Recursos marinos en peligro

Futuro incierto para la pesca

Científicos marinos han advertido de la fuerte explotación pesquera, que podría acabar con los inventarios marinos.

La pesca marítima como la conocemos podría ver su fin en menos de 50 años si no se toman pasos importantes para reducir el impacto humano sobre los océanos.

Esto no significa el fin de la producción pesquera, ya que existen tecnologías avanzadas de piscicultura, pero representaría un impacto fuerte en la economía global y la de Panamá.

El sombrío pronóstico fue anunciado en un estudio producido por la Asociación Americana para la Promoción de las Ciencias, una de las organizaciones internacionales científicas más relevantes, a través de su publicación Science.

Adicionalmente, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha reportado que alrededor del 70% de las pesquerías del mundo están operando ya sea a su mayor capacidad o en exceso.

Esta fuerte explotación del recurso marino está generando una presión negativa sobre los inventarios de peces en los océanos.

Según reporta la revista National Geographic, alrededor del 29% de las especies que los humanos consumen ya han colapsado a niveles que impiden una pesca sostenible.

Debido a la complejidad del ecosistema marino, la reducción en los inventarios de peces en los océanos tiene secuelas importantes que podrían acelerar la situación.

Las investigaciones apuntan a una correlación entre la explotación pesquera y la aparición de zonas muertas y brotes de algas tóxicas que culminan en mareas rojas, que afectan negativamente a la población de peces en las costas.

Esto lleva a industrias y comunidades pesqueras a dirigirse hacia mar adentro de forma constante, afectando las reservas mundiales del producto marino.

Hoy, los buques disponen de enormes redes que arrastran a lo largo del lecho marino para poder atrapar especies que viven en las profundidades del mar.

Kevin Hassett, director de estudios de políticas económicas del American Enterprise Institute, calificó la práctica en una entrevista reciente con el Washington Post, indicando que “lo que hacen allá afuera es más como minería que pesca”.

De hecho, la profundidad de la pesca ha incrementado de forma exponencial. En la década de 1950, el promedio de profundidad de pesca era de 149 metros. Hoy ronda los 519 metros, un aumento de 248%.

Similarmente, entre la década de 1950 y ahora, la producción mundial pesquera ha aumentado de forma masiva, desde los 19 millones de toneladas hasta los 87 millones de toneladas anuales.

La imagen de barcos pesqueros flotando pacíficamente en los océanos es reemplazada por fábricas marinas que constantemente incrementan sus viajes mar adentro para atrapar una población en retroceso.

El impacto económico no puede ser ignorado y pone en situación conflictiva a una industria que genera más de 80 mil millones de dólares anuales mundialmente, pero que paradójicamente está extinguiendo su recurso primario.

La tendencia no es completamente pesimista, ya que aún hay tiempo para cambiar e incluso revertir el rumbo, pero necesita de un importante empuje institucional.

Estados Unidos, por ejemplo, ha logrado disminuir la explotación mediante la implementación de cuotas y una política fuerte contra la pesca ilegal. En 2011 experimentó un auge en la población disponible de peces.

Un estudio de seguimiento, también publicado por Science, explica que se necesita un esfuerzo global, ya que 63% de los inventarios de peces en los océanos del mundo necesita ser reconstruido.

Cambios en la ARAP

En Panamá la situación de la pesca es fundamentalmente compleja, ya que se debe balancear la competitividad de este sector con los requisitos ambientales para prevenir una explotación abusiva de los mares.

La Comisión Europea nombró a Panamá en un reporte a finales del año pasado como uno de los países que no ha logrado cumplir con la ejecución de medidas para prevenir la pesca ilegal.

Como respuesta a la situación actual, la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) ha elaborado una propuesta legal para actualizar el régimen de políticas públicas locales.

“Nuestra vigente Ley de Pesca data de hace más de 60 años y se hace urgente y apremiante actualizarla”, argumentó el director de la ARAP, Giovanni Lauri, en un comunicado de esta entidad.

El texto del proyecto de ley otorga a la ARAP facultades amplias para designar zonas de reserva y limitar la extracción de recursos marítimos “por razones de interés nacional en la conservación de las especies”.

Quedará en manos institucionales que estas políticas surtan sus efectos de precaución, ya que la experiencia de otros países ha revelado que estas normas muchas veces se ven diluidas por presiones de grupos de interés.

Alfonso Acosta

PERFIL DE LA PESCA MODERNA

70%

o más de las pesquerías del mundo están operando a capacidad o superior.

30

mil pescadores hay en Panamá.

80

mil millones de dólares anuales son generados por la industria mundialmente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código