Edwin Díaz

Un líberode altura

El jugador de la selección nacional Sub-23 recibió todo tipo de distinciones en un torneo internacional celebrado en Panamá.
Para practicar voleibol se necesita mucha potencia en las piernas y condiciones físicas. LA PRENSA/Jonathan Polanco. Para practicar voleibol se necesita mucha potencia en las piernas y condiciones físicas. LA PRENSA/Jonathan Polanco.
Para practicar voleibol se necesita mucha potencia en las piernas y condiciones físicas. LA PRENSA/Jonathan Polanco.

Al igual que en el baloncesto, cuando se piensa en el estereotipo de un jugador de voleibol, la primera imagen es un hombre o mujer de gran estatura, de brazos largos y con una gran capacidad de salto.

Sin embargo, entre todos estos gigantes encontramos en la cancha a un jugador que usa un uniforme distinto al de los demás de su equipo y que es muy común que rompa este estereotipo del deporte.

Se trata del líbero Edwin Díaz, estrella deportiva de la semana. Es el mejor jugador Sub-23 en esta posición de toda Centroamérica.

Recientemente, Panamá fue sede del centroamericano de voleibol masculino Sub-23.

En este evento, realizado en el gimnasio José Beto Remón, el jugador de 18 años se llevó el premio como mejor líbero, mejor defensa y mejor recepción.

Edwin Díaz, estudiante de ingeniería mecánica en la Universidad de Florida State, es oriundo de Chiriquí y tiene ya seis años viviendo en la capital.

“Yo jugué béisbol desde los 8 años hasta los 13. Después que nos mudamos a Panamá, en la escuela nos dieron una hoja de actividades extracurriculares. Al principio me decidí por el baloncesto porque quería un pasatiempo en las tardes, pero cuando vi a los jugadores tan altos me di cuenta de que este deporte no era para mí”.

Es así como, a través de una amiga, descubrió el voleibol.

“Al principio yo pensaba que este deporte solo era para mujeres, pero una amiga fue la que me comentó que también había hombres practicándolo”, indicó.

Sobre sus inicios en la disciplina, recuerda: “Los primeros entrenamientos no me gustaban porque no hacíamos nada con balones; era todo como técnico y físico. Teníamos entrenamientos uno o dos meses al año y después no hacíamos más nada”.

Prosiguió explicando que el seleccionador Sub-23 Eric Lucero llegó una tarde al colegio, “nos vio como a cuatro o cinco y nos preguntó si queríamos entrenar acá en la sede principal del voleibol en Panamá (gimnasio José Beto Remón).

Sería así como formalizaría su caminar en el mundo del voleibol y su inicio en la posición de líbero.

General de la defensa

“Como líbero uno siempre tiene que tener en mente que el balón no puede picar. Esta posición se especializa en defensa y recepción, es el que dirige en las posiciones de atrás”, señala nuestra estrella deportiva de la semana.

Por ello, el líbero es un jugador al que se le exige un grandioso esfuerzo.

“Uno siempre tiene que tener presente que no hay defensa imposible. Tenemos que arriesgar el físico para que el rally continúe, mantener el balón en el aire”.

De igual manera, nos comenta que en general, el jugador de voleibol debe tener “una coordinación corporal increíble, bastante elasticidad, reflejos, buenas piernas para saltar o movilizarse en la cancha”.

El próximo reto de Edwin es lograr un cupo en la selección de mayores que tendrá un centroamericano en diciembre. Para ello, se encuentra trabajando a toda máquina, entrenando y aprendiendo cada día.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código