EL 2 DE JULIO, FECHA DE FIRMA PARA JUGADORES INTERNACIONALES

El sueño de firmar

Miguel Amaya fue contratado por 1 millón 250 mil dólares, el bono más alto que recibe un jugador panameño en la historia de este deporte.
Miguel Amaya fue el jugador más valioso en el torneo nacional de béisbol juvenil 2015. Miguel Amaya fue el jugador más valioso en el torneo nacional de béisbol juvenil 2015.
Miguel Amaya fue el jugador más valioso en el torneo nacional de béisbol juvenil 2015.

Miguel Amaya, un prospecto criollo que con solo 16 años se incorporó al béisbol profesional de Estados Unidos, encabeza la generación de adolescentes panameños que firmaron el 2 de julio, fecha escogida para que los elegibles de firmar sean los peloteros que cumplen 17 años más tarde.

Pero su firma no fue una más entre los muchos prospectos latinoamericanos que tratan de abrirse paso en el mejor béisbol del mundo.

Amaya, un prometedor receptor que emergió de las pequeñas ligas, firmó por la suma de 1 millón 250 mil dólares, el bono más alto que recibe un jugador panameño en la historia de este deporte en nuestro país.

El récord para un prospecto lo tenía Omar Moreno hijo, quien firmó por 1 millón de dólares con los Dodgers de Los Ángeles, hace 13 años.

Así, la meta del joven catcher santeño es alcanzar la cúspide del béisbol, pero no es tan sencillo. De acuerdo a registros de Major League Baseball (MLB), por cada 100 jugadores que se firman en Latinoamérica, solo cuatro alcanzan la cima del juego.

Y de esos cuatro solo uno llega a registrar una carrera importante en el big show.

En Panamá, un país tradicionalmente beisbolero, de las decenas de jugadores que han firmado solo 55 de ellos han saltado a las Grandes Ligas.

Según datos estadísticos extraoficiales, actualmente, Panamá registra no menos de 100 jugadores en el sistema de ligas menores, la mayoría de ellos militan en la liga de novatos y en Clase A.

Se quedan en el camino

Este año, asegura el expelotero y buscador de talentos Luis Molina, “no han firmado más de 10 peloteros entre todas las organizaciones. Han botado más de lo que han firmado”.

Incluso muchos de ellos no llegan a Estados Unidos. El recorrido del fracaso suele ser este: firman, se ilusionan, habitualmente no llenan las expectativas y son rechazados por las diferentes organizaciones del béisbol rentado estadounidense.

Miguel Amaya

Sin embargo, el máscara interiorano que atrajo la atención de muchos buscatalentos, está claro en que solo ha dado un primer paso sobre una ruta que podría llevarlo a las ligas mayores.

“Mi meta no era el bono. Es verdad que se trata de una bendición que Dios nos ha dado a mí y a mi familia, pero mi deseo es llegar a las Grandes Ligas. Esa es mi meta”, dijo la joven promesa del béisbol istmeño.

“Firmar es solo un primer paso, pues ahora viene el trabajo duro para llegar a donde uno quiere”, señala Amaya con una madurez y seguridad que no suelen ser comunes en jugadores de su edad.

¿Cómo consigue Amaya un bono tan alto? De hecho, su bonificación de 1 millón 250 mil dólares representa uno de los bonos más altos pagados entre los prospectos de Latinoamérica.

”Miguel demostró un gran talento desde los 14 años que lo vimos jugar y después en una edad en la que se comienza a evaluar al pelotero nosotros y todo el mundo observó que las manos de él eran bastante suaves para receptor. Es uno de los mejores receptores defensivos a esa edad y lo ha seguido siendo”, destaca Ramón Webster, ex grandes ligas y buscatalentos de la pelota rentada.

Maximiliano Amaya, padre de Miguel, además de ser su mejor consejero, fue su entrenador y se encargó de pulir este diamante en bruto desde que inició su carrera en pequeñas ligas. Pero eso no es todo, se convierte en su propio agente y maneja todo el proceso de la firma.

“Esto que está sucediendo con Miguel hasta este momento es una combinación de muchos pasos con la bendición de Dios”, dijo el orgulloso padre del catcher santeño.

“Desde inicio de su carrera en pequeñas ligas notamos de inmediato un nivel que aumentaba al pasar cada categoría, la madurez y liderazgo que demostraba detrás del plato se convirtió inmediatamente en un atractivo tremendo para los buscatalentos a su corta edad. Entonces, surgen muchas reuniones y conversaciones con personas que se dedican al béisbol rentado y es así como empiezo a obtener más conocimiento y manejo en esta nueva etapa de mi vida en la cual me convierto en el agente de Miguel Amaya”, reconoce el padre del joven jugador.

“Todas nuestras decisiones son en equipo de trabajo, o sea en familia y cuando le solicité a Miguel que me diera tres opciones de monto para negociar, me habló de 500 mil, 300 mil o 200 mil y si podía ser por menos no importaba, que lo que quería era firmar y jugar béisbol en MLB”, contó Amaya padre.

¿Qué es el 2 de julio?

El 2 de julio marca exactamente la mitad del año, así que esta fecha fue la escogida para que los elegibles de firmar sean los peloteros que cumplen 17 años más tarde.

A partir de esa fecha los equipos de las ligas mayores pueden firmar agentes libres internacionales.

De ahí serán enviados a las ligas menores, donde pasarán entre cuatro y cinco años de preparación para luego, si se dan las posibilidades, debutar en la pelota profesional.

Para Webster, se ha hecho más fácil el proceso de firma para los jugadores latinos, mediante este sistema que ha impuesto MLB [ 2 de julio-fecha asignada para firmas internacionales] .

“Este nuevo sistema de firma lleva cuatro o cinco años, ya que antes era libre y lo implantaron para que los muchachos tengan que registrarse en las ligas mayores antes del 2 de julio. Si no están registrados en MLB no pueden firmar”, señala Webster.

Agrega: “lo importante es que al ser registrado el pelotero ya MLB puede comenzar a hacer las investigaciones para verificar que está inscrito y que tiene todos sus papeles en regla”.

En cuanto a las reglas del juego en el proceso de firmas 2 de julio, el escucha Luis Molina enfatiza que el jugador tiene que haber cumplido 17 años al término de la temporada del año siguiente (2 de septiembre).

“Ningún pelotero que firma puede tener 17 años después del 2 de septiembre. El grandes ligas Christian Bethancourt nació el 2 de septiembre el ultimo día de la temporada y pudo firmar el 2 de julio”, recordó Molina.

Otro caso en cuanto a las edades para una firma 2 de julio destaca Molina, el pelotero tiene que haber cumplido 16 años antes de esa fecha para poder firmar el contrato, que es el caso de Miguel Amaya, quien podía firmar este 2 de julio y en 2016 empezará la temporada con 17 años”.

“Recuerdo el caso del jugador Jonathan Araúz, que firmó en 2014, el nació el 3 de agosto y tuvo que esperar hasta esa fecha para firmar profesionalmente”.

“El sistema no ha cambiado, lo único que han puesto algunas reglamentaciones y ahora para firmar un jugador tienes que registrarse en MLB”, puntualizó Molina.

Edades alteradas

Por su lado, Webster explicó que MLB implementó este sistema de firmas internacionales “a raíz de los muchos problemas que estaban pasando en República Dominicana con respecto a la falsificación de los documentos y edades alteradas”.

Hasta ahora no se ha dado en Panamá ningún caso de fraude de edades o de falsificación de documentos.

En total, los 30 equipos comprometieron 160 millones para firmar a 801 amateurs internacionales desde el 2 de julio del año pasado hasta el 15 de junio, un incremento notorio con relación a los 95 millones gastados durante el período de 2013-2014, de acuerdo a la oficina de las Grandes Ligas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código