JÓVENES DE ÉXITO

Crea comunidad con cultura y comida

Crea comunidad con cultura y comida Crea comunidad con cultura y comida

Crea comunidad con cultura y comida Foto por: Eric Batista

Crea comunidad con cultura y comida Crea comunidad con cultura y comida

Crea comunidad con cultura y comida

Panamá está atravesando un boom gastronómico sin igual. Están los chefs que intentan darle valor a la cocina panameña, revitalizando recetas típicas con giros gourmet, mientras los ciudadanos están más conscientes de los ingredientes que ingieren, de los nutrientes que aportan y los efectos secundarios que pueden tener a largo plazo.

En el medio de este maremágnum están Will Ridlehoover y Megan Vose, fundadores de El Motete, un mercado dedicado a vender ingredientes directamente del productor campesino a los consumidores. Quieren empoderar al agricultor eliminando a los intermediarios.

PRIMEROS PASOS

Ridlehoover es oriundo de California, la cuna de la producción ecológica. Cuando se graduó de la universidad fue voluntario del Peace Corps. Vivió nueve meses en Sucre, Bolivia; y en Shela, Guatemala.

Fue voluntario por dos meses en Haití mientras ayudaba a los campesinos a mejorar sus técnicas de cosecha. Anhelaba crear un impacto positivo que fuese duradero en las comunidades.

En Panamá, compartió con los campesinos mientras residía en el norte de Veraguas y colaboraba con los productores de café y cacao en el golfo de Los Mosquitos. Dos años después se mudó a Pedasí y ayudó a los ganaderos a reforestar y adaptar medidas sostenibles.

“Escuchaba cómo ellos agradecían el entrenamiento, pero querían aprender a manejar las cadenas de suministro para tener acceso a los mercados minoristas”, comenta Ridlehoover.

Así nació la idea de El Motete, un mercado que ofrecería una cadena de suministro más transparente, un lugar donde conectar los productores rurales con los consumidores de la ciudad.

Les brindaría a los clientes los mejores productos nacionales y más frescos a precios competitivos.

EL MERCADITO

“Queríamos algo que fuera panameño, del campo y de la finca”, indica Ridlehoover. Los motetes son las canastas que utilizan los campesinos cuando van a las fincas y echan las cosechas allí.

Ridlehoover se puso en contacto con John Hurst, el propietario de New York Bagels, porque quería vender sus bagels. Hurst había sido voluntario del cuerpo de paz como agente de extensión agrícola en 1998 en la provincia de Colón, con lo que nació una sinergia inmediata.

A Hurst le gustó la idea de lo que quería hacer Ridlehoover y le permitió utilizar un espacio de New York Bagels, donde ya tiene una clientela consolidada.

“Estamos abrumados remodelando. El propósito es empoderar a los campesinos. Para ello, les venderemos a varios minoristas o a chefs que buscan productos de la granja a la mesa”, dice Ridlehoover.

Entre sus planes está colaborar con organizaciones locales, como Proyecto Paila, para conectar su red de productores a través de El Motete.

Estrategias

“Queremos concienciar a las personas de los beneficios de consumir local y el impacto que tiene la comida”, indica.

Su público objetivo serán jóvenes entre 20 y 40 años que den importancia a la calidad de la comida y que les interese la idea de una cadena del suministro agrícola por el impacto que puede tener.

Para Vose y Ridlehoover, El Motete será una plataforma en la cual se incentive a los campesinos. Además de la capacitación que se le brindará a los productos, se comprarán sus cosechas. Esto, según cuenta, demostrará que están involucrados en el negocio y desarrolla un sentido de pertenencia.

Él y Vose han promovido prácticas responsables y conscientes como el manejo del suelo integrado y el combate de plagas de forma orgánica.

“Queremos que los clientes sepan de qué granja o finca vino su producto, quién lo cosechó, entre otros aspectos”, dice Ridlehoover.

Buscan la mayor transparencia posible y que haya una verdadera conexión entre el productor y el consumidor. Han organizado encuentros con los productores cada domingo por los siguientes dos meses.

Familias

El Motete trabaja con ocho familias de Coclé, La Chorrera y Veraguas, a quienes les compran los productos y enseñan técnicas de cosecha novedosas.

Reconocen que “algunos trabajan a un ritmo más lento, tipo costeño. Funciona, pero ahora que queremos hacerles crecer el negocio tienen que ser más organizados”, dice Ridlehoover.

El Motete tendrá los mismos alimentos que un supermercado regular, todo comprado localmente y de mayor calidad. “Es un reto, porque tenemos que considerar el transporte, mantener la comida fresca, anticipar la cosecha”, dice él.

Ridlehoover explica que después de tanto dinero invertido remodelando y comprando las neveras, hay otros gastos que tienen que considerar, incluyendo el alquiler, los pagos al Municipio, el contador y la persona que contratarán para vender los productos.

Además de apoyar a los productores, trabajan con pequeños artesanos en la ciudad, comprándoles productos como conservados, miel, sales y cafés de empresas panameñas como Café Palmira.

El Motete abrirá sus puertas el lunes 28 de marzo desde las 8:00 a.m. en New York Bagel, en el centro de El Cangrejo.

PERFIL DEWILL RIDLEHOOVER

EDUCACIÓN

Cursó la licenciatura de sistemas agropecuarios sostenibles con especialidad en microbiología.

Tiene 26 años.

EXPERIENCIA LABORAL

Después de trabajar en el Ministerio de Desarrollo Rural y de Tierras en Utah, viajó como voluntario del Cuerpo de Paz y agente de sistemas agrícolas sostenibles. Está por abrir El Motete en Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código