generación eléctrica

Energías verdes calientan motores

Alrededor de 30 solicitudes para generar energía a base de viento y luz solar reposan en la Asep. Combinados, generarían 780 megavatios.

La crisis energética de mayo pasado, provocada por la llegada tardía de la estación lluviosa, que obligó a realizar recortes de electricidad, dejó algo claro: Panamá necesita diversificar su matriz energética para no depender en un 60% de la energía hidroeléctrica, como ocurre en la actualidad.

Con la demanda energética, que aumenta a una tasa anual de 6%, los economistas han señalado que es importante incrementar la generación con diferentes fuentes para atender la necesidad de energía del país.

Los primeros pasos para inclinar la balanza ya están dados. En 2014 debe entrar en operación el primer parque eólico que está ubicado en Penonomé, provincia de Coclé, y que tiene capacidad para generar 220 megavatios. Sin embargo, este no es el único que entrará en operación. Cuatro proyectos, dos en la provincia de Coclé, y el resto en Veraguas, ya cuentan con una licencia definitiva por parte de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep). Se calcula una capacidad instalada de 530 megavatios.

Además, hay otros 13 proyectos que están negociando el uso de la tierra para instalar sus equipos y el financiamiento.

El 14 de noviembre, la Empresa de Trasmisión Eléctrica, S.A. (Etesa) realizará la segunda subasta para contratar energía generada por el viento.

Fernando Vargas, jefe de la Unidad de Gestión Ambiental de la Asep, señaló que, a diferencia de la primera licitación, que se la ganó la empresa Unión Eólica Panameña, ahora podrán participar compañías con licencias definitiva y provisional. “La licitación es para comprar energía entre 2019 y 2033, así que las compañías tendrían hasta seis años para terminar sus proyectos”, indicó.

Pero los inversionistas no solo quieren sacar provecho a la fuerza del viento, sino que han visto en la energía solar un campo fértil, interés que ha crecido con la aprobación de leyes que incentivan el uso de esta tecnología en el país.

La Ley 37 de 10 de junio de 2013 estableció la exoneración de impuestos y créditos fiscales para las empresas que participen en este mercado, mientras que la Secretaría Nacional de Energía dictó normas donde se establece que a partir de 2018 se realizarán contratos por 20 años con las compañías de energía solar.

En la Asep hay registrados proyectos solares con una capacidad de 300 megavatios. El más avanzado es el parque que construye la Empresa de Generación Eléctrica (Egesa), en Sarigua, provincia de Herrera, proyecto que debe generar 2.4 megavatios a finales de año.

Un segmento que ha llamado la atención de los inversionistas es el de autoconsumo, donde la compañía generadora produce energía para un cliente en particular. En este sentido, la empresa Solar 21 firmó un convenio con la Universidad de Panamá para construir una planta de 40 megavatios que suministraría energía a las instalaciones de esa casa de estudios.

El jefe de la Unidad de Gestión Ambiental de la Asep señaló que la legislación permite que compañías de energía solar brinden sus servicios a grandes y pequeños clientes, incluso a residencias. Empresarios ligados al sector señalaron que las reglas para ingresar al mercado son claras, pero advierten de que el sistema bancario panameño todavía mantiene dudas al momento de financiar proyectos de energías alternativas.

Calor y metano

El ingenio humano ha hecho posible desarrollar tecnologías que permiten aprovechar fuentes de energía alternativa, como es el caso del calor de la tierra y el gas metano producido por la descomposición de los desechos sólidos.

Aunque están en una etapa incipiente, en el país ya se trabaja en dos proyectos que utilizarían estas energías para producir electricidad.

En la provincia de Chiriquí, la empresa canadiense Centram Geothermal realiza los estudios de factibilidad para instalar una central geotérmica en la zona de Hato Volcán, en el corregimiento de Volcán.

Por su parte, la compañía Urbalia, administradora del vertedero ubicado en cerro Patacón, obtuvo una licencia provisional para desarrollar una generadora a base de gas metano. El proyecto está en la etapa de factibilidad y de concretarse tendría una capacidad de 10 megavatios.

Aunque todavía falta un largo camino para reducir la dependencia de la energía hídrica, y más de los combustibles fósiles, lo cierto es que las fuentes alternas se están abriendo camino en un mercado energético que funciona con un margen estrecho de operación, que ante la más mínima carencia de lluvias hace temblar a la economía, como pasó a inicios de año.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código