TRAS 50 AÑOS DE LA CONQUISTA DE SU TÍTULO

El legado de Ismael Laguna

Roberto Durán, considerado entre los 10 mejores boxeadores en la historia de este deporte, entró a este deporte siguiendo los pasos del Tigre de Colón.
Ismael Laguna (Izq.) junto a Roberto Manos de Piedra Durán, dos grandes del boxeo panameño. Ambos son miembros del Salón de la Fama de Canastota, Nueva York. Ismael Laguna (Izq.) junto a Roberto Manos de Piedra Durán, dos grandes del boxeo panameño. Ambos son miembros del Salón de la Fama de Canastota, Nueva York.

Ismael Laguna (Izq.) junto a Roberto Manos de Piedra Durán, dos grandes del boxeo panameño. Ambos son miembros del Salón de la Fama de Canastota, Nueva York.

Los entrenadores locales le dieron una placa de reconocimiento a Laguna. Los entrenadores locales le dieron una placa de reconocimiento a Laguna.

Los entrenadores locales le dieron una placa de reconocimiento a Laguna.

Fotografía del Tigre de Colón, en sus momentos de gloria. Fotografía del Tigre de Colón, en sus momentos de gloria.

Fotografía del Tigre de Colón, en sus momentos de gloria.

Ismael Laguna, conocido como el Tigre de Colón, marcó un antes y un después en el boxeo panameño.

Fue el segundo monarca del mundo que tuvo Panamá, siguiendo los pasos de Teófilo Panamá Al Brown, quien se coronó en 1929.

Desde esa conquista de Al Brown, pasaron 36 años para que emergiera un boxeador con tanto talento que sería el referente de la escuela panameña y su conocido estilo “ pai pai y no estoy”.

Ese fue Ismael Laguna: rápido, con una precisión al tirar sus golpes como el mejor cirujano, un movimiento de cintura y desplazamientos sobre el tinglado que confundían al rival más corajudo.

Ese fue Laguna, un boxeador humilde que puso a Panamá en los titulares del boxeo mundial y que impactó la vida de un joven que anhelaba seguir sus pasos, Roberto Manos de Piedra Durán.

SUS INICIOS

Previo a su momento de gloria, en donde venció por decisión mayoritaria a Carlos Ortiz, un 10 de abril de 1965, la carrera de Laguna fue simplemente impecable.

Ganó por derecho propio una pelea de campeonato mundial, luego de cosechar 38 victorias y solo 2 derrotas ante Antonio Herrera y Vicente Saldívar, ambas fuera del territorio nacional.

Esta hoja de vida lo llevó a su pelea ante Ortiz, un peleador temido por muchos por su fundamento y ofensiva sistemática sobre el cuadrilátero.

A Laguna, de 72 años, no le importó esas cualidades de Ortiz y, ante un abarrotado Estadio Nacional [Juan Demóstenes Arosemena], el panameño salió con los brazos en alto.

Fue una pelea intensa. Un intercambio de golpes y estrategias hasta el asalto número 15. Ninguno de los dos bajó la guardia y fueron los jueces quienes debieron determinar al ganador.

El árbitro Jersey Joe Walcott votó 143-132 a favor de Laguna, el juez Ben Green dio un empate 145-145, y Ramón Moynes favoreció a Laguna 149-137.

Esa noche Laguna fue el mejor. Aplausos, alegría y un ambiente de fiesta se vivieron en ese estadio.

Laguna, en un acto realizado recientemente, recordó ese momento.

“Fue hace 50 años. La pelea fue difícil ante Carlos Ortiz, pero salí con la victoria para mi país”, dijo Laguna con voz pausada.

Luego de su triunfo, enfrentó a Raúl Soriano, a quien superó por nocaut técnico en ocho asaltos y luego empató con el argentino Nicolino Locche en el estadio Luna Park, de Buenos Aires.

LA REVANCHA

El equipo de Carlos Ortiz estaba buscando una revancha y la consiguieron el 13 de noviembre de 1965 en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, Puerto Rico.

Laguna perdió por decisión unánime en un combate en el que el árbitro fue el inmortal Rocky Marciano.

La carrera de Laguna continuó y nuevamente enfrentó en pelea titular a Carlos Ortiz, esta vez en Queens, Nueva York, el 16 de agosto de 1967, perdiendo nuevamente por decisión unánime.

El panameño, ante esta derrota, siguió buscando otra oportunidad de campeonato y llegó ante Mando Ramos.

El 3 de marzo de 1970, en Los Ángeles, California, Laguna superó a Ramos por nocaut técnico en nueve asaltos, recuperando sus títulos ligeros del CMB y la AMB.

Lo defendió con éxito ante Guts Ishimatsu, a quien despachó por nocaut técnico en 13 asaltos en Panamá. En su siguiente defensa cayó ante el escocés Ken Buchanan, por decisión dividida.

En la revancha, cayó por decisión unánime, retirándose el 13 de septiembre de 1971.

Laguna finalizó su ilustre carrera con una marca de 65 triunfos (37 nocauts), 9 derrotas y un empate.

Roberto Durán, considerado entre los 10 mejores boxeadores en la historia, habló sobre Laguna.

“Él siempre será mi ídolo. Yo vi su pelea ante Carlos Ortiz trepado en un camión y me caí”, dijo Durán. “Yo quería ser como él; quería ser mejor que él. Laguna impactó mi vida”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código