LUNES CON EL PIE DERECHO

LUNES CON EL PIE DERECHO: ¿Por qué fracasan los nuevos negocios?

Xi Jinping en la apertura de la cumbre de APEC. XINHUA/ Wang Jianhua. Xi Jinping en la apertura de la cumbre de APEC. XINHUA/ Wang Jianhua.
Xi Jinping en la apertura de la cumbre de APEC. XINHUA/ Wang Jianhua.

OPINIÓN

En 1900, Kodak vendió la primera cámara personal llamada la “Brownie”, la que popularizó el concepto del snapshot o foto instantánea porque por primera vez era fácil tomar una foto cándida en donde sea que estuvieras. En 1975, la Kodak desarrolló la tecnología para las cámaras digitales. Aunque el invento fue revolucionario, la compañía no lo impulsó al mercado como lo había hecho casi un siglo antes con la “Brownie”. El invento de la cámara digital fue descartado por miedo a que interfiriera con el negocio central de venta e impresión de rollos fotográficos.

Resistiéndose al cambio que estaba sufriendo la industria fotográfica, Kodak no aprovechó el boom de las cámaras digitales. Aunque todavía usamos frases coloquiales como “Momentos Kodak”, esta compañía perdió su posición como referente de negocios y de fotografía en el mercado. Ahora cuando pensamos en tomar fotos, se nos vienen a la mente las cámaras insertadas en los celulares y las aplicaciones como “Instagram”.

Esta historia de auge y declive no es exclusiva de la Kodak. Muchas otras compañías famosas de la historia no sostuvieron el éxito que una vez habían logrado. Aunque las razones por las cuales fracasa un negocio antiguo son muy distintas a las razones por las cuales fracasa un negocio nuevo, analizar ambos tipos de razones nos puede ayudar a diseñar nuestra estrategia de longevidad para nuestro negocio, desde un inicio.

Este ejemplo de Kodak nos da luces a un error que comúnmente cometen las grandes compañías: aferrarse a su éxito pasado al punto que conspira en contra de su éxito futuro. A través de los años, las compañías grandes solidifican sus procesos administrativos y los convierten en burocracia. Sus reglas, cada vez tienen menos sentido con el estado actual de su fuerza laboral y, sus productos son fósiles de ofertas que en algún momento les llamaron la atención a sus consumidores. Si un negocio no responde a los siempre cambiantes comportamientos del mercado, fracasa.

En cambio, un negocio nuevo puede fracasar exactamente por lo opuesto. Las nuevas compañías muchas veces carecen de una estructura compuesta por procesos administrativos que le dan orden y mantienen el negocio con vida. Aunque a una compañía nueva y pequeña se le facilita reinventarse, la falta de procesos entorpecen su crecimiento. La razón No.1 por la cual fracasan los startups son problemas de flujo de caja: quedarse sin dinero. Aún con montones de creatividad en diseño, mercadeo y dinámica de equipo, son los procesos administrativos los que velan porque la estructura de ingresos sea mayor que la estructura de costos. Solo un sistema estable puede absorber una innovación para ponerla en práctica de manera eficiente.

El problema, es que muchas veces los emprendedores no queremos medir. No queremos rendir cuentas. No queremos que el incluir todos los detalles contables en Excel interrumpa el desarrollo creativo de nuestro factor diferenciador. Pero debemos recordar que sin procesos, se nos acaba el dinero, y sin dinero, no hay negocio dentro del cual podamos ser creativos. Emprender es un acto de balance. Debemos balancear entre la creatividad que le inyectamos al negocio y la disciplina con la cual lo corremos. Los errores de las compañías nuevas y antiguas nos enseñan que debemos crear un sistema estable, pero abierto al cambio. Necesitamos diseñar un sistema de procesos eficientes, pero cuidando que uno de esos procesos siempre sea identificar cuándo necesitamos una actualización.

Sin importar cuántos cumpleaños haya tenido tu negocio, pregúntate: ¿Qué procesos tengo establecidos? ¿Cuáles me hacen falta por establecer? Pero también pregúntate: ¿Estoy ofreciendo algo maravilloso a mis clientes? Y sino, ¿cómo puedo volverlo maravilloso? Mezcla en tu negocio la combinación fantástica de creatividad y disciplina. Nos toca ponernos las pilas para crear reglas pero dejando siempre un pequeño espacio para crear magia.

PD.: Comparto este artículo una semana después de mi cumpleaños No.26, porque esta fue una lección que vine a aprender ahora, finalmente. Se lo dedico a todas las personas con talento que quieren impactar el mundo, para que no sea que por miedo a las reglas, a la rendición de cuentas ni al Excel, que nos quedemos sin ver sus creaciones. ¡Celebren los cumpleaños de sus negocios haciendo los ajustes necesarios para que cumplan muchos más!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código