La Bitácora

La Bitácora: Importación de mano de obra

OPINIÓN. La firma Nathan Associates, en su informe final a la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) acerca del impacto económico de la expansión del Canal, entregado en mayo 2012, plantea en la página 146, que del 28% al 45% de los nuevos empleos a ser generados por la economía panameña entre 2013 y 2025 requerirán mano de obra importada.

Más aún, “un importante efecto secundario de la mano de obra importada es que algunos trabajadores domésticos sean despedidos, o no puedan encontrar trabajo, debido a que sus salarios esperados son más altos que el de los trabajadores extranjeros”.

Ambos fenómenos ya vienen ocurriendo. Este patrón se viene manifestando a través de cada vez más rígidos perfiles de inserción laboral, particularmente en materia educativa, a pesar de los cuantiosos recursos dedicados a esta. Sólo el gobierno pasado invirtió $353 millones en capacitación laboral, $115 millones de ellos en formación juvenil, sólo para lograr que 8 mil 938 jóvenes panameños se emplearan, duraran más de un año en sus empleos y que la juventud obtenga 1 de cada 28 nuevos empleos creados, a pesar de representar dos terceras partes de quienes buscan trabajo.

El desarrollo del país y su creciente demanda de personal calificado ha servido de justificación para la importación de personal extranjero, la cual aumentará para incorporar cada vez más personal técnico. Esto es tema de discusión permanente en círculos empresariales.

Si bien traer recursos foráneos pudiera mitigar el grave déficit de mano de obra calificada que confrontan algunas empresas, no resolverá el problema de la exclusión laboral de muchos colectivos, por el contrario, lo agravará.

¿Importamos o formamos? Lo primero quizás sea lo más rápido, lo segundo lo más sensato, aunque no tan factible a corto plazo, dadas las exigencias de un mercado cada vez más internacionalizado y dinámico. La solución quizás sea una combinación de ambos, en el marco de una política migratoria coherente y consensuada, a través de la cual personal extranjero con experiencia venga temporalmente a formar a panameños (as), con énfasis especial en colectivos históricamente marginados. Necesitamos encontrar respuestas a preguntas como, por ejemplo, por qué el 40% de las contrataciones a nivel nacional en los últimos cinco años involucró a trabajadores de más de 50 años de edad, así como la razón por la cual, en Colón, el 77% de los nuevos empleos estables benefició a trabajadores entre 50 y 69 años.

Irónicamente, estos patrones de empleo guardan directa relación con la explosión de pandillerismo y delincuencia que vive el país, todos síntomas (en lados opuestos del espectro de inclusión) del inminente cambio de la dinámica laboral planteado en el informe de Nathan, que a su vez responde a la continua transformación de un modelo económico excluyente, y sus repercusiones sociales.

La demanda de recursos calificados parece estar “echando mano” de personal maduro, como una primera fase a la cual seguirá una aceleración de la búsqueda de personal extranjero. Las implicaciones parecen tan preocupantes como inminentes. ¿Podremos evitarlas? ¿Será posible encontrar un equilibrio entre el crecimiento económico y la paz social?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código