INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN TRIBUTARIA

Claves de la crisis de los paraísos

La tensión entre las dos naciones se acentuó el 8 de octubre, cuando Colombia publicó una lista de paraísos fiscales en la que incluyó a Panamá.

Temas:

En el centro bancario internacional de Panamá hay depósitos procedentes de Colombia por más de $6 mil 500 millones. LA PRENSA/Iván Uribe. En el centro bancario internacional de Panamá hay depósitos procedentes de Colombia por más de $6 mil 500 millones. LA PRENSA/Iván Uribe.
En el centro bancario internacional de Panamá hay depósitos procedentes de Colombia por más de $6 mil 500 millones. LA PRENSA/Iván Uribe.

La inclusión de Panamá en una lista de paraísos fiscales de Colombia el pasado 8 de octubre ha desatado una crisis diplomática de futuro impredecible entre dos países cuyos lazos económicos se han estrechado en los últimos años.

En el origen de la disputa está la intención de Colombia de conocer información sobre las cuentas que tienen colombianos en Panamá. Esa pretensión colombiana choca con la ley panameña que protege la información de los clientes bancarios.

Se trata de un nuevo episodio de una batalla que no se libra solamente entre Panamá y Colombia, sino en todo el mundo: los países que cobran impuestos a sus ciudadanos independientemente de dónde estos generen su riqueza, muchos de ellos afectados por la crisis económica global, quieren conocer información de estos para reclamarles, en los casos que proceda, que cumplan con sus obligaciones tributarias en su país.

El principal exponente de esta política ha sido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), institución que agrupa a buena parte de los países desarrollados, a la que pretende ingresar Colombia.

La reclamación de Colombia no es reciente. Según las declaraciones de la canciller de ese país, María Ángela Holguín, desde hace dos años se está solicitando a Panamá un acuerdo de intercambio de información tributaria. El gobierno anterior, con Ricardo Martinelli a la cabeza y Frank De Lima como ministro de Economía y Finanzas, se negó a negociar.

Hace poco más de un año, Colombia elevó la presión publicando una lista de paraísos fiscales con 44 territorios. Panamá aparecía en el decreto del Ministerio de Hacienda colombiano, pero en otra relación de jurisdicciones que habían sido excluidas transitoriamente de la lista, porque se estaban haciendo los esfuerzos para firmar un acuerdo de intercambio de información tributaria.

El mismo decreto fijaba el plazo de un año para actualizar la lista: el país que no hubiera firmado en ese período un acuerdo y facilitase la información sobre las cuentas de ciudadanos colombianos sería incluido en la lista de paraísos fiscales.

Ya con la administración de Juan Carlos Varela, que asumió el poder el pasado 1 de julio, se produjeron varios acercamientos entre las autoridades, pero no se logró un consenso. Colombia pretendía un acuerdo de intercambio de información que permitiera el traslado de datos de manera automática.

Panamá, desde 2010, y precisamente para quitarse el estigma de paraíso fiscal que le habían impuesto la OCDE y los países desarrollados, empezó a negociar tratados para evitar la doble tributación, que incluyen cláusulas de intercambio de información a requerimiento. En algunos casos, como con Estados Unidos y Canadá, se negociaron tratados de intercambio de información tributaria, figura a la que aspira Colombia y que Panamá no quiere conceder.

Según la Superintendencia de Bancos de Panamá, en el centro bancario internacional hay depósitos procedentes de Colombia por más de $6 mil 500 millones. Aunque fuentes bancarias han señalado que buena parte de esos capitales están en Panamá regularizados y que fueron reportados a la Dirección de Impuestos de Colombia, se teme que haya una salida de parte de ese capital de la plaza, lo que supondría una merma para el centro bancario y para las empresas que prestan servicios legales y financieros en el país.

Además, las autoridades panameñas defienden que cualquier negociación debe incluir otros temas de la agenda comercial bilateral, como la imposición de aranceles aplicada por Colombia a las compras efectuadas en la Zona Libre de Colón (ZLC), medida que está causando un fuerte impacto en las ventas de las empresas de la zona franca en un mercado que genera el 17% de sus ingresos.

La tensión entre las dos naciones se acentuó el pasado 8 de octubre, cuando venció el plazo dado por Colombia, y cumplió su amenaza de incluir a Panamá en la lista de paraísos fiscales. Además de reforzar un estigma contra el que lucha el país desde hace años, a partir del 1 de enero impondrá cargas impositivas más altas a las ventas de empresas panameñas en Colombia. Desde el punto de vista de la ZLC, esta medida discriminatoria se sumaría a los aranceles sobre el calzado y textiles.

La respuesta del Gobierno panameño no se hizo esperar. Al igual que hicieron empresarios de los dos países, instaron a sus colegas colombianos a retirar a Panamá de la lista para poder negociar sin una medida de coacción encima de la mesa y para estar en igualdad de condiciones.

El Consejo de Gabinete le dio un plazo a Colombia de siete días, que vence el próximo martes, para modificar su postura. De lo contrario, se implementarán medidas de retorsión, que por el momento no se han concretado.

Diversos gremios empresariales han planteado como potenciales iniciativas la imposición de aranceles adicionales a las importaciones desde Colombia, aplicar sobretasas a las empresas estatales colombianas que operan en el país, impedir a las empresas colombianas que participen en licitaciones públicas, suprimir el Tratado de Montería, por el cual los barcos oficiales de Colombia no pagan peaje al pasar por el Canal de Panamá, exigir visa a los ciudadanos colombianos que ingresen al país e, incluso, repatriar a los presos de aquel territorio que cumplen sus condenas en las cárceles panameñas.

Las cartas están sobre la mesa y ambas partes han manifestado el interés de que la solución surja del diálogo, aunque por el momento las posiciones se mantienen alejadas. En manos de los representantes de ambos países está encontrar una salida negociada y no caer en un intercambio de medidas discriminatorias que, al final, podrían volverse en contra de las dos economías, haciendo peor el remedio que la enfermedad.

Una situación conocida

Colombia no es el primer país que cataloga a Panamá como un paraíso fiscal. También lo hicieron en distintos momentos Francia, España, Argentina, Ecuador y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), entre otros. Los desenlaces en cada escenario han sido diferentes. Panamá ya no figura en la mayoría de las listas porque accedió a firmar convenios para evitar la doble tributación. Los procesos, no obstante, no estuvieron exentos de polémica. En el caso francés, después de varias menciones a Panamá como paraíso fiscal, el Gobierno panameño llegó a anunciar la cancelación de un contrato con la Compagnie Française d´Assurance pour le Commerce Extérieur vinculado a la ejecución del Metro de Panamá.

La presión sobre el intercambio de información también ha llegado este año desde entes no tributarios. La Organización Internacional de Comisiones de Valores (Iosco, por sus siglas en inglés) retiró a Panamá sus derechos como miembro porque el regulador panameño, la Superintendencia del Mercado de Valores, no tiene acceso a la información bancaria y, por lo tanto, no la puede compartir con otros reguladores cuando estos están haciendo una investigación.

También este año, aunque por un tema distinto del intercambio de información tributaria, Panamá apareció en la lista gris del Grupo de Acción Financiera (GAFI). Esta vez fue porque una evaluación del Fondo Monetario Internacional determinó que la estructura legal del país es débil para combatir el lavado de capitales y el financiamiento del terrorismo. Para remediar la situación, el Gobierno panameño se comprometió a cumplir un plan de acción pactado con el GAFI, que contempla principalmente la renovación del marco legal sobre lavado de capitales y la inmovilización de las acciones al portador, entre otras medidas.

Roberto González Jiménez

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código