BUTACA CENTRAL

El fútbol en el país de las maravillas

REINALDO A. WEEKS D. rweeks@prensa.com

OPINIÓN

En un país como Panamá, agobiado por una marcada crisis en materia de salud, educación y económica ante el alza indiscriminada de la canasta básica, y otras tantas carencias y males sociales, resulta infame que hoy por hoy a la selección de fútbol de Panamá se le haya colocado la etiqueta como uno de los ejemplos más palpables de la desigualdad que hay en la sociedad panameña, y de paso una burla hacia el ciudadano común de esta nación que cada día tiene que hacer malabares para poder conseguir su sustento diario.

Panamá es un país en que pese al crecimiento económico que pregonan nuestros gobernantes, cada día florecen las quejas por la falta de medicamentos, insumos y la mala atención en materia de salud. Súmele a eso los constantes problemas de escuelas en mal estado, la falta de agua y de otros servicios básicos en la misma urbe de la capital, las demandas de mejoras salariales de los funcionarios públicos y de los jubilados por el aumento a sus pensiones

Y si al plano deportivo nos vamos, qué decir de los coliseos deteriorados y abandonados a su suerte por falta de mantenimiento, como el estadio Juan Demóstenes Arosemena, la piscina Eileen Coparropa, así como la falta de pista de atletismo y otras infraestructuras deportivas en el país, y la falta de apoyo a los deportistas. En fin, no hay una verdadera política de deporte igual para todos.

Es por eso que como un puntapié en el mismo hueso de la espinilla que hace que un jugador se retuerza de dolor en la cancha, ha caído entre gran parte de la población panameña, entre los que me incluyo, la decisión del presidente de la República, Juan Carlos Varela, de entregar un premio de 20 mil dólares de nuestros impuestos a cada uno de los jugadores y cuerpo técnico de la selección nacional de fútbol, que suman 33 personas, y que según las cifras hace un total de 660 mil dólares, so pretexto de resarcirles parte de la diferencia que dejaron de percibir al no llegar a la final de la Copa Oro. Y como cereza al pastel, el presidente Varela también destinó un millón de dólares a las arcas de la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) para la preparación del equipo para sus futuros compromisos.

Al igual que muchos panameños, me siento indignado por el “robo” del cual fue víctima la selección de fútbol hace una semana en el partido de semifinal de la Copa Oro ante México, y del cual se presume que el autor intelectual de esa patraña fue la Concacaf a través de su verdugo designado, el árbitro Mark Geiger.

Es por eso que esa diferencia monetaria del equipo por no llegar a la final debió ser asumida por la Fepafut, que como parte de la Concacaf es tan culpable como esta, toda vez que su presidente Pedro Chaluja, quien forma parte del comité ejecutivo de ese organismo, ha sido extremadamente tibio en sus pronunciamientos al respecto y para colmo se mantiene en el cargo.

Además de eso, Chaluja terminó dándole con la puerta en las narices a los medios de comunicación que promovieron una colecta pública, que en mi opinión tampoco debió ser, con el fin de pagar la multa de 15 mil dólares que impuso la Concacaf, y que hay que dejar en claro que no fue a los jugadores, sino a la Fepafut.

Moraleja: Entreguemos todos los recursos al fútbol y olvidémonos de los demás deportes que hay en el país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código