ENFOQUE

ENFOQUE: Hay que consumir lo nuestro

Raúl Benítez*

OPINIÓN

Potenciar el comercio intrarregional de alimentos en América Latina (AL) y el Caribe bastaría para satisfacer la totalidad de la demanda regional de comida. Aun cuando la región produce varias veces más de lo que todos sus habitantes necesitan, actualmente una gran parte de los alimentos consumidos en AL y el Caribe provienen de otras partes del mundo.

El alza de los precios internacionales deja a muchos países en una situación de fragilidad y caídas en el suministro alimentario, ya que dependen -en mayor o menor medida-de las importaciones para alimentar a su población. Esta situación podría cambiar radicalmente si los gobiernos decidieran potenciar su intercambio alimentario.

El nuevo estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), Desarrollo del Comercio Intrarregional de Alimentos y Fortalecimiento de la Seguridad Alimentaria en AL y el Caribe señala que 18 de los 33 países de la región son importadores netos, lo que significa que importan más alimentos de los que exportan. México y Brasil son los principales importadores, con 30.4% y 13.3% del total importado por la región durante el período 2010- 2012. Los países de Centroamérica, incluido Panamá, concentran 11.6% de las importaciones regionales y los países del Caribe 6.5%.

Más de la mitad de todas las importaciones alimentarias de AL provienen desde fuera de la región (57% en 2012), casi un tercio de ellas de Estados Unidos. Sin embargo, AL y el Caribe tiene un enorme potencial para cubrir esta demanda, que aún no se ha explotado. En 2010-2012, la región en conjunto exportó 3.6 veces más alimentos de los que importó, por lo que podría haber abastecido la totalidad de la demanda regional, incluso con un gran saldo disponible para exportar.

Los países del cono sur son los principales abastecedores del comercio intrarregional de alimentos.

Del análisis de la oferta y demanda por productos alimentarios específicos surgen notables complementariedades entre países, que se beneficiarían enormemente mediante un mayor comercio intrarregional. El desarrollo del comercio intrarregional de alimentos puede contribuir de forma significativa a la lucha contra el hambre en la región.

Si los países logran mejorar su cooperación y fortalecer su comercio intrarregional agroalimentario podrán mejorar la vida de millones de personas, fomentando la integración y asegurando que ninguna mujer, hombre, niño, niña o adulto mayor tenga que pasar un día más con hambre en América Latina y el Caribe.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código