LUCHA TRAS BASTIDORES POR EL CONTROL DE LAS ORGANIZACIONES DEPORTIVAS

El poder detrás del poder

Al igual que en la política criolla, en el plano deportivo varios son los dirigentes que buscan a como de lugar seguir aferrados al poder, y otros a recuperarlo.
Ildefonso Lee Ildefonso Lee

Ildefonso Lee

Lutgardis ArrueLA Lutgardis ArrueLA

Lutgardis ArrueLA

Allan Baitel Allan Baitel

Allan Baitel

Benicio Robinson Benicio Robinson

Benicio Robinson

Franz Wever Franz Wever

Franz Wever

Javier Ortega Javier Ortega

Javier Ortega

¿Quién o quiénes serán los que realmente moverán los hilos en la toma de decisiones?

Es una de las tantas preguntas que hay en el ambiente en torno a los resultados para el período 2014-2018 que se han dado hasta el momento para renovar los cuadros directivos en varios de los principales organismos deportivos superiores del país.

Y es que a pesar de la normativa que impide la reelección de aquellos dirigentes con dos o más períodos consecutivos en el cargo, esto no ha sido limitante para que varios de ellos, tal como se esperaba, encontraran la fórmula aunque legal, pero no muy ética, de seguir aferrados al poder y ser la sombra detrás de los que ahora tienen el mando.

Si a esto se suma el hecho de que tres altas figuras del ámbito político local, en este caso del Partido Revolucionario Democrático (PRD) como lo son los diputados Benicio Robinson y Javier Ortega al igual que el exdiputado y actual secretario general de la Asamblea Nacional Franz Wever, han sido electos presidentes de federaciones, esto ha contribuido a encender más las luces de alarma sobre lo que podría ser las elecciones en 2016 para escoger la nueva directiva del Comité Olímpico de Panamá (COP).

Por otro lado, varios dirigentes que son parte de la actual directiva del COP, como es el caso de su presidente Camilo Amado, el tesorero Alain Baitel, el subsecretario Ildefonso Lee y la subtesorera Lutgardis Arrue han hecho sus movidas estratégicas para mantener cierto vínculo y control en sus respectivas organizaciones deportivas, en las cuales fungían como presidentes, pero en las que no podían reelegirse.

Y es que para nadie es un secreto que desde aquellas elecciones de diciembre de 2012 que acabaron con la existencia de la dualidad de dirigencias y que llevaron a la presidencia del COP a Camilo Amado en detrimento del otro grupo que lideraba Miguel Sanchiz, se han estado moviendo los cables y realizando la labor de lobby por parte del grupo perdedor para recuperar el control del COP, que en estos dos años y meses bajo la batuta de Amado también ha sido cuestionado por algunas de sus actuaciones.

LA TRILOGÍA DEL PRD

En el caso que atañe a las tres figuras políticas de alto perfil del PRD que fueron electos como presidentes de federaciones, el que más comentarios y polémicas ha generado por el momento es Wever, quien fue secretario de la junta directiva del COP que presidía Sanchiz.

Wever, quien como dirigente deportivo se le conoce más por sus nexos con el béisbol y por haber sido jerarca de la federación panameña de ese deporte durante dos períodos consecutivos (2002-2006 y 2006-2010), dio su zambullida en la natación para vencer por estrecho margen 3-2 al dirigente Carlos Castillo, quien buscaba la reelección.

Fue una elección salpicada de supuestas irregularidades que dio lugar a que la Federación Internacional de Natación (FINA) enviara a Panamá a la canadiense Margo Mountjoy para “auditar” lo sucedido en dicha elección.

Mountjoy se reunió el 8 de abril aquí en Panamá con representantes del COP, autoridades del Instituto Panameño de Deportes y del grupo de la natación de Carlos Castillo para recopilar detalles sobre las denuncias formuladas

A raíz de esto la FINA emitió una nota en la que comunicó que no reconoce los resultados de las elecciones de la Federación Panameña de Natación en las que salio electo Wever y aconseja que se de otra elección bajó la supervisión de un delegado de ese organismo internacional.

A todo esto Wever no ha ocultado su intención de retomar el COP y como parte de su llegada a la federación de natación se trajo a dos de sus aliados de confianza, como lo son Jorge Sáenz, quien lo acompañó en el béisbol y a su copartidario político, el exlegislador Miguel Bush Ríos.

En cuanto a Robinson, quien luego de una década de fugir como presidente de la liga provincial de béisbol de Bocas del Toro, ahora llega a la cúpula de la Fedebeis y su elección se dio sin mayores sobresaltos al encabezar la nómina única que obtuvo el voto de 10 de las 11 ligas (Chiriquí no asistió) para suceder a su antecesor Wigberto Quintero.

Robinson añadió este nuevo cargo de presidente de la Fedebeis a los que ya ostenta, como diputado por la provincia de Bocas del Toro, presidente del Partido Revolucionario Democrático, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, presidente de la Comisión de Presupuesto de dicho órgano legislativo y además miembro de la Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales.

El día de su elección cuando se le preguntó sobre si podría tener aspiraciones futuras para buscar la presidencia del COP, señaló que de momento esa no era su prioridad. No obstante, refutó las críticas que se han dado en torno a la participación de los políticos en los quehaceres deportivos

En esa ocasión dijo estar en desacuerdo con mezclar la política con el deporte, pero no compartía la opinión de aquellos que señalan que un político no puede hacer y administrar el deporte.

En el caso del también diputado Javier Ortega, su elección a la presidencia de la Federación Panameña de Voleibol se dio al derrotar por 6 votos a 2 a su oponente Eduardo Guerra.

Ortega, quien es conocido popularmente como Patacón, era el vicepresidente de la anterior directiva que presidía Carlos Quintana, quien ahora pasó a la vicepresidencia, ante el impedimento de poderse reelegir como jerarca principal tras haber estado en el cargo por dos períodos consecutivos.

MOVIDAS OLIMPISTAS

Por el lado de los que actualmente tienen el mando del COP también han movido sus fichas para no perder el poder y control.

Amado, quien no podía reelegirse como presidente de la Federación Panameña de Gimnasia, se hizo a un lado y no figura en ningún cargo de la directiva actual.

Sin embargo, su esposa Teresita Medrano fue electa como nueva presidenta de esa federación, con lo que mantiene el vínculo.

En el caso de Ildefonso Lee, quien es subsecretario del COP y hasta hace poco presidente de la Federación Panameña de Levantamiento de Pesas, solamente hizo un intercambio de posición para mantenerse ligado a esta federación, de la cual ha sido jerarca por más de tres décadas.

Lee ahora es vicepresidente de la directiva presidida por el entrenador veragüense José Manuel Ochoa, que con su apoyo ganó las elecciones a la nómina rival encabezaba por el exatleta Alexis Batista.

Luego de la suspensión de la primera convocatoria el 25 de enero en la que salieron a relucir amenazas y golpes por parte de los integrantes de ambas nóminas, finalmente se pudo llevar a cabo el proceso el 7 de febrero, cuando la nómina de Ochoa obtuvo el voto de cinco de los siete presidentes de ligas provinciales.

Otro de los actuales directivos del COP que echó mano de la misma fórmula fue su tesorero Allan Baitel, quien pasó de la presidencia de la Unión de Triatlón de Panamá, al cargo de vicepresidente, mientras que el anterior vicepresidente, Eladio Quintero, es ahora el nuevo jerarca.

Por su parte Lutgardis Arrue, quien por años fungió como presidenta del pentatlón moderno, aunque cedió ese puesto a su sobrino Luis Friedman, mantiene vínculos con ese organismo com parte de la actual directiva.

En fin, cualquier similitud en estos casos por mantenerse en el poder, con lo que sucede en los escenarios de la política criolla se podría catalogar de mera coincidencia.

DESViNCULADOS

Por último, hay que señalar que dos de los actuales directivos del COP fallaron en su intento por mantener el vínculo de poder con sus respectivas federaciones.

Tal fue el caso del vicepresidente Augusto Batista y el secretario Ricardo Sasso.

Batista, quien buscaba la reelección al frente de la Federación Panameña de Lucha, fue derrotado en una elección en la cual además de él había otros dos candidatos.

Al final fue electa la nómina encabezada por Ángel Ricardo Riera, que obtuvo cinco de los siete votos, mientras que la que lideraba Manuel Salazar hijo consiguió dos y la de Batista se fue en blanco.

Sasso, por su parte, buscaba mantener sus nexos en la Federación Panameña de Atletismo, la cual controló por más de dos décadas, con el cargo de vocal en la nómina que tenía a la cabeza a su antiguo tesorero Raúl Moreno.

Sin embargo, la movida falló, ya que el grupo liderado por Elmer Ortiz, quien también era miembro de la directiva anterior, fue el que ganó las elecciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código