TIEMPO EXTRA

La undécima

David Samudio Garay dsamudio@medcom.com.pa

OPINIÓN

El sábado fue un día de alta densidad deportiva, hubo eventos candela por todas partes.

Metro se puso 2-0 ante Colón en la final de béisbol y picó por delante antes de que la serie se traslade hoy al Mariano Bula para el juego 3. En Santiago, el Atlético Veragüense sacó al CAI de la pelea por el título de la LNA y ante estadio lleno en el Toco Castillo sacó el resultado en 120 minutos de intensidad para ahora preparar la final del ascenso ante el Colón C-3. Mi equipo de la NBA ganó en OKC y se la juega esta noche en Oakland para ver si los 73 no fueron por el gusto y cae en otra final ante Lebron y sus amigos. Roberto Durán hizo que todos nos pusiéramos a ver los descansos en una pelea de boxeo, solo por el hecho de verlo otra vez subido en el ring, haciendo recordar esas noches de glorias de los 70-80 y 90 que tanto emocionaron a este país, pero aparte de todo eso el sábado presentó el evento que de verdad paralizó al mundo: la final de la UEFA Champions League.

Nada más en España 11.6 millones de personas vieron los lanzamientos desde el punto penal que decidieron la final, eso es el 63% de las TV de ese país que estaban sintonizadas con el evento. En esta época de tanta distracción y diferentes ofertas de entretenimiento, ese número es para tener en cuenta, y lo proporciona un evento deportivo. El Real Madrid se quedó con la undécima corona europea de su rica historia, una carrera que se inició en el lejano 1955.

Una temporada que tuvo el desastre del fax que no llego a tiempo y que privó la llegada de David de Gea desde Manchester, o la eliminación administrativa de Copa del Rey al alinear a un suspendido Cheryshev, o la salida de Rafa Benítez en enero como DT para traer al técnico del Castilla terminó con el triunfo en San Siro y la fiesta blanca que ya se vuelve tradición en las noches europeas.

Es increíble que en un club tan grande como el Madrid todas estas cosas pasen en una sola campaña y que al final todo sea felicidad y como si nada hubiera pasado.

El Atlético no se la jugó en el tiempo extra, cuando tenía dos cambios en la bolsa y el equipo más fresco. El fútbol no es de merecimientos sino del que gana, ya sea jugando bonito o no jugando a nada y ganando, esta vez el equipo que luchó y metió garra fue el blanco y los de Simeone, acostumbrados a ese mismo juego, no pudieron en los 30 adicionales ganar una final que parecía a su alcance. Los penales decidieron todo, y los cinco tiros de los de Zidane todos fueron a la izquierda de Oblak y a las páginas del libro de oro de los merengues, ya son 11 copas, nadie tiene más, la leyenda continúa... tremendo sábado deportivo, seguro vendrán muchos más así. ¡Saluuuuuudos!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código