VENTANA FISCAL

ITBMS en nuevas obras

OPINIÓN

En no pocas ocasiones hemos observado que existe confusión en el correcto manejo del impuesto a la transferencia de bienes corporales muebles y a los servicios (ITBMS), el impuesto más conflictivo y hasta peligroso en su cumplimiento. Ello se debe a las dudas y malas interpretaciones tanto del sector privado como en el mismo sector oficial encargado de hacer cumplir sus normas. Al final del túnel están las sanciones por defraudación y por la falta o contravención que se imponen por incumplimiento (desde el mal manejo del mismo, hasta por el simple hecho de no hacer).

La construcción ha sido el escenario ideal para las confusiones, desde abril de 2003 cuando este servicio quedó bajo el paraguas del ITBMS con la reforma fiscal del año 2002.

Para mejor comprensión tengamos presente que la norma correspondiente (Parágrafo 1 del artículo 1057-V del Código Fiscal) señala que queda comprendido dentro del ITBMS el concepto de prestación de servicios operaciones tales como:

1. La realización de obras con o sin entrega de materiales.

2. Las intermediaciones en general.

Dejando a un lado a los constructores, que de por sí son contribuyentes del ITBMS, los desarrolladores o dueños de proyectos inmobiliarios, en su calidad de promotores, son afectados por este impuesto por el servicio y los materiales que adquieren durante el período de construcción, cuando todavía no son contribuyentes del ITBMS. Este impuesto, incurrido en el tiempo de construcción, es un costo más de la obra.

Si el promotor a que hacemos referencia resuelve mantener todo o parte de las obras construidas para arrendarlas generando ingresos sujetos al ITBMS, tan pronto se convierta en contribuyente del ITBMS podrá tomar el monto incurrido desde ese momento como crédito dentro del proceso contable del mismo. No antes.

Refuerzo la opinión con lo que atinadamente señala el artículo 50 del Decreto Ejecutivo 170 de 1993 (Valor sobre el cual se calcula la depreciación) cuando hace referencia a “los activos construidos por o para el contribuyente”. Para evitar confusiones copio textualmente la parte del mismo artículo que sirve de base a lo que hemos expresado: “los importes capitalizados deben incluir el costo de las unidades completas adquiridas mediante compra, el costo de los materiales de construcción utilizados, los costos de mano de obra y prestaciones sociales y los costos indirectos que le fueren aplicables, tales como el diseño, la inspección, los impuestos, los intereses ocasionados por préstamos obtenidos específicamente para ese fin y en que se incurra durante el período efectivo de la construcción y hasta el momento en que el activo esté en condiciones de entrar en servicio”.

En resumen, el ITBMS incurrido durante el período de construcción no es un crédito fiscal. Simplemente es parte del costo de la obra, independientemente de que con la tarifa especial del literal a) del artículo 701 del Código Fiscal los costos han perdido cierta importancia, pues el ISR se calcula y paga en base al precio de venta.

Pretender utilizar el ITBMS de los servicios y materiales adquiridos durante la construcción, como crédito a futuras obligaciones, confirma la teoría que dice que cuando de impuestos se trata se busca toda clase de fórmulas para obtener el máximo beneficio. Si bien es un derecho, este debe enmarcarse dentro de los parámetros de las leyes. La mejor opción es contratar a especialistas serios en la materia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código