TIRO A GOL

Dos clásicos, dos caras

CAMPO ELÍAS ESTRADA cestrada@prensa.com

OPINIÓN

El sábado fui una de las tantas personas que terminó satisfecho por lo que vi en el clásico Plaza Amador-Tauro, en un Maracaná con un hermoso colorido en las gradas, mientras que en la cancha se palpó un partido aguerrido de parte y parte con pinceladas de buen fútbol. En mis adentros me decía que eso es lo que necesita el fútbol panameño.

Pero al día siguiente la realidad fue otra. Barcelona y Real Madrid se robaron el protagonismo de manera impresionante, que por lo regular se da con mayor fuerza cuando solo la cadena Sky tiene la exclusividad del partido.

Me fui a ver el juego en un bar (Tong Sin) con una hora y cuarto de antelación, pero a mi llegada ya no había mesas, las tres áreas del establecimiento estaban repletas, por fortuna me encontré una silla en la parte que da a la calle. Desde allí pude ver todo el espectáculo. Gente alterada, corriendo, entrando y saliendo del bar hasta con niños. Por esa calle hay un bar más, naturalmente que también abarrotado, y los carros no dejaban de pasar lentamente como viendo desde afuera si valía la pena bajarse. Gente buscando de manera desesperada un lugar para ver el partido como si se fuera a acabar el mundo. Una histeria colectiva. Por fin vino el juego y mucha gente lo vio de pie junto a sus niños.

Me atrevo a asegurar que en ningún otro país fuera de España sucede este fenómeno como en Panamá. (El que sepa de otro país, que me lo haga saber). Nadie duda que el Real Madrid y Barcelona sea el clásico universal, pero tampoco creo que haya otro país que se lo goce más que los panameños.

La razón de este fenómeno es única. En Panamá su liga de 27 años no está consolidada, no se puede comparar a las de otros países donde sí existe una identidad del aficionado con sus clubes y por eso no es nada raro que a la hora del clásico español la gente asista a los estadios a ver sus equipos, es natural que el clásico español genera mucha expectativa y que en otros países también lo verán, pero en cambio no les robará la calma porque allá tienen su liga, sus clubes, su hinchada y una cultura futbolística.

El clásico español seguirá siendo nuestro clásico, que solo se compara cuando juega la selección mayor en eliminatorias.

Por eso, por más que se inste a que la gente quiera y ame su liga, el partido Barcelona y Real Madrid rompe todos los paradigmas en nuestro país donde la juventud vive esclavizada de los dos máximos exponentes del fútbol español.

El consuelo que le puede quedar al fútbol panameño es que en la última jornada asistieron muchos aficionados y que Plaza Amador y Tauro jugaron un buen partido.

No queda más que seguir por esa corriente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código