serie mundial de pequeñas ligas

La historia detrás de la hazaña

La novena intermedia de Herrera logró la proeza de alzarse con el título en la Serie Mundial de Béisbol en Bangor, Maine, Estados Unidos.

Las pequeñas ligas de Chitré (Herrera) hicieron historia en el ámbito internacional, al ganar la Serie Mundial de Pequeñas Ligas de la categoría intermedia en Bangor, Maine, Estados Unidos.

Con una dorada generación de jóvenes peloteros, que en un par de años vestirán la camiseta amarilla en el campeonato nacional de la categoría mayor, los herreranos lograron imponerse a potencias mundiales en este torneo universal.

Es la primera vez que un equipo del interior del país gana un título mundial a nivel de las pequeñas ligas, y apenas es el tercer galardón que obtiene Panamá en su historia en estas series mundiales organizadas por los estadounidenses, después que lo hiciera en 2000 el equipo de la liga de Curundú y la novena pre intermedia de Panamá Metro en Taylor, Michigan (2005).

Sin embargo, el triunfo de la liga herrerana no es una mera casualidad. Es producto de un largo proceso que nació como un sueño de la mano de un grupo de dirigentes, desde hace nueve años, para llevar a esta provincia a los primeros planos de la pelota chica criolla.

El dirigente Algis Calvo, un expelotero que se destacó desde el montículo en los campeonatos nacionales de béisbol y bola suave, describe cómo se forjó el sueño de estos 16 jóvenes peloteros, bajo la atenta mirada del instructor Ramón Mon Cedeño, en este reportaje realizado en el pintoresco pueblo de Monagrillo, a unos cinco minutos de la ciudad de Chitré.

¿Cómo nace este proceso?

Algis Calvo se traslada a aquellos primeros años y comienza a recordar el origen de este largo proceso, precisamente en el estadio de Monagrillo, donde comenzó a tejer el “sueño americano” esta camada de jugadores herreranos.

Una fuente de inspiración para llevar adelante este gran semillero herrerano ha sido la leyenda del béisbol herrerano Ramón Mon Cedeño, quien junto a Elías Villalaz y Edwin Buitrago fueron las tres personas que tomaron la batuta en el campo de entrenamiento.

“Me acuerdo en aquella época el primer campeonato de estos muchachos, que se celebró en Puerto Armuelles, con un equipo que dirigió Ramon Cedeño, asistido por Elías Villalaz y Edwin Buitrago. Los muchachos siguieron jugando bajo la dirección de Cedeño, quien siempre los orientó y aconsejó y dentro de sus posibilidades fue mejorando poco a poco la mecánica de cada uno de ellos”, recuerda el dirigente chitreano.

“Así que debido a eso y en agradecimiento, cada vez que tienen un triunfo sale de ellos mismos pasar donde Ramón a saludarlo, porque gracias al trabajo que hizo, muy meritorio, estos jóvenes han alcanzado el éxito hoy en día”, agregó el dirigente chitreano, mientras recorre las instalaciones del parque de pelota monagrillero.

Ciertamente, se trata de un campo de béisbol que también lo alternan para jugar softbol, una disciplina que es muy popular en “la ciudad que crece sola”, según reza su lema.

Definitivamente, el trabajo continuo y planificado ha sido el secreto del éxito de las pequeñas ligas de Chitré, que se ha consolidado como una verdadera cantera del béisbol menor criollo.

Los frutos

“Esto no es una mera casualidad. Es un largo proceso que elaboramos hace nueve años un grupo de amigos preocupado por la juventud herrerana. Nosotros cuando planificamos este proyecto, sabíamos de qué puerto queríamos salir, a qué puerto queríamos llegar y cuál era el camino que había que recorrer para llegar allá”, explicó Calvo, quien se siente muy orgulloso por esta hazaña beisbolística.

No es para menos, Herrera, otrora uno de los reyes de la pelota istmeña, pasa por su peor momento con los continuos fracasos de sus equipos élites en los torneos juvenil y mayor.

El plan se adelantó

Calvo hace mucho énfasis en la planificación. “Esto fue un plan que nos fijamos primeramente a cinco años. En las dos primeras campañas nosotros queríamos insertar las cuatro categorías en los cuatro primeros lugares, y a los cinco años teníamos planificado empezar a ganar los campeonatos nacionales, pero se adelantó gracias a Dios, ya que al segundo año ya nosotros estábamos ganando los primeros títulos”, agregó el dirigente herrerano.

“Y aquí estamos. Hemos tenido que abandonar nuestras familias, hemos tenido que aguantar mucho sol, hemos tenido que aguantar hambre para lograr esto con mucho sacrificio”, precisó.

Un modelo a seguir

Así pues, ha sido un largo camino para esta camada de jugadores que vienen creciendo juntos y que ahora se preparan para afrontar el difícil reto de acabar con una larga sequía de 39 años sin títulos para la novena juvenil herrerana.

“Yo me siento muy orgulloso y también quiero darle todo el reconocimiento a mi junta directiva que me acompaña en esta labor y nos sentimos muy orgullosos de haber contribuido con un granito de arena a que estos muchachos y a que esta organización sea un ejemplo para el país”, expresó el retirado pelotero interiorano que dejó huellas imborrables en los torneos nacionales de bola suave.

16 campeonatos

En este período de nueve años, la liga de Chitré ha logrado ganar 16 campeonatos nacionales en diferentes categorías, dentro del programa de las Pequeñas Ligas; dos campeonatos latinoamericanos; una participación en Williamsport, Pensilvania (donde ocupó un quinto lugar) y un título en la Serie Mundial de béisbol intermedio en Bangor, Maine, Estados Unidos.

¿Cuánto cuesta un título?

Pero no todo lo que brilla es oro. Se trata de un humilde campeón mundial que se abrió paso con mucho sacrificio.

Calvo reveló parte de los problemas que ha confrontado esta liga y lo difícil que es ganar un título mundial con tantas limitantes, mientras otros países lo tienen todo.

Huérfano de coliseos

Es cierto. Los flamantes campeones mundiales han vivido como un errante saltando de un coliseo a otro en el afán por seguir haciendo lo que más les gusta hacer, jugar béisbol.

Tras utilizar en los primeros años el cuadro Gaby Campos, ubicado en La Villa de Los Santos, luego trasladan su campo de entrenamiento a Monagrillo, donde para entrenar tenían que esperar a que terminaran las prácticas de los equipos juvenil y mayor.

El parque de pelota, que no le pertenece a los jóvenes peloteros, fue remodelado por Pandeportes, pero le falta una jaula de bateo, no tiene alumbrado, la grama en el verano es un peladero y la única malla de bateo que hay está rota.

“Nosotros hicimos esa solicitud al mandatario de la nación ya que no tenemos estadio para practicar. El que tenemos ahora mismo, el cuadro de Monagrillo, es prestado y no brinda las condiciones necesarias para el desarrollo de la liga”, afirmó el expelotero herrerano.

“Nosotros esperamos que se remodele completamente o se construya un estadio de pequeñas ligas, que sería lo ideal para seguir fortaleciendo el béisbol menor en la provincia”, agregó.

“Aquí hay mucho terreno y necesitamos un cuadro reglamentario de pequeñas ligas, ya que nos es difícil realizar el trabajo de campo con las categorías pre bin bin, y bin bin y la pre infantil. El estadio en Bangor es sencillo, no tiene nada del otro mundo, y no creo que este cueste tanto dinero construirlo”, señaló.

El pelotero Abel Frías, uno de los pilares de este equipo intermedio, se siente orgulloso de haber cumplido el sueño de ir a un Mundial, “pero me siento muy triste, porque no sabemos dónde van a entrenar los jugadores que vienen, ya que nosotros estamos saliendo de las pequeñas ligas”.

“Tuvimos que amoldarnos a la situación para llegar a las metas deseadas. La malla de bateo solo hay una para los 16 jugadores y tenemos que alternarnos. La grama en verano es un peladero y hay que mejorar la gravilla con una arcilla”, enfatizó Frías.

Un sueño caro

La falta de recursos, un problema generalizado a nivel de las diferentes ligas infantiles en todo el país, no es la excepción en la liga de Chitré, cuyos fondos económicos se consiguen a través de una autogestión.

El directivo herrerano precisó que se ha hecho una fuerte inversión económica a lo largo de este proceso, a la vez que reconoce el esfuerzo que realizaron los padres de familia.

“Las ligas internas y creo que somos una de las ligas en Panamá que más juegos hacemos, estamos sobre los 300 partidos, y esto nos cuesta alrededor de 10 mil dólares por temporada“, confirmó Calvo.

“Son 300 partidos donde hay que sumarle el costo del arbitraje que no es gratis; las bolas, que a nosotros un proceso de entrenamiento y liga se nos van mínimo 50 cajas de bolas que cuestan entre 50 y 60 dólares cada una”.

“Los bates para entrenar para hacer malla no duran toda la vida, cada bate está por los 80 o 90 dólares, y los bates que tenemos que llevar para afuera que son certificados, cada bate de eso nos cuesta entre 300 y 400 dólares”, detalló el dirigente de ligas pequeñas.

Autogestión

La mitad de los jugadores herreranos proviene de lugares distantes y dispersos de la provincia herrerana.

“Amén de la logística de transporte porque aquí las ligas las hacemos nada más no en Chitré, ya que tenemos que ir a Pesé, Ocú, Chupampa, Santa María y otros lugares distantes, y esos gastos lo cubre la liga. Los 10 mil dólares durante los nueve años que nosotros hemos estado al frente de esto han sido mediante una autogestión para cubrir los gastos de la liga”.

Pero ahí no queda todo para este sacrificado grupo de jugadores. La novena herrerana, que logró coronarse a pesar de las adversidades que pasaron en Estados Unidos, estuvo a punto de ver truncado su sueño de ir a la Serie Mundial, ya que a escasas horas antes del viaje al latinoamericano en Saint Martin, se les informó que no contaban con el dinero presupuestado para la compra de los boletos aéreos.

De acuerdo con el dirigente chitreano, el equipo llegó mermado a la final en Bangor, debido a que ante Georgia (equipo estadounidense) fueron expulsados dos jugadores y tampoco tuvieron a su director Azael Domínguez, quien incluso fue sacado del estadio y llevado a un hotel.

La liga de Chitré tiene alrededor de 500 semilleros, en las categorías bin bin, pre infantil, infantil.

De la pre infantil, que la dirige Osvaldo Pola Sánchez y tiene más de 25 años de estar realizándola, pasan a la organización que administra Algis Calvo y que reúne a jóvenes entre 10 y 16 años de edad.

Becas y promesas

Finalmente, Calvo, no pudo ocultar su tristeza y preocupación por el futuro de estos muchachos que están por culminar sus estudios secundarios.

El Gobierno Nacional adquirió el compromiso de tramitar becas de estudio a los campeones mundiales, pero estas no cubren los estudios universitarios.

“Me siento un poco triste porque yo siento que estos muchachos se merecen algo más y ojalá valoren su esfuerzo de manera que ellos puedan terminar sus estudios tanto secundarios como universitarios. La educación es una de las cosas más importantes en la vida”, reflexionó el directivo de la pelota chitreana.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código