HOMENAJE A AMÍLCAR HENRÍQUEZ

El último partido del 21

Familiares, amigos y compañeros despidieron ayer al seleccionado nacional en el estadio Armando Dely Valdés.

Temas:

Gixiani, esposa de Amílcar, coloca la camiseta número 21 de la selección nacional sobre el ataúd. Gixiani, esposa de Amílcar, coloca la camiseta número 21 de la selección nacional sobre el ataúd.

Gixiani, esposa de Amílcar, coloca la camiseta número 21 de la selección nacional sobre el ataúd. Foto por: Roberto Cisneros

Juan Carlos Varela, presidente de Panamá, saluda al técnico Hernán ‘Bolillo’ Gómez y a su asistente Edgar Carvajal, previo al acto fúnebre. Juan Carlos Varela, presidente de Panamá, saluda al técnico Hernán ‘Bolillo’ Gómez y a su asistente Edgar Carvajal, previo al acto fúnebre.

Juan Carlos Varela, presidente de Panamá, saluda al técnico Hernán ‘Bolillo’ Gómez y a su asistente Edgar Carvajal, previo al acto fúnebre. Foto por: Roberto Cisneros

Aficionados del América de Cali de Colombia, junto a los del Árabe, recordaron al jugador. Aficionados del América de Cali de Colombia, junto a los del Árabe, recordaron al jugador.

Aficionados del América de Cali de Colombia, junto a los del Árabe, recordaron al jugador. Foto por: Roberto Cisneros

Cientos de personas se dieron cita ayer al estadio Armando Dely Valdés para despedir a uno de sus héroes.

Amílcar Henríquez, el guerrero del mediocampo del Deportivo Árabe Unido y la selección de Panamá, recibió su último adiós, cinco días después de haber sido asesinado el pasado sábado en un tiroteo en la provincia de Colón.

El rectángulo verde que tantas veces le abrió sus puertas al dueño del número 21, ahora recibió su ataúd en un homenaje a su vida.

Desde tempranas horas, agentes de la Policía Nacional acordonaron el área del barrio de Arco Iris a las afueras del estadio donde hace de local el actual campeón de la Liga Panameña de Fútbol.

Uno por uno, familiares, amigos, compañeros y miembros del Árabe Unido fueron entrando al estadio para ver el último partido de Amílcar.

Con la bandera de Panamá en un lado y la bandera de Colón en el otro, descansó el féretro, listo para un partido más.

Los primeros en dar su adiós, una hora antes del inicio de la ceremonia, fueron sus familiares, todos con una camiseta blanca y una foto suya que decía “siempre te recordaremos”.

Su madre, Miriam Espinoza, vestida con una camiseta negra y un pantalón blanco, lideró el difícil trayecto desde una de las carpas en dirección a la cancha donde yacía el ataúd.

Un poco más atrás, los tres hijos de Amílcar, todos vestidos de saco y corbata, se acercaron a la camiseta azul que por tantos años defendió el dueño del mediocampo del Expreso Azul.

Y es que solo hace cinco meses, Colón celebraba un nuevo título de la mano de uno de sus representantes de la selección nacional que regresaba a Panamá para volver a gritar campeón.

Un gritó que también lideró hace ocho años, cuando anotó el último penal para que la Sele celebrara uno de sus más importantes títulos en la victoria sobre Costa Rica en la gran final de la Copa de Naciones 2009.

Esa hazaña y esa memoria de sus grandes actuaciones en la cancha fueron recordadas por sus compañeros, quienes uno a uno ingresaron al estadio, todos vestidos de blanco con la camiseta del club.

“Es un momento muy duro, especialmente para mí, que conviví muchos años con él en el exterior”, señaló Nelson Russo Barahona.

“Va a ser duro, porque era un compañero que quería mucho a su vida, sus hijos, su familia, y duele porque no era la manera, pero Dios hará justicia sobre eso y lo queremos mucho”, agregó un visiblemente afectado Barahona.

Ambos tuvieron la oportunidad de compartir camerinos en el fútbol colombiano y nuevamente, como ocurrió en sus inicios, estaban juntos otra vez en el club que los vio nacer.

Minutos después, a la 1:50 p.m., llegó el presidente de la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut), Pedro Chaluja, en compañía del técnico de la selección nacional Hernán Bolillo Gómez y el resto de su cuerpo técnico.

Gixiani, esposa de Amílcar, fue la encargada de colocar la camiseta con el número 21 en un acto que dejó todo listo para que arrancara el primer minuto de la celebración de la vida del orgullo de Colón.

Fue aquí que empezó la música para dar inicio al homenaje con la presencia de cientos de personas en las gradas del estadio.

Personas que vestidas de azul con la camiseta del Árabe, y con globos blancos, se acercaron para celebrar la vida del volante.

“Pero esto no se trata de fútbol y de Amílcar solamente”, aclaró Chaluja.

“Se trata de una sociedad que está viviendo momentos de violencia que no se deben dar, que no entendemos”, declaró el presidente de la Fepafut.

“Estamos hablando de un panameño, no estamos hablando de un futbolista, es un ser humano y no fue una persona que falleció, fueron dos personas”.

El máximo dirigente del fútbol nacional lamentó la falta de seguridad que existe en la costa atlántica e hizo hincapié en el incremento de la violencia que existe en todo el país.

Ante la pregunta de cómo recordaba al número 21, el también en su momento presidente del Árabe Unido recordó a Amílcar como una persona frontal, que siempre quiso encontrar soluciones.

“Amílcar siempre fue muy directo, era una persona que siempre se acercaba para buscar soluciones y no crear problemas, y en la cancha no tengo nada que hablar, él lo dijo todo”.

Después de estas palabras, y ya con la música sonando por octava vez, hizo su llegada el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, a las 2:15 p.m.

Varela, en compañía del ministro de Seguridad Alexis Bethancourt, dio su pésame a los familiares del jugador y a cada uno de los representantes del Árabe Unido.

Fue aquí que arrancó el acto conmemorativo en una tarde calurosa donde otra vez Amílcar se robó las miradas de los presentes en su posición dentro del rectángulo verde.

Junto a Amílcar estuvieron presentes compañeros de la selección nacional como Felipe Baloy y el ya retirado Juan Ramón Solís.

Así como también el técnico de la selección campeona de 2009 Gary Stempel.

Y no podía faltar uno de los símbolos del Árabe Unido y compañero suyo en aquel recordado equipo de Stempel, Orlando Papi Rodríguez.

Un exdelantero que recordó al número 21 como “un siete pulmones” que lo dio todo dentro del terreno de juego.

Un padre de familia que “deja un vacío muy grande a los amigos del fútbol y también a sus familiares”.

Rodríguez aprovechó el momento para mandarle un mensaje a todos los jóvenes colonenses que sueñan con jugar al fútbol y representar al país.

“Que los jóvenes miren el vacío que muchas veces causan en las madres, que son las que más sufren en la familia. Muchas veces son jóvenes que no saben ni lo que pelean, solamente porque alguien los manda, van y cometen crímenes que verdaderamente no valen la pena”.

Y así, con el féretro en los hombros de sus compañeros, volvió a correr la cancha una última vez el líder de una provincia y de un país que no lo van a olvidar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

23 Abr 2017

Primer premio

1 2 0 3

ABCA

Serie: 10 Folio: 1

2o premio

9874

3er premio

6335

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código