REAL MADRID LIQUIDA AL ATLÉTICO DE MADRID EN LA FINAL DE LA LIGA DE CAMPEONES

La décima luz

Ramos sacó a flote al Real Madrid y Bale le devolvió la vida, mientras que Marcelo y Ronaldo se encargaron de ponerle la cereza al pastel.
PROTAGONISTAS. Para el Real Madrid todo fue alegria ayer con la ... PROTAGONISTAS. Para el Real Madrid todo fue alegria ayer con la ...
PROTAGONISTAS. Para el Real Madrid todo fue alegria ayer con la ...

La obsesión pudo más que la ilusión. Real Madrid levantó su tan ansiada décima copa de la Liga de Campeones de Europa en una dramática y épica final en el estadio Da Luz de la capital portuguesa.

Tres goles en el segundo tiempo extra guiaron a los merengues a una luchada y trabajada victoria 4 por 1 sobre un rendido Atlético de Madrid.

Más allá del abultado marcador, la final entre los dos equipos de la capital española será recordada por el agónico gol de cabeza al minuto 93 de Sergio Ramos para empatar el encuentro a uno en una acción que le devolvió la vida al madridismo y acabó con la lucha y entrega de un Atlético que nuevamente, como sucedió hace 40 años, se queda a las puertas de hacer historia en Europa.

Ya la había acariciado en 1974 ante el Bayern Munich, hasta que un gol de larga distancia al minuto 119 de tiempo extra le negó la celebración y empezó a sembrar este ADN de sufrimiento comúnmente identificado con el elenco colchonero.

Los tres goles de la décima madridista en el segundo tiempo extra cayeron al minuto 110 por obra del galés Gareth Bale, 118 del brasileño Marcelo y 120 de tiro penal del portugués Cristiano Ronaldo.

EL PARTIDO

La batalla de los dos hermanos madrileños en el estadio Da Luz empezó frío y terminó a todo gol.

Un Real Madrid con la posesión y un Atlético apostando al contragolpe y su mejor arma, las jugadas a balón parado, determinaron el guion de una película que en sus 120 minutos nunca cambió.

La capital portuguesa estuvo pintada con el color blanco en el fondo de una portería y el rojo en la otra, imagen que transportó el ambiente del Vicente Calderón y el Santiago Bernabéu en la figura de unas 60 mil 976 personas.

Minuto 20 y cero tiros a portería. Pero la fiesta seguía en las gradas y no en la cancha.

Solo el sorpresivo cambio de Diego Costa por Adrián López al minuto 10 se rescata como clave del primer tercio de partido.

“Ahora, ahora, vamos Atleti ahora”, cantaban los casi 18 mil fanáticos rojiblancos con cada córner como si supieran algo que nadie más sabía.

GOLPE ROJIBLANCO

El encuentro siguió plantado en el mediocampo, trabado, sin llegada para destacar hasta que apareció el enemigo número uno de los entrenadores: el error.

Mala entrega del volante portugués Tiago y robo de Bale al 35. Larga carrera hasta al área y cuando toda la mancha blanca calentaba la garganta para cantar el primer gol, el zurdazo se marchó fuera.

Un minuto después, gol que no haces en un arco, los ves en el otro.

Apresurada salida del arquero blanco Iker Casillas en un tiro de esquina y cabezazo del defensor uruguayo Diego Godín para el 1-0.

La misma fórmula que solo una semana antes le había dado el título liguero en Barcelona en el empate 1-1 se volvió a repetir en otro cabezazo del líder central Godín.

Y si desde un inicio la afición rojiblanca iba ganando el duelo de los cantos en las gradas, con el gol mucho más.

Por mucho que quería el equipo blanco, la baja clave por suspensión de Xabi Alonso era cada vez más notoria. Su suplente Sami Khedira intentó, pero acusó la ausencia de ritmo futbolístico, situación que derivó en muchas tareas para el croata Luka Modric.

Al final del primer tiempo la posesión favoreció al Real Madrid con 58%, pero los tiros fueron para el Atlético con cuatro contra tres de los blancos.

EL COMPLEMENTO

Segunda parte del partido y mismo guion: Atlético defendiendo y el Real atacando.

“Sí se puede, sí se puede”, coreaban los hinchas blancos.

Aquel cántico derrotista y casi siempre reservado para los equipos “chicos” era ahora cantado por toda la tribuna del denominado equipo del siglo XX.

Tijera de CR7, combinaciones entre Bale y el portugués, subidas por izquierda del siempre peligroso Di María, intentos ofensivos de todos los colores que chocaban una y otra vez con la impasable muralla rojiblanca que conformaban la dupla central de defensores Miranda y Godín, además de un siempre seguro arquero Courtois.

El trabajo en equipo superaba el individualismo blanco.

La décima no podía con la ilusión de la primera. El hermano menor se defendía como gato boca arriba sacándose como podía a aquel hermano mayor abusador que por muchos años siempre lo golpeó y le robó el protagonismo histórico.

Ataque tras ataque, tras ataque y nada.

El deseo de grandeza de un hermano menor que quiere crecer simplemente era mayor.

DRAMA ÉPICO

Hasta que llegó el minuto 93. Tiro de esquina al corazón del área y cabezazo salvador de Sergio Ramos para desatar la locura blanca en La Luz.

Aquella arma favorita del Atlético que durante toda la temporada siempre los acompañó fue ahora usada en su contra en un disparo que pese a significar el empate parcial, enviaba un golpe casi mortal a todo el espíritu guerrero de los rojiblancos, tanto jugadores como aficionados.

Y al borde de ese nocaut y con el deseo de ir a penales deambuló el Atlético durante todo el tiempo extra, aguantando los primeros 15 iniciales.

EL EPÍLOGO

En el segundo tiempo extra, con un Cristiano Ronaldo ocupando la posición de lateral izquierdo, arrancó en velocidad un dúo de zurdos en Marcelo y Di María para el golpe del nocaut.

El apuntado como mejor jugador del partido por la UEFA y hombre de la casa tras tres años como jugador del Benfica se quitó a dos defensores con un endiablado regate en corto y enseguida mando el zurdazo que provocó la atajada del arquero Courtois y derivó en el rebote que aprovechó Bale para cabecear a las redes.

PARTIDO LIQUIDADO

Los últimos minutos fueron para la celebración blanca con goles de Marcelo y Cristiano, que estiró a 17 su récord de goles en una Champions League que será recordada por el hermano menor que estuvo a punto de hacer historia y negarle la obsesionada décima a su hermano mayor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código