finanzas públicas

Deterioro en recaudación fiscal

En los ocho primeros meses del año, los ingresos corrientes del Estado están $223.9 millones por debajo de lo que se había previsto.

Temas:

En el primer semestre los ingresos tributarios solo superaron en 0.9% el registro del mismo período del año anterior, cuando la economía, en ese mismo tiempo, registró un crecimiento de 6.2%. LA PRENSA/Iván Uribe. En el primer semestre los ingresos tributarios solo superaron en 0.9% el registro del mismo período del año anterior, cuando la economía, en ese mismo tiempo, registró un crecimiento de 6.2%. LA PRENSA/Iván Uribe.
En el primer semestre los ingresos tributarios solo superaron en 0.9% el registro del mismo período del año anterior, cuando la economía, en ese mismo tiempo, registró un crecimiento de 6.2%. LA PRENSA/Iván Uribe.

La recaudación fiscal del Gobierno registró unos resultados deficientes en los ocho primeros meses del año.

Entre enero y agosto de 2014 entraron a las arcas del Estado $3,982.4 millones, lo que representa un 5.3% o $223.9 millones menos de lo que se había presupuestado para esa fecha. Cuando se compara el dato con el del año anterior, se observa un incremento de 3.6% o $138.7 millones.

Un repaso a los resultados mensuales revela cómo en algunos casos la recaudación estuvo muy por debajo de lo que se había previsto e, incluso, de lo ingresado el año anterior.

Solo en el mes de junio las entradas del Gobierno fueron de $662.7 millones, $59.3 millones o un 8.2% menos que el presupuesto, y $25 millones (3.6%) peor que en junio de 2013.

En el acumulado a junio, los ingresos tributarios totalizaron $2,488.6 millones. Esto es un 7% menos que lo presupuestado y apenas un 0.9% más que el año anterior. 

En el caso de los impuestos directos, entre los que están el impuesto sobre la renta que pagan personas y empresas, la recaudación acumulada a junio es un 10% inferior al presupuesto y un 4.6% menos que el año anterior.

La situación es paradójica puesto que en el mismo período del tiempo, la economía creció un 6.2%, como reportó recientemente la Contraloría General de la República. 

En teoría, el comportamiento de los ingresos tributarios, y específicamente el de los impuestos directos, está directamente relacionado con el crecimiento económico, patrón que no se ha producido este año.

El déficit de los ingresos tributarios ha seguido profundizándose en el tercer trimestre. En el acumulado hasta agosto, la recaudación está 8.9% por debajo del presupuesto y 0.9% por encima del ejercicio anterior.

La Autoridad Nacional de Ingresos (ANIP) dijo que los resultados de 2013 incluyeron el cobro de más de $60 millones en concepto de impuestos por ganancia de capital por una operación puntual no recurrente de compra-venta en el sector minero, pero también reconoció los “evidentes resultados negativos” en el impuesto sobre la renta a personas y empresas, y atribuyó la situación a “cierta relajación coyuntural en el cumplimiento tributario por parte de contribuyentes durante el período”.

La figura de Cucalón

El actual administrador de la ANIP, Luis Cucalón, siempre se jactó de que durante su gestión se multiplicaron los ingresos estatales.

No obstante, en el último período de su administración no cumplirá las metas previstas, lo que pone en entredicho su supuesta infalibilidad como cobrador de impuestos, uno de los argumentos esgrimidos por el gobierno pasado para perpetuarlo en el puesto.

En 2013 se creó la ANIP y el expresidente Ricardo Martinelli nombró a Cucalón como su administrador hasta 2020. Sin embargo, un fallo unánime de la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional la ley que creó la ANIP y, por tanto, la extensión del período del administrador.

El Ministerio de Economía y Finanzas espera que los plazos legales para que la sentencia sea firme se cumplan la semana entrante, momento en el que dejaría de existir la ANIP, se reviviría la Dirección General de Ingresos y se produciría el relevo en la cúpula de la entidad.

El sucesor de Cucalón tendrá como misión levantar la recaudación en la última parte del año para intentar mitigar el déficit fiscal en que incurrirá el Gobierno, que podría superar los $1,700 millones.

Llegar a los niveles presupuestados será prácticamente una misión imposible si, como dijo el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio de la Guardia, la proyección de ingresos fue inflada por la pasada administración en un presupuesto “manipulado” para permitir un mayor nivel de gasto en la contienda electoral.

Acceso a información, limitado

La futura administración de la DGI deberá recuperar algunas prácticas de transparencia que se fueron desvaneciendo durante la gestión anterior.

En la primera etapa del gobierno de Martinelli, cuando aún existía la DGI en el organigrama del MEF, tanto el viceministro de Finanzas –que durante dos años fue el propio Dulcidio de la Guardia– como el director Luis Cucalón ofrecían ruedas de prensa mensuales para informar a la ciudadanía de la evolución de los ingresos públicos. 

Con el tiempo, las ruedas de prensa desaparecieron y la entidad solo publicaba los informes mensuales en su página web. 

En la fase final de la administración de Martinelli, ya existiendo la ANIP, los reportes dejaron de ser colgados de manera periódica en la web y, en algunos casos, ni siquiera se publican.

Roberto González J.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código