Gremios exigen cumplimiento de normativas

Denuncian venta de ‘lácteos’ sin leche

Hay productos con ingredientes sucedáneos o sustancias sintéticas que supuestamente ayudan a mejorar la nutrición.
La leche es una de las fuentes de calcio más destacadas que ayuda a mantener la masa ósea en las personas. También contiene hierro y proteínas, que ayudan al desarrollo del individuo. La leche es una de las fuentes de calcio más destacadas que ayuda a mantener la masa ósea en las personas. También contiene hierro y proteínas, que ayudan al desarrollo del individuo.
La leche es una de las fuentes de calcio más destacadas que ayuda a mantener la masa ósea en las personas. También contiene hierro y proteínas, que ayudan al desarrollo del individuo.

Ganaderos, productores agropecuarios, representantes de industrias y comerciantes pidieron a las autoridades que se cumpla con las leyes panameñas en cuanto a la importación de alimentos que se venden como derivados de lácteos, cuando sus recetas no incluyen leche.

El llamado de atención se realizó en un conversatorio que realizaron directivos de la Cámara de Comercio e Industrias, en donde también participaron funcionarios de la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa), del Ministerio de Salud (Minsa) y de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco).

El planteamiento es que en el comercio local se está observando productos alimenticios —como helados y quesos— que en lugar de poseer componentes lácteos, se procesan con otra materia prima y sustitutos que no están permitidos mediante la normativas sanitarias y de importación panameñas.

“La norma en Panamá establece que los helados se producen con leche o productos lácteos. Mientras la norma esté así, el helado tiene que ser de esa manera”, puntualizó Euclides Díaz, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganaderos (Anagan).

La aclaración de Díaz se apoya en que en los supermercados locales aparecen y desaparecen repentinamente productos que se ofertan como lácteos, pero no tienen leche. En su reemplazo, poseen ingredientes sucedáneos como grasas vegetales o sustancias sintéticas que se combinan para mejorar supuestamente su nutrición o para que sean más económicas al bolsillo de los consumidores.

Para algunos entendidos, la grasa vegetal puede provenir de cualquier planta, pero esa grasa hidrogenizada puede incluso poseer alto contenido de colesterol, no ser digerida efectivamente por el cuerpo humano y si se consumo en alto proporciones puede ser daniña, afectando el sistema cardiovascular.

En Panamá existe una serie de reglamentos que establecen claramente cómo debe ser la composición de un producto lácteo para ser comercializado en territorio panameño. Entre ellos, están los decretos ejecutivos 256 del 13 de junio de 1962, el 229 del 16 de julio de 1969 y el 22 de abril de 1996 que establecen las reglas para el registro y control de este tipo de alimentos en territorio panameño.

Pero también hay que tomar en cuenta que hay postres congelados, libres de leche, que no son comercializados como helados, y que gozan de gran aceptación entre los veganos y los que sufren de intolerancia a la lactosa.

En estos casos, si no son comercializados como un “helado”, no debe haber ningún problema con su venta, pues la grasa que usualmente se utiliza no es dañina para la salud, si no se abusa de ella. Igual que ocurría con los jugos de sabores artificiales.

La próxima semana se estará reuniendo la Federación Centroamericana del Sector Lechero (Fecalac) para discutir la proliferación de productos en la región que dicen llamarse productos lácteos, pero que no lo son.

“Esto es un fenómeno regional, no es un problema solo de Panamá. Es un problema genérico que abarca muchos productos y marcas a nivel regional”, subrayó el secretario de Anagan.

De hecho la Unión de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa) ha levantado su voz de alerta a las autoridades sobre la presencia en Panamá de productos lácteos que incumplen con las normativas nacionales, señalando que algunos inclusos no cumplen con el proceso de pasteurización, lo cual puede representar un peligro para la salud de la población.

“Corremos el peligro, ya que se venden quesos procedentes de Centroamérica que no se someten a pasteurización y estamos dejando de cumplir nuestros reglamentos científicos y sanitarios que son superiores”, señaló Pedro Acosta, presidente de Uncurepa.

El nutricionista Héctor Moreno Esquivel recomienda que antes de consumir cualquier alimento, hay que analizar su valor nutricional y que tan efectivo es para su salud.

En este sentido, reafirmó que aquellas personas que cuidan su salud deben revisar el etiquetado nutricional y prestar atención al mismo, para no dejarse llevar por el enunciado que diga light, ya que puede ser que al producto se le haya retirado parte de uno de los ingredientes o la totalidad del mismo y debe ser consumido con precaución.

Estadísticas del sector

$100.5

millones fueron los impuestos arancelarios que se pagaron en 2014 por ingresar leche y productos lácteos a Panamá, entre otros alimentos.

85

a 100 litros de leche anuales por habitante se consumen en Panamá. Organismos internacionales recomiendan consumir entre 150 a 180 litros por habitante por año.

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código