VENTANA FISCAL

Infracciones y sanciones fiscales

Infracciones y sanciones fiscales Infracciones y sanciones fiscales
Infracciones y sanciones fiscales

Osvaldo Lau C.

OPINIÓN

Las infracciones cometidas en el área de los impuestos son delitos que se cometen en contra del Estado (que somos y nos afectan a todos), violando las normas tributarias que estamos obligados a pagar según sean nuestros ingresos, consumo o patrimonio.

Solamente beneficia a sus autores, en detrimento de las arcas del Estado y de los programas del gobierno de turno como brazo ejecutor de los mismos.

Existe una fuerte impresión de que la venialidad de las sanciones por infracciones tributarias propicia su cometido. En efecto, son sanciones que pertenecen a un pasado fuera de contexto y que dan margen a correr riesgos, según lo demuestran las reiteradas acciones de los infractores, que además se apoyan en una débil vigilancia fiscal, en la histórica cultura de rechazo a los impuestos, en los ejemplos públicos de corrupción sin castigo y en la ausencia de penas ejemplares. Para confirmar las leves sanciones hagamos un recorrido por las normas fiscales sobre el tema en estudio.

Empecemos con la morosidad. Los impuestos no pagados dentro de sus respectivos plazos legales ocasionan al deudor un recargo de 10% e intereses por morosidad calculados con la tasa de referencia del mercado que ha de indicar anualmente la Superintendencia de Bancos, fijada en atención a la tasa cobrada por los bancos comerciales locales durante los seis meses anteriores en financiamientos comerciales, más dos puntos porcentuales. La morosidad se asemeja a un préstamo con tasa de interés superior a la del mercado, pero con la posibilidad de no pagarse (capital, recargos e intereses), al prescribir el derecho del fisco a cobrar el impuesto. Todo en contra del Estado (que somos y nos afecta a todos). Lo peor del asunto es que existen morosos profesionales por sus reiteradas acciones.

En cuanto al impuesto sobre la renta (ISR), aunque las infracciones son diversas, las sanciones son iguales; además, le queda a la administración fiscal probar la existencia de la “intención” de defraudar al fisco nacional para poder procesar la defraudación fiscal, y que al final se sancionará con multa entre 5 y 10 veces el impuesto defraudado o arresto de un mes a un año, o de dos a cinco años en casos muy específicos. Cuando el contribuyente o responsable tenga un cómplice, padrino o encubridor, la pena será dividida por partes iguales. Eso se llama solidaridad, pero que nunca se ha concretado.

Luego tenemos las infracciones en el impuesto de inmuebles, que fueron definidas como defraudación fiscal e introducidas con la Ley 49 de 2009, según la cual deberán ser sancionadas por la Dirección General de Ingresos con multa no menor de 5 veces ni mayor de 10 veces la suma defraudada o con pena de prisión de dos a cinco años, siempre que se pueda comprobar la intención de defraudar.

En cuanto al impuesto a la transferencia de bienes corporales muebles y a la prestación de servicios (ITBMS), la defraudación fiscal se sanciona con multa no menor de 5 veces ni mayor de 10 veces la suma defraudada, o pena de arresto de dos a cinco años.

Lo curioso del caso es que existe como causa de defraudación la simple percepción o retención del impuesto en caso de que no se “declare o entregue a las autoridades fiscales, dentro del plazo señalado”. Sin comentarios.

En relación a la expedición del paz y salvo nacional, toda persona, funcionario público o particular, que viole las normas incurre en multa de 1,000 a 5 mil dólares, más las sanciones penales que correspondan.

Por otro lado, toda persona, natural o jurídica, que realice operaciones exteriores exentas y no presente a la autoridad fiscal los informes y documentos relacionados con su actividad que le sean requeridos, serán acreedores a una multa de 1,000 a 50 mil dólares.

Aunque existen otras sanciones en el CF de Panamá, tal parece que se les ha perdido el miedo ante la venialidad de ellas y la falta de aplicación ejemplar.

En el ITBMS, por ejemplo, la defraudación fiscal anual se estima en varios cientos de millones de dólares al año, pero poco se ha hecho para evitar el fraude fiscal.

El relajo se acabará cuando la DGI impute cargos y procese a alguien por defraudación fiscal. Solo así se acabará el juego del gato y el ratón.

CÁPSULA FISCAL

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código