ESTRATEGIA

GE apuesta por la región

La multinacional tiene en Panamá su sede regional para América Central y el Caribe, y entrena en el país a buena parte de sus ingenieros.
Reinaldo García fue uno de los ponentes en el Foro Económico Mundial sobre América Latina que se celebró esta semana en Panamá. Participó en una sesión sobre la importancia de elevar la inversión en infraestructuras y de impulsar las asociaciones entre el Estado y la empresa privada. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez. Reinaldo García fue uno de los ponentes en el Foro Económico Mundial sobre América Latina que se celebró esta semana en Panamá. Participó en una sesión sobre la importancia de elevar la inversión en infraestructuras y de impulsar las asociaciones entre el Estado y la empresa privada. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez.
Reinaldo García fue uno de los ponentes en el Foro Económico Mundial sobre América Latina que se celebró esta semana en Panamá. Participó en una sesión sobre la importancia de elevar la inversión en infraestructuras y de impulsar las asociaciones entre el Estado y la empresa privada. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez.

General Electric (GE) es una de esas compañías verdaderamente globales. Tanto por su presencia geográfica como por la variedad de sectores en los que trabaja. Tiene operaciones en 150 países y emplea a cerca de 300 mil personas. Sus desarrollos tecnológicos van desde el diseño de una bombilla hasta equipos médicos o motores de avión.

A propósito del Foro Económico Mundial sobre América Latina, Reinaldo García, presidente y CEO de GE para América Latina, visitó Panamá y concedió una entrevista a La Prensa.

¿Qué balance hacen de la presencia de GE en América Latina?

Estamos presentes en América Latina desde México a Argentina por más de 100 años, tenemos 22 mil empleados en este mercado y participamos en diferentes tipos de infraestructuras. GE es la empresa de infraestructuras más grande del mundo. Participamos en los sectores de agua, electricidad, aviación, locomotoras, cuidados de salud, iluminación pública y servicios financieros. Todos estos negocios están presentes en la región y hemos tenido una tasa de crecimiento de doble dígito en los últimos años.

Algunos de los sectores que usted mencionó, como agua, salud o energía son aquellos en los que hace falta una fuerte inversión...

Queda mucho por hacer, pero se ha hecho bastante. La infraestructura es necesaria para satisfacer una necesidad social y ayuda a la economía a ser más productiva. Está en función del tamaño de la geografía, el número de personas y el desarrollo económico. América Latina es muy grande. Hay 600 millones de personas y una clase media en aumento. Ha estado creciendo a un buen ritmo. Si uno no hace algo en infraestructura este año, esa necesidad se va acumulando a través de los años. Mientras más se espere, habrá más que hacer.

En el Foro Económico Mundial sobre América Latina se habló de la necesidad de impulsar las asociaciones público-privadas, porque cada uno de estos sectores por sí mismo no sería capaz de satisfacer ese déficit existente. En esta relación, ¿cuál sería el papel de la empresa privada?

Si solamente hablamos de uno o dos proyectos, el sector público los puede ejecutar, pero si estamos hablando de cientos de proyectos no hay forma de que lo puedan ejecutar solamente en el sector público. Hay que dividir el trabajo. El sector privado tiene un papel determinante. Lo importante son las reglas que se implementen. Las asociaciones público-privadas pueden ser muy útiles, pero el modelo tiene que balancearse con los retornos.

Uno de los roles del sector privado podría ser proporcionar ideas acerca de proyectos, además de desarrollar y administrar proyectos. Los roles tienen que ser claros y consistentes. En los países que inician asociaciones público-privadas, los primeros proyectos no son exitosos. Muchos ni siquiera arrancan porque las expectativas no son equilibradas. Los primeros proyectos tienden a poner el riesgo de un lado o del otro. Poco a poco, todas las partes han entendido que debe haber un equilibrio y que los roles deben adaptarse a las diferentes realidades que permitan que el proyecto sea viable, que atraiga interés y que tenga un mejor resultado.

Ha habido modelos que han estado funcionando, como en Reino Unido, donde por décadas han desarrollado buenos modelos, donde hay equilibrio entre el riesgo y el retorno. Pero no hay un solo libro escrito. Lo esencial es que se deben tener regulaciones claras, consistentes y un buen equilibro entre el riesgo y el retorno.

¿Las reglas en América Latina son claras?

Están en evolución. Si se piensa en asociaciones público-privadas en el área de servicios de salud, hay países como México, Chile y Brasil que están iniciando la promoción de este modelo. Algunos proyectos que no fueron a ningún lado hace tres o cuatro años se afinaron y ahora están empezando a atraer interés.

Algunas veces hay diferencia entre asociación público-privada y concesiones. En Panamá tenemos un buen ejemplo en el sector logístico. Antes todos los países de América Latina tenían su propia aerolínea. Ahora se ha privatizado y se vuela mejor que hace 20 años. Tenemos más vuelos, más orientados al cliente, mejores inversiones en los aeropuertos. Hay varias historias de éxito.

Hay ciertos sectores en los que estas asociaciones son más sensitivas, como la salud o el agua, que cubren necesidades básicas de la población. En muchos casos, el modelo es calificado como una privatización...

Al final del día uno quiere a las mejores personas haciendo lo que mejor saben hacer. Yo veo que en el sector de la salud, en algunas partes del mundo, hay un buen balance entre el sector público y el privado.

Lo que creo realmente es que hay tanto trabajo que hacer, que cualquiera de estos dos sectores no puede hacerlo solo. Se requiere una combinación. Nuestros países aprenderán que las buenas asociaciones entre los dos sectores son necesarias para hacerlo. Lo he visto en muchos países.

¿De todos los segmentos en los que tiene presencia GE, cuáles son los más fuertes en América Latina?

Latinoamérica es la región más equilibrada de todas en este sentido. Tenemos un gran sector de gas y crudo. El área de gas es importante, igualmente la generación de energía. Este segmento crecerá rápidamente, ya que la región está desarrollándose y la necesidad de energía crece más que el producto interno bruto.

Ha sido una región en la que la energía hidroeléctrica es la fuente principal, pero a medida que se avanza se va diversificando por razones económicas y de seguridad.

En la parte de distribución eléctrica también hay un gran mercado.

En el área de salud hay cientos de millones de personas y a medida que la población envejece hay más necesidades.

En el área de transporte y ferrocarriles, para ser un continente tan grande no tiene un sistema ferroviario desarrollado. Actividades como la minería y la agricultura requieren un sistema ferroviario bien desarrollado para distribuir.

En negocios más tradicionales como la iluminación, hay un renacimiento de este mercado con la aplicación de la tecnología Led en la iluminación pública para hacer un uso más eficiente de la energía. El ahorro es de hasta un 20% en energía.

No tenemos un sector que domine al otro. Todos son importantes.

Panamá es un mercado pequeño pero es utilizado como plataforma. GE estableció una sede regional en el país ¿Han visto la posibilidad de expandir estos servicios?

Las oficinas centrales para Centroamérica y el Caribe están en Panamá. Tenemos además un centro de entrenamiento en tecnologías del sector de la salud. Traemos a nuestros ingenieros a formarse aquí en Panamá. Continuaremos ubicando más profesionales en Panamá para que brinden servicio a la región.

Así es como vemos a Panamá, es un hub muy importante para Centroamérica y el Caribe y hasta cierto punto para la parte noreste de Sudamérica.

Pero también es un mercado. En generación de energía, con el Canal de Panamá, hay posibilidades de participar en el mercado, con los puertos, la aerolínea. No es solo un lugar donde vemos una base, también es un mercado al que podemos vender tecnología.

La falta de personal cualificado es uno de los obstáculos para el crecimiento de las empresas en Panamá. ¿La situación es común a toda América Latina?

Sí, en todo el continente. Necesitamos más gente técnica, más ingenieros. Latinoamérica podría triplicar el número de ingenieros y todavía necesitaría más.

Cada año hay productos que se renuevan y nuestros técnicos para reparar estos equipos tienen que estar continuamente recibiendo entrenamiento. Hacemos este entrenamiento en pocos lugares en el mundo. En el caso de Latinoamérica, hemos escogido Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código