JÓVENES DE ÉXITO

Afinando el progreso

Carlos Méndez es empresario en un área de la economía que apenas da sus primeros pasos de infancia en Panamá: la cultura como negocio.

La clave para el éxito es el énfasis en la educación. Esta es la reflexión de Méndez, después de ocho años de carrera musical con dos discos y uno en camino.

¿Cómo llegas a dedicarte a la música?

De chico siempre hubo música en mi casa y una afición a la cultura. Estudié música en México y al regresar a Panamá grabé pequeños demos que distribuí a través de MySpace con la ayuda de Carlos Iván Zúñiga e Iñaki Iriberri.

Luego de un tiempo, le escribí a Tweety González, productor de Gustavo Cerati. Él me correspondió diciendo que le gustó el material y me invitó a Buenos Aires, Argentina, a grabar el disco.

Al regresar, hice un trato con una empresa local de electrónicos para la distribución del disco. Allí me di a conocer y empecé a dar giras en la región.

¿Cómo financiaste ese viaje a Argentina?

Teníamos que juntar mucha plata, que vino de ahorros que tenía y del apoyo de mi familia y personas cercanas. El apoyo no vino por parte de empresas.

En ese sentido, ¿ha sido como saltar al agua y aprender a nadar?

Sí, tienes que aprender todo el proceso de autogestión de este esfuerzo. Al no tener un mercado existente, tienes que salir y tocar como loco para tener un fondo con el cual trabajar.

Fue el apoyo de mi familia el que me hizo saltar inicialmente. Ya con tiempo se ha desarrollado una estructura, con una banda, un ingeniero de sonido, técnicos especializados. En total, somos alrededor de 11 personas detrás de esto.

¿Cómo le ha ido a la industria de la música con la crisis financiera?

La ha golpeado bastante fuerte. Ya pasó la era de los grandes labels como Warner, Emi y Sony. Con menos fondos, es difícil lograr que se tomen el riesgo de firmar a un nuevo artista.

Otro gran problema ha sido la piratería, que es una espada de doble filo. Por un lado ha ayudado en la promoción de muchos artistas, pero ha afectado fuertemente a las casas de grabación.

Adicional a todo esto, también afecta que los panameños no estamos acostumbrados a pagar cifras altas por eventos culturales.

¿Sientes que Panamá le está comenzando a dar relevancia a lo cultural?

Hay una gran expansión en este tema y un fuerte impulso por parte de organizaciones no gubernamentales, como la Fundación Danilo Pérez y la Ciudad del Saber, por ejemplo, que se manejan en base a principios de servicio, educación y cultura.

La cultura va de la mano con el crecimiento. Necesitamos educarnos y tener una cuota intelectual interesante para continuar creando.

El panameño tiene un sabor increíble y ya la raíz está aquí, pero falta fomentarlo a nivel general. Capaz nos toca a nuestra generación lograrlo.

¿Cómo se puede impulsar ese desarrollo cultural?

Necesitamos utilizar adecuadamente el Instituto Nacional de Cultura (Inac) y que se destinen fondos a este.

Necesitamos un sistema de educación totalmente transparente, que llegue a la parte rural del pueblo y se aleje del populismo y la politiquería.

¿El énfasis en política está perjudicando?

Sí, por ejemplo, tenemos un sistema vial que ha colapsado esta semana. La gente está muy brava con esto y los políticos han sido muy apáticos con el pueblo. Acá nada más se ve el interés en la campaña política para conseguir la foto. Por eso, despolitizar es la clave, hay muchos intereses de por medio.

¿Se ignoran los intereses del ciudadano de a pie?

Creo que sí. No le estamos prestando atención al pueblo. Tú los ves en la calle, la gente no está contenta. Sí, hay más trabajo, pero ¿dónde está la oportunidad de educación? Eso es progreso, darle la oportunidad a alguien para que pueda crecer de un salario base a uno adecuado y cónsono al crecimiento económico que tenemos.

Mencionaste al Inac, ¿qué rol puede jugar?

El Inac me ha dado apoyo, pero teniendo una idea más romántica del asunto, esa ayuda que yo recibí debería ser accesible a todo el mundo que llegue con un currículum válido.

¿Cuál es tu visión óptima de Panamá?

Me gustaría ver un país en crecimiento, pero que ese crecimiento sea cónsono con nuestra realidad cultural; Panamá no es ni Miami ni Las Vegas. Si se nos llenan los ojos de muchas luces y muchos edificios, es la cultura la que pierde. Nos toca a nosotros recalcar la historia y la cultura local.

¿Eso cómo se podría gestionar?

Apuntando hacia un crecimiento autóctono, con una perspectiva global, pero con una autocrítica fuerte. Ya estamos creciendo. Ahora debemos revisar los factores que pueden detener ese crecimiento.

¿Cómo puede un joven participar de este proceso?

Hablando y creando. Tienen que creer en lo que hacen y no dejarse desanimar por la clase política. El valor de las cosas estará en la voz del panameño, en su esencia. Ese es quien tiene la voz del poder.

Hay que saltar y es posible, pero tienes que tener las armas listas para cuando viene la guerra. Es una cuota de 30% trabajo, 30% educación y 40% estar en el lugar correcto al momento adecuado.

PERFIL

Carlos Méndez cursó estudios de comunicación visual y música en la Universidad Autónoma de Guadalajara en México. Hoy es músico profesional. Tiene 31 años.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código