CONSUMO

Bares de barrio, en extinción

Uno de cada seis bares de barrio cerró en Estados Unidos entre 2004 y 2014. Cada mes cierran más de 600 y abren solo 334 en todo el país.
El número de bares de barrio alrededor de Estados Unidos se reduce a medida que las personas prefieren saciar su sed en restaurantes y bares deportivos. El número de bares de barrio alrededor de Estados Unidos se reduce a medida que las personas prefieren saciar su sed en restaurantes y bares deportivos.

El número de bares de barrio alrededor de Estados Unidos se reduce a medida que las personas prefieren saciar su sed en restaurantes y bares deportivos.

Las tabernas, cantinas o bares de barrio han tenido que ampliar su oferta para atraer a los clientes. Las tabernas, cantinas o bares de barrio han tenido que ampliar su oferta para atraer a los clientes.

Las tabernas, cantinas o bares de barrio han tenido que ampliar su oferta para atraer a los clientes.

Ya no es happy hour ni hay tragos dos por uno en los bares de barrio de Estados Unidos, entendiéndose como aquellos con clientela regular, sin código de vestimenta y donde no hay que pagar para entrar.

Las pocas cantinas que quedan tratan de ingeniárselas para sobrevivir.

Uno de cada seis bares de barrio cerró entre 2004 y 2014, según la firma investigadora de mercado Nielsen. Según CNN Money, en 2004 había 71 mil 864 bares abiertos, y para 2014, 59 mil 555.

El cierre de los bares llegó a su cúspide en 2014, con un promedio de seis clausurados cada día. Eso se ralentizó considerablemente en 2015, con un promedio de solo tres bares cerrando cada día, afirmó Nielsen.

Cada mes cierran más de 600 y abren solo 334 en todo el país.

Ahora la gente prefiere los restaurantes y los cavernosos bares deportivos que ofrecen numerosas pantallas grandes de televisión.

También van a cervecerías o se reúnen a beber y ver partidos en sus casas.

Mario Gutiérrez, vicepresidente de Nielsen TDLinx, notó que había un crecimiento en bares especializados que ofrecían vinos premiums y cervezas artesanales, reportó CNN Money.

“Los consumidores no quieren ir a sitios donde pueden tomar tragos que tienen en casa”, dijo Gutiérrez.

Además de una creciente competencia, los bares de barrio encaran otros desafíos, incluido el aumento de los costos, sobre todo los alquileres, reporta AP.

Por ejemplo, hace siete años se duplicó el alquiler de Mumbles en la ciudad de Nueva York, y a su propietario David Feldman la costó mantenerse a flote.

Las reservas en línea y la toma de órdenes limitaron sus ganancias, y a fines de enero, después de 22 años de existencia, Mumbles tuvo que cerrar.

CAMBIANDO LOS HÁBITOS

La cantidad de bares de barrio disminuye al compás del cambio de hábitos de la gente, mencionó Lester Jones, de la Asociación Nacional de Vendedores de Cerveza, a la agencia AP.

Las leyes más severas para restringir el consumo de bebidas por parte de menores y combatir a los conductores borrachos han hecho que se reduzca el consumo.

Además, el precio de las cervezas y vino se ha incrementado como medida diseñada para reducir los efectos dañinos del abuso de alcohol, indica el ICAP (Centro Internacional de Pólizas de alcohol, según sus siglas en inglés) .

AP comenta que la popularidad de los programas deportivos pagos también se ha hecho sentir. Antes, pocas casas tenían cable y la gente iba a los bares a ver encuentros que no podía ver en sus viviendas.

Según la agencia, el incremento de servicios de televisión paga en casa han causado un impacto; en la década de 1970 había pocas casas que tenían cable y los fanáticos deportivos iban a los bares a ver los juegos que no mostraban en televisión. En 1975 había cerca 10 millones de hogares suscritos a cable, y cerca de 100 millones de suscritos a cable y servicios de satélite y telefonía paga en 2015, según la firma SNL Kagan. En pocas palabras, las personas ya no necesitan el bar del barrio.

Hoy por hoy, sin embargo, no hace falta ir al bar de la esquina para ver un partido. Los bares nuevos, por otro lado, son sitios a los que puede ir un padre con su hijo.

COSTOS MÁS ALTOS

Los crecientes costos conspiran contra los bares de barrio.

Según el diario australiano The Age y un estudio realizado por la Universidad Monash, incrementar el precio del licor más económico puede reducir el consumo hasta 12%.

Dependiendo de la ciudad en la que habite, los precios de las bebidas con contenido alcohólico han aumentado, según el Índice de Precios del Consumidor (CPI, por sus siglas en inglés), publica la revista Times. El CPI-U hace un promedio de los gastos de los bienes y servicios que se consumen. Es la medida más común de inflación en Estados Unidos.

En nueve de las 25 áreas metropolitanas que fueron consideradas, el precio del alcohol superaba la inflación de 2014.

En San Francisco, Oakland y San José, California, el cambio fue más notorio, con un aumento de 2.80% en relación con 2015. Lo mismo aumentó en Denver y Boulder, Colorado. Del otro lado de la moneda, Kansas City en Missouri solo incrementó 0.50%.

BARES PEQUEÑOS LUCHAN POR SOBREVIVIR

A menudo, los dueños de bares de barrio tienen que pasar los aumentos en los costos al cliente o comprar alimentos más baratos.

Cuando le aumentaron el alquiler, Scott Drake, copropietario de Moe’s and Joe’s, un bar que funciona desde hace 70 años en Atlanta, tuvo que transferir los incrementos a los clientes. Drake le dijo a la agencia AP que la principal amenaza son los alquileres.

Pero agrega que los bares pequeños ofrecen una experiencia más íntima, de barrio, que los grandes no pueden repetir. Por eso no está tan preocupado.

“Puedes venir un día y te encuentras con obreros de la construcción, tal vez un par de jueces prominentes y un par de personas del sector bancario... todo tipo de gente”, comentó Drake.

“Quiero conversar con alguien en un bar... pero creo que en los bares grandes la gente no puede hacerlo”.

Hábitos de los ‘millenials’

Un estudio que efectuó Anheuser-Busch en 2014 y que publicó Business Insider muestra que 44% de los bebedores entre 21 y 27 años nunca ha probado la cerveza Budweiser. Según esta investigación, 27% escoge la cerveza como su bebida de preferencia, con una reducción del 33% en 2012.

Según la página A Plus, las cervezas artesanales son más populares entre los millenials.

Mintel, corporación inglesa basada en el estudio de mercado, reportó que los que ingieren cervezas artesanales tienen en su mayoría entre 25 y 34 años. Son considerados los impulsores de la tendencia de esta industria que ha doblado sus ganancias de 2011 a 2014.

En 2015, los millenials consumieron 159.6 millones de cajas de vino, según el Consejo del Mercado de Vinos (WMC, por sus siglas en inglés), 42% del vino que se consumió en Estados Unidos, y más de lo que ha bebido cualquier otra genera ción, indicaba A Plus.

Otro resultado que arrojó a la luz fue que a medida que se establecen en sus carreras, prefieren comprar vinos más sofisticados. El WMC reportó que 17% de los millenials bebedores de vino compra botellas que cuestan más de $20 mensualmente, comparado con 5% de los baby boomers.

Para los millenials, según A Plus, el vodka es el licor que más solicitan, con una aceptación de 33%, seguido por el ron con 22% y el tequila con 21%.

Nuevo horizonte

Según la versión internacional de CNN Money, los bares locales están desapareciendo más rápido en los estados de Indiana, Virginia, Michigan, Arkansas y Kansas.

Pero si está en Washington DC, Florida, Georgia, New Hampshire y Louisiana, tiene suerte: están abriendo más bares de los que cierran.

Estos nuevos establecimientos sirven comida con bebidas alcohólicas.

“Más consumidores quieren salir a disfrutar la experiencia que engloba comer afuera en vez de beber unas cervezas con unas papas fritas en un bar local”, agregó Gutiérrez.

Hay muchos bares locales que siguen manteniendo su ritmo, debido a un encanto especial.

En el caso de los millenials, prefieren interactuar con las personas que tienen al lado y compartir sus experiencias en las redes sociales.

Muchos clientes están más interesados en hablar con cada uno que ver un juego, y los bares y tabernas de barrio ofrecen eso.

DATOS

12%

Puede reducirse el consumo del alcohol si se incrementa el precio.

2.80%

Fue el aumento del precio del alcohol en San Francisco, Oakland y San José, California; un cambio notorio en comparación con 2014.

27%

De los bebedores entre 21 y 27 años prefiere cerveza a la hora de ingerir alcohol.

17%

De los ‘millenials’ bebedores de vino compran botellas que cuestan más de $20 mensualmente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código