Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

LOS RETOS DE MAURICIO MACRI

Argentina: el turno de la derecha

La economía se presenta como el mayor desafío para el nuevo presidente argentino: lo esperan una inflación superior al 20% y un grave déficit fiscal.
Heredero de una acaudalada familia industrial, el nuevo presidente argentino Mauricio Macri adquirió renombre en el sector privado antes de ganar dos veces las elecciones a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Heredero de una acaudalada familia industrial, el nuevo presidente argentino Mauricio Macri adquirió renombre en el sector privado antes de ganar dos veces las elecciones a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.
Heredero de una acaudalada familia industrial, el nuevo presidente argentino Mauricio Macri adquirió renombre en el sector privado antes de ganar dos veces las elecciones a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

De viuda acongojada a populista virulenta, Cristina Fernández de Kirchner representó muchos papeles en sus ocho años de mandato como presidenta de la Argentina. El de buena perdedora no fue uno de ellos.

Es cierto, Fernández hizo plantar unas flores amarillas en los jardines de la residencia presidencial en honor a los colores partidarios del líder entrante Mauricio Macri, que asumió su cargo el jueves.

Pero en sus últimos días como presidenta, Fernández hizo prácticamente todo lo que pudo para complicar la transición: desde darle bofetadas públicas a Macri y nombrar nuevos embajadores, a realizar maniobras de último momento para desviar un porcentaje mayor de los ingresos federales a las provincias y aumentar el gasto de sus programas sociales favoritos.

Lo más preocupante para el nuevo presidente, y para la Argentina toda, no son estos golpes de gracia en sí, sino lo que podrían presagiar para los desafíos que hay por delante.

Macri sorprendió a los políticos de su país y llenó de alegría a los inversores al avanzar desde atrás para derrotar al sucesor elegido por Fernández, Daniel Scioli, en el balotaje de noviembre. Pero el margen de victoria del hombre de negocios de 56 años –unos 700 mil votos- es un mal augurio para una nación dividida que enfrenta su peor caída económica desde la gigantesca suspensión de pago de la deuda de 2001.

Macri compitió como un outsider político. Heredero de una acaudalada familia industrial, adquirió renombre en el sector privado antes de ganar dos veces las elecciones a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Basó su apuesta presidencial en el hecho de que no era peronista –un discípulo de Juan Domingo Perón y su esposa Eva, cuyo legado de populismo autoritario centrado en el “ellos contra nosotros” ha dominado, y a menudo emponzoñado, la política nacional durante las últimas siete décadas-.

Verdaderamente, el fin del nacionalismo beligerante que practicaron Fernández y su difunto esposo y antecesor, Néstor Kirchner (ambos peronistas), es un buen augurio para el lugar de la Argentina en el mundo. Y las principales figuras del gabinete de Macri –el exejecutivo de JPMorgan Chase & Co. Alfonso Prat- Gay como ministro de Finanzas y Susana Malcorra, asesora del secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki Moon, como ministra de Relaciones Exteriores- deberían ser una señal prometedora para los inversores y acreedores del país.

Pero el nuevo gobierno tendrá que afrontar la batalla diaria de conducir un país cuya política se caracteriza por el rencor, la sed de venganza y la polarización. Para eliminar el déficit público más grande de las últimas tres décadas, contener una tasa de inflación que supera el 20% y devaluar un peso sobrevaluado sin provocar un colapso, Macri necesitará la colaboración de un congreso en su mayor parte hostil, donde el peronismo tiene la sartén por el mango.

Los peronistas han gobernado el país durante casi la totalidad de los 30 años transcurridos desde que la Argentina recuperó la democracia y, en los escasos intervalos en que no estuvieron al mando, les hicieron la vida imposible a los de fuera de su partido.

En 2001, reformas económicas fallidas llevaron al desplome de la moneda, una corrida bancaria y disturbios callejeros y obligaron al desventurado presidente Fernando de la Rúa a renunciar… con un empujón de la oposición peronista. Esa debacle obligó a la Argentina a suspender el pago de casi $100 mil millones de deuda externa y creó el marco para el ascenso de Néstor Kirchner.

“Cuando en la Argentina gobierna un no peronista, es seguro que los peronistas se unirán y harán sufrir al gobierno”, ha dicho el expresidente uruguayo José Mujica.

Macri posiblemente esté mejor preparado que sus antecesores no peronistas. Una aliada gobernará la provincia de Buenos Aires, desde hace mucho un bastión peronista. También recibirá un voto de confianza de los grandes productores rurales, a quienes ha prometido rever los altos impuestos a las exportaciones dispuestos por Fernández.

Otro punto a favor: Macri se ha comprometido a tratar de poner fin al prolongado enfrentamiento de la Argentina con los acreedores extranjeros, entre los que se cuentan agresivos prestamistas de fondos de cobertura a quienes Fernández calificó de “fondos buitres”.

Con todo, Macri sin duda va a necesitar mucho más que flores amarillas.

CIFRAS DE INTERÉS

25-28%

es el promedio de la inflación del país, una de las más altas del mundo.

0.4%

será el crecimiento del PIB argentino para 2015, según el Fondo Monetario Internacional. El organismo prevé una breve recesión de 0.7% el próximo año.

$24.8

mil millones serían las reservas internacionales del Banco Central. Analistas consideran que los fondos reales rondan entre los $3 mil millones y $6 mil millones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código