CLÁSICO DE ESPAÑA

Otro ensayo, otro error

A pesar de las variantes del técnico portugués, el conjunto madridista volvió a perder ante sus acérrimos rivales.

La nueva versión del clásico, ubicada ahora en la Copa del Rey, desempolvó la cara más oscura del Real Madrid, la elegida por un técnico, José Mourinho, desorientado y resignado a la inferioridad ante un rival siempre mejor, que sigue a lo suyo tras ganar por 2 a 1 y que agranda cada vez los números favorables respecto a su adversario.

Pep Guardiola recibió un nuevo regalo en su 41 cumpleaños. Una victoria más. No hay antídoto contra el preparador azulgrana, que acumula ya cinco victorias, tres empates y una sola derrota, la de la final de la Copa del Rey.

Mourinho, en busca de la pócima mágica, indagó entre ingredientes del pasado. Su aspecto más rácano. De entrada, su 11 fue una declaración de intenciones evidente. Todas las fórmulas empleadas por Mourinho habían sido un fracaso. Excepto la final de la Copa del Rey del pasado año.

El portugués, que recientemente, tanto en la Supercopa como en el encuentro de Liga, había optado por una apuesta más aseada, más futbolística, rebuscó en los recursos de antaño. Cierto desprecio al balón. Cierto rechazo al talento.

BUSCANDO LA RECETA

La fórmula ya fracasó en la Liga de Campeones del pasado curso. El Bernabeu no está acostumbrado a asumir el sometimiento rival. Pero hasta en eso no protestó a su técnico. Están a muerte con el luso, al que ven aún como guía hacia el éxito. Como el único capaz de derribar el absolutismo azulgrana.

El Real Madrid adoptó la condición de visitante en su propio estadio. A pesar del aspecto casero de Mourinho. Desenfadado. Chándal, chaleco y zapatillas. Lejos del look al día que delata a Pep Guardiola. Embutido en un abrigo largo sobre un traje a medida.

La condición de centrocampista de Pepe era la sinopsis del duelo. Armadura por todos los costados. Con el alemán Mesut Ozil y los brasileños Marcelo y Kaká entre los reservas.

Mourinho, incluso buceó en las profundidades de su baúl para encontrar soluciones a las carencias, a las bajas. Desempolvó la figura del turco Hamit Altintop, para cubrir el lateral derecho. Un futbolista sin repercusión en el equipo, que solo ha participado en 296 minutos en la temporada. De ellos, los dos encuentros completos en Copa ante el Ponferradina.

El otro invento fue el portugués Ricardo Carvalho, que llevaba sin jugar desde el pasado 27 de septiembre, antes de caer lesionado.

TODOS PARA ATRÁS

Los 11 guerreros blancos asumieron su condición, a la retaguardia, en la cueva, frente un rival que ha logrado intimidar a su adversario con su sola presencia.

No ha de buscar el balón. El Madrid lo entrega. Un bloque al uso, a lo suyo el conjunto azulgrana, fiel a sus ideas, al fútbol que le ha hecho agigantarse más allá del ámbito internacional. Pone el ritmo. Pone la pausa.

Guardiola optó por la defensa de tres. De hecho, le sobraba un hombre vista la propuesta rival. Dani Alves como un extremo más y el chileno Alexis Sánchez como falso nueve. El resto, imaginación. Y a jugar, que era lo suyo.

El Barcelona apreciaba el balón mientras el Madrid se lo quitaba de en medio. Nunca Iker Casillas jugó tanto con el pie.

El gol de Cristiano Ronaldo, el que deshizo las ansias del portugués, pareció dar la razón a Mourinho. Su equipo aguantó el tipo en la primera mitad. A base de pelotazos y algunos frenazos al juego.

El partido alcanzó el descanso con ventaja local. Pero era cuestión de tiempo. El Barcelona logró la igualada tras la reanudación. En una acción a balón parado. La que lleva a maltraer al Real Madrid en la Copa. Un fallo de la defensa. Un gol de Puyol.

Mourinho ni se inmutó. De hecho, el empate formaba parte de sus planes. No a uno. Sí sin goles. El tanto de Ronaldo fue un regalo inesperado.

A partir de ahí quiso dar algo de consistencia a la apuesta. Y sacó al campo a Mesut Ozil y a José Callejón. Pero el duelo estaba cuesta arriba. Y el ánimo blanco también. El Barcelona es más que una losa para el equipo blanco, con Mourinho, sometido al antojo del rival y a una nueva derrota.

Messi perdonó a Casillas, Puyol y Abidal no.

Iker Casillas, guardameta del Real Madrid, frenó la hemorragia goleadora de Lionel Messi en el estadio Santiago Bernabéu, donde casi siempre ha perforado la portería del conjunto blanco y ha desquiciado con auténticos festivales al portero del conjunto blanco, que, sin embargo, volvió a vivir otra noche aciaga ante el Barcelona.

Antes de comenzar el partido, el internacional español debía estar muy preocupado con los números del argentino. En total, sumaba siete goles en nueve de sus visitas al feudo madridista. Y, en las últimas, sus actuaciones no sólo desquiciaron a Casillas, desmoralizaron a todo el Real Madrid.

Marcó uno en la ida de la Supercopa. Antes, en las semifinales de la Liga de Campeones, hizo un doblete. Sólo falló en el clásico de la Liga, pero entonces, el Barcelona ganó 1-3 gracias a Messi, que guió a su equipo hacia la victoria.

No ha pasado mucho tiempo del último duelo y los focos apuntaban de nuevo a los dos futbolistas en un momento especial para ambos. Casillas cumplía 599 encuentros e igualaba al mítico Franciso Gento. Y Messi alcanzaba la cifra de 300 partidos con la elástica blaugrana. Además, si hacía un gol, igualaba los 14 que marcaron en los clásicos Alfredo Di Stéfano y César Rodríguez.

Así comenzó una noche que se presumía agónica para Casillas. Así lo indicaba la historia y las estadísticas. No obstante, como casi nunca, Iker no recogió de la red un balón disparado por Messi. Tal vez influyó el sistema montado por José Mourinho.

Sin embargo, el Madrid fue humillado de nuevo por el Barça, que desde que llegó Pep no hace que cosechar éxitos en el estadio blanco. Cristiano, en el minuto 11, adelantó a los blancos, pero Puyol, en el 48 al cabecear un tiro de esquina y Abidal, en el minuto 77, le dieron la vuelta.

EFE. MADRID, ESPAÑA

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código