GENTE DE MAR

Cadetes panameños, a la deriva

En promedio cada año culminan sus estudios en las universidades 100 profesionales y menos de la mitad logra embarcarse para su práctica.

Panamá tiene más de 9 mil buques abanderados, pero algunos cadetes que se forman en las universidades no encuentran un cupo para realizar la práctica profesional que se les exige, luego de completar los cuatro años en las aulas.

Cada año culminan sus estudios académicos en promedio 100 cadetes de la Universidad Marítima Internacional de Panamá (Umip) y de la Columbus University, pero menos de la mitad logra embarcarse para su práctica, dijeron fuentes a este diario.

Para ser oficial de máquinas o de cubierta el estudiante debe completar cuatro años en las aulas universitarias y luego embarcarse por un año para obtener el título, de acuerdo a lo que establece el Convenio STCW sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar.

Varios padres de familia dijeron que tienen hijos que finalizaron sus estudios como cadetes y hoy se sienten “frustrados” porque llevan más de un año esperando para hacer la práctica profesional en un barco.

“Es como si al estudiante de medicina no se le permita ir a un hospital o al de arquitectura ir a su empresa a realizar la práctica después de completar la carrera”, señala una madre, que prefirió no dar su nombre.

Diferentes factores se conjugan para que algunos de los jóvenes egresados de las aulas universitarias tengan dificultad en embarcarse por un año para cumplir con este requisito de formación universitaria.

Luis Fruto, presidente de la Asociación Panameña de Oficiales de Marina (Apom), atribuye el problema al desinterés del Gobierno panameño en aprobar regulaciones que le faciliten a los cadetes la práctica en una embarcación.

“No es posible que seamos el país con el mayor abanderamiento, y los panameños que se forman en las universidades para trabajar en el sector marítimo no tengan la oportunidad de subirse a un barco para tener conocimientos prácticos”, dijo.

Similar opinión tienen otros empresarios y especialistas de la industria marítima que abogan por reforzar la formación de los profesionales panameños.

Sin embargo, hay quienes sostienen que es el joven estudiante el que debe esforzarse para lograr buenas calificaciones y dominar el idioma inglés. Este último factor es una de las dificultades para que sean contratados.

El actual brigadier mayor de la Umip, Miguel Antonio Zavala Marchena, afirma que, pese a sus escasos recursos económicos, le ha puesto empeño a los estudios y al aprendizaje del inglés para convertirse en oficial.

Con apenas 23 años de edad, confirma que tiene un cupo asegurado en una embarcación para realizar la práctica. “Lo que se necesita es echarle ganas”, manifiesta al referirse al empeño y dedicación que se le debe poner a los estudios para alcanzar la meta.

No obstante, reconoce que las autoridades que regulan el sector marítimo podrían ser más rigurosas para lograr espacios en las embarcaciones donde los cadetes hagan sus prácticas.

Dinero y empeño

El oficial de marina completa su carrera de cuatro años, y un año de práctica, después de una inversión en tiempo y dinero.

Algunos estudiantes de la Umip tienen el beneficio de una beca, pero una mayoría estudia con la ayuda económica de sus padres.

La carrera universitaria en la estatal Umip tiene un costo de aproximadamente $6 mil 500, sin contar los gastos de alimentación y transporte. En Columbus University este costo puede duplicarse. El gasto en los estudios es mayor para los que viajan de las comunidades que se encuentran en las afueras de la ciudad, porque deben cubrir gastos de transporte. Una alternativa para este grupo de estudiantes de áreas apartadas sería un internado, pero no existe.

Una Ley en blanco

En 2008, cuando se aprobó la Ley 57 General de Marina Mercante, se estableció la posibilidad de que la junta directiva de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) otorgue incentivos a las embarcaciones para que los cadetes panameños puedan hacer sus prácticas.

“La junta directiva con aprobación previa del administrador podrá establecer tarifas especiales para naves inscritas en la Marina Mercante Nacional que embarquen oficiales en entrenamiento u otro tipo de personal de nacionalidad panameña...”.

Los entendidos aseguran que la AMP, como autoridad reguladora, no ha hecho uso de esta legislación para facilitar la preparación de los jóvenes panameños y mucho menos mantienen una comunicación con los centros de formación universitaria.

Los cadetes se forman en las aulas como unidades separadas de las autoridades reguladoras, sin enterarse de las decisiones que se toman en otras instancias y que les afectan.

Esto quedó demostrado recientemente cuando la AMP decidió excluir a los cadetes de la aplicación del convenio sobre el trabajo marítimo de la Organización Internacional del Trabajo y no se les informó. Expertos del sector afirman que Panamá como país marítimo, con un Canal y los principales puertos de la región debe ser más proactivo en formar el recurso humano.

Con personal bien capacitado, no solo se le abre la oportunidad a los jóvenes, sino que también se añade al producto Panamá una pieza elemental de hub logístico, que es el recurso humano.

La Umip en cifras

1,000

Estudiantes es la matrícula actualmente.

$6,500

Es el costo promedio de una carrera de oficial.

100

Cadetes concluyen cada año sus cuatro años de estudio.

3,000

Cantidad de oficiales panameños a la fecha en todo el país.

Urge un buque escuela

Demóstenes Sánchez

economia@prensa.com

OPINIÓN. Panamá es el único que no cuenta con un buque escuela entre los países de América que tienen una universidad marítima. Canadá, Estados Unidos, México, Venezuela, Colombia, Brasil, Argentina, Uruguay y Chile poseen su buque escuela que sirve como centro de entrenamiento a los cadetes.

El buque escuela se puede obtener de las tantas ganancias que dan al Tesoro el Canal de Panamá y el registro de naves panameño. Un buque escuela, con capacidad de hasta 100 cadetes, tiene un costo aproximado de $4 millones y sería una excelente inversión para la educación marítima en nuestro país.

Es inconcebible que con el registro mercante más grande del mundo, los egresados de las universidades panameñas tengan que mendigar por un embarque o hasta esperar meses y años para poder hacerlo, sin que nuestras autoridades hagan algo.

Esto causa que los cadetes y sus padres, por la desesperación y falta de solución a la práctica para poder graduarse y obtener el título de oficial, tengan que pagar altas sumas a personas para poder embarcarse o hasta aplicar como marinos o ayudantes generales para poder llenar este requisito. Al final cumplen los 12 meses embarcados que se exige, pero no se sabe si en realidad practicaron, porque como principiantes lo ideal es que tengan un guía en el buque, ya que en el mar una cosa es trabajar y otra es ir a aprender.

La herramienta ayudaría a las autoridades a cumplir con lo que establece el Convenio STCW que regula la formación, titulación y trabajo de la gente de mar, regido por la Organización Marítima Internacional.

Esta situación requiere del compromiso de todos los sectores principalmente la AMP, la Cámara Marítima y las universidades que forman oficiales.

El autor es capitán y docente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código