GANADERÍA.Panamá es la última frontera del programa con Estados Unidos.

Agronoticias El nuevo templo de las moscas

La planta de moscas estériles representó una inversión conjunta de 68 millones de dólares.

En las nuevas instalaciones se recrean todos los ciclos de vida de la mosca del gusano barrenador.

Julio Dávila.

En las llanuras de Pacora, rodeada de fincas arroceras, se construye una de las plantas productoras de moscas estériles más modernas de la región.

La planta busca erradicar una variedad especial de moscas que produce el gusano barrenador del ganado, considerada una de las principales amenazas de la ganadería mundial y que en Estados Unidos (EU) causó pérdidas de 400 millones de dólares al año en la década de los 30.

En los años 50, EU introdujo un método de control para erradicar la mosca del sureste. Desde entonces, ha cooperado con México y países centroamericanos para erradicar y prevenir la propagación del gusano barrenador en toda la región. Panamá es la última frontera del programa.

Medidas extremas

Comparable a una planta nuclear en Japón, las medidas de seguridad de la planta en Pacora son extremas. Nada entra o sale sin pasar por controles de bioseguridad. Los ductos de aire están equipados con mallas especiales y en las principales puertas de acceso hay gigantescos hornos que funcionan como una estación cuarentenaria.

A un costo de 68 millones de dólares, la fábrica –la sexta en el mundo junto con las de EU y las de México– tiene capacidad de producir 150 millones de moscas estériles por semana. Solo se necesitarán 30 millones para cubrir desde el área del Canal de Panamá hasta la frontera con Colombia. En caso de emergencia o un brote en cualquier parte del mundo, la planta podrá elevar su producción para atender la demanda.

La idea de esterilizar la mosca es simple: durante la etapa de capullo de la mosca, la pupa es expuesta a radiación gama. El nivel de radiación está diseñado a dejar la mosca perfectamente normal en todo aspecto excepto uno: será estéril. Así, cuando el insecto se libere para que aparee con poblaciones nativas, no hay crías resultantes. Eventualmente, la población nativa se reduce hasta extinguirse.

El proceso

Dentro de la planta existen secciones especiales para recrear cada uno de los ciclos de vida de las moscas. Se cuida cada uno de los detalles desde la temperatura hasta humedad en el ambiente, para no cometer errores en el proceso.

Una colonia de moscas hembras puede producir hasta mil 600 huevos.

Estos son colocados en un compartimiento especial a más de 100 grados Farenheit, donde permanecen por siete días.

Durante ese período se alimentan con una dieta especial de celulosa, sangre en polvo, leche en polvo, huevos y agua, para ser traslados a otras secciones hasta convertirse en gusanos.

"Los alimentamos una vez al día, pero bajo un régimen bien equilibrado", dijo Paul Kaiser, uno de los científicos especialistas en la producción de moscas estériles de la planta.

Después que los capullos son esterilizados con un moderno equipo de rayos X, son empacados en hieleras y enviados hasta el centro de dispersión en Tocumen, para su nacimiento y posterior liberación aérea. Las moscas adultas pueden vivir tres semanas.

Aguas residuales y energía

Las antiguas galeras de almacenamiento del Ingenio Azucarero de Felipillo fueron transformadas en un innovador sistema para tratar las aguas residuales que salen de la planta. Canal Air Mechanical, responsable de esta parte del proyecto, instaló un inmenso tanque anaeróbico con capacidad para tratar 1.5 millón de galones de aguas residuales.

El sistema es novedoso y único en la región, asegura Julio Dávila, jefe de operaciones de la planta. "El agua puede ser tratada en pocas horas y salir potable sin problemas de contaminación", comentó.

La planta también cuenta con tres calderas, capaces de consumir 90 galones de diésel por hora, indispensables para las operaciones de la planta. Se necesita que por lo menos una de las calderas funcione 24 horas al día; y otra, la mitad de ese tiempo, explicó Kaiser.

También se adquirieron dos plantas de energía eléctrica, valoradas en un millón de dólares cada una, capaces de generar cuatro megavatios en caso de emergencia.

Inversión conjunta

El financiamiento de la planta es mixto en base a un acuerdo cooperativo bilateral entre EU y Panamá. EU asumió el 90% de la inversión.

La construcción de la fabrica inició en 2004 y será inaugurada formalmente el próximo miércoles 12 de julio.

"Los controles de calidad han sido estrictos y cada contratista ha tenido que cumplir al pie de la letra con los pliegos de cargo", dijo Dimas Espinoza, director por Panamá de la Comisión Panamá-Estados Unidos para la erradicación del gusano barrenador.

Los gastos anuales de operación de la planta, en la que laboraran más de 250 personas en turnos rotativos, se estiman en 10 millones de dólares.

La planta panameña reemplazará a la de Tuxtla Gutiérrez en Chiapas, México, que actualmente suple a Panamá y a otros países del caribe de moscas estériles.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

27 May 2015

Primer premio

0 5 7 3

CDBB

Serie: 10 Folio: 5

2o premio

6478

3er premio

5733

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código