TIRO A GOL

Un juego más de copa

Temas:

Jugadores de la selección de Panamá junto al cuerpo técnico. Jugadores de la selección de Panamá junto al cuerpo técnico.
Jugadores de la selección de Panamá junto al cuerpo técnico. LA PRENSA/Archivo

Panamá hizo un debut con altura en la Copa Oro ante uno de los dos colosos del área. Mis respetos para todos, sobre todo para los jóvenes que jugaban por primera vez el torneo y que se portaron como adultos, al extremo que nos hicieron olvidar a los jugadores de siempre, que en esta oportunidad dieron un paso al costado para darle la oportunidad a la nueva camada en este torneo.

Hablar de lo que hicieron estos jóvenes está de más, me parece que el equipo estuvo a la altura del compromiso y que lo único que vi que no ha cambiado en nada son las ocasiones de gol que se desperdician. Un mal que parece endémico.

Pero es agradable ver jugar de esta manera a la selección, en un torneo que como ha pasado desde 2005, nuestros jugadores se han sentido como peces en el agua. El sábado vi a esta nueva camada sentirse de esa manera en el estadio Nissan de la ciudad de Nashville. Sin presión ni nada.

Hasta allí me parece todo espectacular. Sin embargo, hoy leo, escucho y me dicen que estos nuevos jugadores son los que tienen que terminar la eliminatoria, que los “viejitos” no sirven. No me explicó por qué ese resentimiento contra los veteranos.

Hoy le quiero recordar a esta gente que olvida rápido, que estos “viejitos” que no están en esta copa junto a un par que sí la la juegan, fueron los que nos han llevado hasta donde hoy estamos. Que si bien los Dely Valdés y Rommel Fernández llegaron a ser grandes en el plano internacional con sus clubes, pero que no se consagraron del todo con la selección, se debió a que por entonces nuestro fútbol era un mendigo, pero hoy a esta generación de los “viejitos” que está a punto de terminar su ciclo con la selección le debemos todo lo que Panamá ha conseguido.

Veo muy prematuro que por un partido, en el que se hizo un gol y se deperdiciaron como tres cantados, sean ya los jugadores que van a reemplazar a los “viejitos” para lo que resta de la eliminatoria.

Para mí el partido del sábado fue uno más de copa, con las mismas sensaciones de las seis pasadas ediciones. En 2005, después del subcampeonato, muchos daban por hecho que ya estábamos en el Mundial.

No obstante, lo importante del partido con Estados Unidos fue que los pelaos respondieron, y que para la eliminatoria podrán ser considerados, pero pensar en que esta selección sea la que tiene que jugar la eliminatoria, es apresurado asegurarlo.

El sábado, el más veterano de la selección, Gabriel Gómez, con sus 33 años y con el récord de partidos en este torneo, fue el director de la orquesta, más allá del buen trabajo que tuvieron Chen, Vargas, Camargo, Bárcenas y Díaz.

Tácticamente Gavilán fue el hombre del partido. Lo de Camargo fue el complemento, pero en lo personal me gustó el partido de Gabriel Gómez, fue el jugador que le dio la pausa, que manejó los hilos del partido, el que buscó el balón, el de los cambios de frente, un trabajo complementado con Aníbal Godoy, que fueron los que le dieron equilibrio al equipo.

La Copa Oro es muy diferente a la eliminatoria, jugar en el Rommel Fernández un partido de la hexagonal es mil veces más complicado que el juego del sábado, nuestros jugadores siempre han hecho buenas presentaciones en la copa. Tal vez hoy la expectativa radicaba por ver este relevo de jugadores que se daba en el torneo, que cumplieron a cabalidad por la categoría del rival. Pero hasta allí nada más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código