ENFOQUE

ENFOQUE: Agroecología, ¿el futuro de la agricultura?

OPINIÓN

Muchos no lo saben, pero la actividad más dañina para el medio ambiente es la agricultura. La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) hizo un llamado especial a los países de América Latina de la necesidad de reducir la dependencia de los agroquímicos.

Expertos e investigadores en el mundo advierten que el modelo actual de producción es devastador para los ecosistemas y esto significa pérdida de futuras cosechas.

Agroecología mezcla los conocimientos tradicionales utilizados por los campesinos y también emplea los avances de la ciencia agrícola moderna (exceptuando la biotecnología transgénica y los pesticidas).

Esta práctica es sostenible porque conserva los recursos naturales, es un desarrollo amigable con el ambiente, permite el trabajo en equipo y es económicamente viable.

El 20% de las tierras en el mundo están ocupadas por cerca de mil 500 millones de campesinos, quienes producen el 50% de los alimentos que consumimos. El 80% de las tierras restantes se utiliza para el desarrollo de la agricultura industrial que produce el 30% de los alimentos.

La idea con la agroecología es trabajar con el ecosistema natural de la región biogeográfica, con una diversidad de cultivos y especies que se adapten con el área. Idealmente se debería limitar el área de siembra a 50 hectáreas máximo, aunque es posible trabajar de esta manera con fincas más grandes. Este tipo de agricultura promueve buenas prácticas como la conservación del agua mediante prácticas de laboreo mínimo y cultivos de cubiertas verdes durante la estación seca; el uso de compostaje, estercoleros, cenizas, lombricultura y biofertilizantes, que suministran materia orgánica al suelo; rotaciones de cultivos, asociaciones de plantas, cultivos en franjas, agroforestería (árboles, cultivos y animales) y cultivos intercalados basados en leguminosas logran un reciclaje de nutrientes.

Los biopreparados son formas naturales y económicas (el productor a pequeña escala puede hacerlo, sin comprar) para la prevención y control natural de plagas y enfermedades.

Estos productos sirven para el autoconsumo y lo que sobra se vende localmente a vecinos y en ferias. Para que este modelo funcione, hay que tener voluntad pública. En Panamá hay un decreto de agricultura orgánica escrito desde 2010 que no se ha ratificado. Otros retos son el gran poder de las empresas que promueven los agroquímicos y la falta de investigación para este tipo de agricultura. Tenemos que seguir produciendo, pero si hace daño al medio ambiente y a nuestra salud, el modelo no sirve, por eso hay que apostar por la agroecología.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código