VENTANA FISCAL

Confusión fiscal

OPINIÓN

Bien se dice que los funcionarios solamente pueden hacer lo que las leyes permitan, sin entrar a interpretarlas a su libre criterio.

Recientemente nos hemos topado otra vez con interpretaciones al margen de la letra de las normas fiscales, en perjuicio de las dos partes (los contribuyentes y hasta del mismo fisco) en el campo de la enajenación de bienes inmuebles.

Se trata de la determinación de la base imponible para la aplicación del Impuesto de Transferencia de Bienes Inmuebles (ITBI), cuando se trata de fincas que nacen de una segregación.

Son, en efecto, nuevas fincas que nacen de la división o segregación de una finca madre, años después de haberse adquirido esta última.

La ley que creó el ITBI (Ley 106 de 30 de diciembre de 1974) es suficientemente clara cuando, en su primer artículo, define la base para calcular el impuesto referido. Copio la norma con el fin de ayudar a explicar el caso:

“La base imponible de este impuesto será el mayor de los siguientes valores, a saber:

a) El valor pactado en la escritura de transferencia.

b) El valor catastral que tuviere el inmueble de que se trata en la fecha en que lo haya adquirido el transmitente, más el valor de las mejoras efectuadas sobre el inmueble, si las hubiere, más una suma equivalente al cinco por ciento (5%) del referido valor catastral y al de las mejoras, por cada año calendado completo que haya transcurrido entre la fecha de adquisición y la de enajenación de inmueble y, en su caso, entre la fecha de la incorporación de las mejoras y de la enajenación”.

Dicho en otra forma, la base para el cálculo del ITBI que ha de pagar el vendedor es el valor mayor entre el precio de venta o el valor catastral registrado a la fecha de compra, más la etcétera correspondiente.

Esta es la norma y hay que aplicarla tal como fue concebida. Existen dos clases de segregaciones de bienes inmuebles. La primera es la segregación que se realiza para vender parte de una finca. En estos casos la fecha y el valor a considerar para los efectos del ITBI se obtienen de los datos de adquisición de la finca madre.

En las segregaciones para sí (para el mismo propietario) las fincas que nacen y que son nuevas para todos los efectos registrales, quedan inscritas en la fecha y con el valor que se le asigne en la segregación.

Para los efectos del ITBI cuando se pretenda vender las nuevas fincas, al ser producto de una segregación y no de una adquisición, quedan sujetas a la fecha y valor de la finca madre, incluyendo el incremento del 5% por cada año calendario transcurrido desde la compra (de dicha finca madre) hasta la fecha en que se estén vendiendo, sin importar la fecha en que nacieron producto de la segregación ni el valor que se les asignó al nacer como nuevas fincas.

No vale tomar como base para el cálculo del ITBI la fecha de una segregación para sí realizada en el año 2012 de una finca adquirida en el año 1980.

Tampoco es dable tomar el valor que se le haya asignado a las nuevas fincas, ya sea menor o mayor del que les correspondería proporcionalmente según el valor de la madre.

La norma comentada es suficientemente explícita y el cálculo del ITBI debe hacerse de acuerdo con la información de la finca madre. No hay espacio para el “juega vivo”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código