Café con La Prensa: Las oportunidades logísticas en torno al tercer juego de esclusas Leer más

lugar paradisíaco para los turistas

Contadora, una perla descuidada

La mayor infraestructura de la isla, el hotel Contadora Resort, cerró sus puertas en 2009 y actualmente está en completo abandono.

El deplorable estado en que se encuentra el hotel Contadora, que durante los años 1970 fue el centro de reuniones de los presidentes latinoamericanos, muestra el abandono en que se encuentra la otrora famosa isla.

Contadora es la puerta de entrada de las 97 islas que conforman el archipiélago de Las Perlas, llamado así por la cantidad de ostras con perlas hermosas.

Sus aguas transparentes y turquesas, la arena blanca y el paisaje boscoso donde se aprecian venados, ñeques y todo tipo de animales enamoran a cualquier nacional o extranjero que la visite.

El área de la isla donde funcionaba el hotel Contadora está desolada y en completo abandono. El hotel, que tenía más de 300 habitaciones, está reducido a ruinas y escombros.

Los problemas de aguas negras deslucen la belleza que en otros tiempos atrajo a visitantes reconocidos, como la hoy fallecida actriz Elizabeth Taylor, o el Sha de Irán Mohammad Reza Pahlevi, entre muchos otros.

La mayor infraestructura de la isla, el hotel Contadora Resort, cerró sus puertas en 2009 y actualmente pareciera el escenario de una guerra. Sus instalaciones fueron vandalizadas.

Aunque es una propiedad privada, los residentes del lugar piden a las autoridades intervenir, porque esto da un mal aspecto a la isla.

Aseguran que es un problema de salubridad, porque las piscinas están llenas de objetos, como refrigeradores, y en ellas ha crecido la maleza. El agua se almacena en el lugar convirtiéndose en criadero de mosquitos.

En Playa Larga, a orillas del hotel, está abandonada la embarcación “Las 7 Perlas”, con la que los dueños del hotel transportaban a sus visitantes.

Lo peor es que la planta de tratamiento de la isla, que se encuentra próxima a las instalaciones del hotel, no funciona, con lo cual las aguas con excretas se derraman y terminan en el mar. Según los residentes, esta planta la administraba el hotel, pero el Grupo Hotelero del Pacífico afirmó que nunca fue su responsabilidad.

“Ese hotel era el corazón de la isla y del archipiélago, empleaba a más 200 personas entre isleños y gente del interior del país”, cuenta Angelina Ramos, administradora de la Asociación de Residentes, Propietarios y Usuarios de la Isla Contadora (Arpuic). “Ahora el estado del hotel hace ver que es una isla fantasma, peor que una casa embrujada, en ruinas”, agregó.

Esta moradora contó que en febrero pasado se generó un incendio en el hotel, al parecer, el calor del sol en contacto con los vidrios y la hierba seca causaron las llamas que llegaron hasta la pista de aterrizaje.

Gerald Niederhubner, propietario de un restaurante del lugar, comentó que a los turistas les encanta lo natural de la isla, pero les disgustan estos factores, y pide que se restaure o derriben las instalaciones. “El barco tiene años abandonado en la playa más hermosa”, dijo.

“En el verano se siente el olor por las aguas negras”, manifestó el alemán, quien quedó encantado con la isla y desde 1990 radica en ella.

La Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) sostiene que no puede mediar en la situación que afecta a este paraíso tropical, que tan solo el año pasado atrajo vía aérea a 17 mil 244 turistas, por ser una transacción privada.

“No podemos tomar ninguna acción porque no nos compete, pero siempre hemos buscado la posibilidad de que un inversionista pueda desarrollarlo”, manifestó Ernesto Orillac, subadministrador de la ATP, quien dijo desconocer la situación de aguas negras. Confirmó que la ATP no tiene iniciativas para promover este destino.

Representantes del Grupo Hotelero del Pacífico agregaron, a través de un correo electrónico, que se escuchan ofertas sobre la propiedad y que estas están siendo evaluadas.

Contadora “es un lugar maravilloso”, considera la Cámara de Turismo de Panamá (Camtur), pero por más que desde febrero de 2011 se pueda ir en ferry, no hay dónde bañarse o comer.

Explicaron que el hotel Punta Galeón, que solo tiene 48 habitaciones, y los pequeños hostales no se dan abasto para vender el sitio como destino.

“Ese archipiélago es una de las cosas más lindas en Panamá y es una lástima que no haya infraestructura y no se resuelvan los problemas con el hotel”, afirmó Annette Cárdenas, de la Camtur.

Aunque “tiene potencial”, el lugar se dejó de vender justamente por la falta de instalaciones, señaló Angelo Paredes, presidente de la Asociación de Operadores de Turismo. Se ofrecen actividades durante el día.

Un pasaje aéreo ida y vuelta a isla Contadora cuesta entre $125 y $130, y en el ferry, $78 por persona.

Se consultó al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) para conocer más sobre el tratamiento de las aguas servidas, pero no hubo respuesta.

 

ENFOQUE

Un enclave turístico en Las Perlas

Mir Rodríguez *

economia@prensa.com

OPINIÓN

El hotel Contadora fue un enclave turístico que se instaló en Las Perlas sin mucha consideración por la gente y los ecosistemas que estaban ahí.

La gente de Saboga (la isla que está justo al lado) solía usar Contadora para tener sus cultivos y para cazar.

A medida que la isla era colonizada por el turismo y las casas de veraneo, el bosque fue desapareciendo, la gente no podía ir más a cazar y cultivar, y la economía de Saboga pasó a depender de los empleos en la nueva isla urbanizada.

Es una historia que se ha repetido en otros lugares de Panamá y el mundo, la del “desarrollo” agresivo e insostenible que ignora o destruye las verdaderas riquezas de los lugares, es decir, la gente, la cultura y la naturaleza.

El peor ejemplo en Panamá lo tenemos en Bocas del Toro.

Hoy en día, Las Perlas está bajo asalto nuevamente, con proyectos residenciales y turísticos mal planificados y poco amigables en isla Viveros, Pedro González y Saboga.

Afortunadamente, quedan muchos sitios hermosos y comunidades interesantes para visitar en el resto del archipiélago de Las Perlas.

La misma Saboga, una isla con 17 playas y gente muy amistosa y fiestera, es un sitio que vale la pena visitar.

En isla del Rey está la comunidad de San Miguel, hay manglares llenos de vida y sitios de observación de ballenas.

Si no repetimos los errores del pasado, si fomentamos un turismo realmente sostenible donde la gente sea protagonista, nosotros y nuestros nietos podremos seguir disfrutando de los lugares lindos de nuestro país.

El autor es director de la fundación Almanaque Azul

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código