

Entre los años 1970 y 1985 fue jugador en diversos campeonatos nacionales (infantil, juvenil y mayor). Ya para 1990 se inicia como entrenador y dirigió la selección de Veraguas sub-16, logrando el título nacional.

Ábrego estuvo igualmente en el cuerpo técnico de oncenos como el Projusa, equipo que se codeó internacionalmente, y los Bravos del Projusa.

En 1993 fundó la Escuela de Fútbol Santiago 20-30, la cual durante 18 años formó jugadores en la provincia de Veraguas, reconocida como una de las mejores a nivel de Panamá.

Por esta institución, ya clausurada, pasaron futbolistas que han tenido y tuvieron una buena trayectoria en el balompié nacional incluso formando parte de diferentes selecciones U-17 y U-20, como Manuel Bonilla, Michael Fajardo, Josué Brown, Boris Ábrego, hijo, Diego Valderrama, entre otros.

Igualmente como técnico tuvo la oportunidad de dirigir a experimentados futbolistas como José Ramos, Ramón Romero, Jairo Pineda, Wilfredo Mojica, Donaldo González, Gilberto Aguilar, Alberto Zapata, Noel Gutiérrez.

Otro de sus logros fue ascender a la escuadra La Primavera, posteriormente Atlético Veragüense, a la primera división en el año 2001, superando en el antiguo estadio Omar Torrijos a Bocas del Toro.

La semana anterior estuvo en México, donde recibió el Curso FIFA Grass Roots por el área de Concacaf.

SUS METAS

“Siempre recuerdo mis inicios como técnico; traté de inculcar este deporte entre los niños y jóvenes de las barriadas santiagueñas de Don Bosco y la 26 de Noviembre. Esos primeros pasos me han quedado grabados”, dijo Ábrego.

Hoy en día, Boris Ábrego está encargado de las categorías menores del Atlético Veragüense y reconoció que se está creando un abismo entre el balompié capitalino y el interior del país, tomando en cuenta el descenso a segunda división tanto de la escuadra de la tierra de Urracá como del Atlético Chiriquí.

“Realmente tenemos que poner las bardas en remojo y analizar esta situación. En el interior hay talento, pero, al parecer estamos fallando en algo y ese algo hay que descubrirlo. Para eso estamos trabajando y sobre todo con las categorías inferiores”, señaló.

“Estamos mentalizados en que este tipo de labores con estos chicos debe dar frutos y ver más interioranos en las diferentes selecciones nacionales”, dijo el entrenador.

ROSTROS CON ILUSIÓN

El educador señaló que la ilusión que reflejan sus alumnos en la cancha, en cada entrenamiento, es un punto que lo lleva a sumar más esfuerzo para lograr las metas.

“Cada vez que estamos en los entrenamientos, los fines de semana, vemos rostros de niños y adolescentes con ilusión, con deseos de superación en esta disciplina y eso nos impulsa a prepararnos más para que ellos lleguen lo más lejos posible”.

El entrenador reconoció que para lograr ser un futbolista de alto rendimiento el propio atleta debe poner de su parte. Me parece que las escuelas de fútbol deben trazarse metas en conjunto y hacer más torneos en diferentes lides.

“Creo que una de las diferencias entre el balompié capitalino y el interiorano es la cantidad de partidos que juegan. Nosotros ponemos nuestro tiempo y conocimiento, pero las dirigencias deben tener otra visión, de manera mancomunada”.

En ocasiones, sostuvo Ábrego, las limitaciones económicas hacen que muchos niños se alejen de las canchas. “Eso no debe ser. Ojalá se puedan hacer planes macro para que estos talentos potenciales no se nos pierdan”.

“Los convivios son buenos, pero se necesitan más torneos organizados, sobre todo en las menores y tomar más en cuenta al interior. Tenemos que empujar en la misma dirección”.

UN ORGULLO

Ábrego no escondió el hecho de que cuando observa a uno de sus exalumnos descollar siente una gran satisfacción.

“Cuando observamos a alguno de estos muchachos hacer un gran trabajo en equipos nacionales o que van al extranjero, sentimos una gran satisfacción, un orgullo; eso es lo que nos queda a nosotros y nos llena de mucha satisfacción”.

Manifestó que seguirá trabajando intensamente para que un equipo de Veraguas vuelva a estar en la máxima división del fútbol panameño.

“Se cuenta con talento en esta provincia, solo es cuestión de planificación y se lograrán los objetivos. Hay que luchar, no hay que desmayar”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código