LAs BARDAS DEL VECINO

Maduro y el legado de Hugo Chávez

Las decisiones de política del gobierno de Hugo Chávez han resultado ser insostenibles para su sucesor, Nicolás Maduro, que enfrenta una galopante inflación y el descontento popular.

Venezuela fue alguna vez la joya del sueño de liberación americana de Simón Bolívar. Hoy, lisiada por una inflación anual de 49.4%, una agudizada crisis política y una epidemia general de desabastecimiento, tienen validez las palabras del libertador cerca de su muerte en 1830: “Todos aquellos que sirvieron a la Revolución han arado en el mar”.

La crisis que experimenta el país se ha visto intensificada recientemente por la ausencia física de su autor ideológico, el carismático populista Hugo Chávez, cuya persona y mito dominó la vida del pueblo venezolano desde 1999 hasta su muerte, en marzo de este año.

Nicolás Maduro, el sustituto de Chávez, ha adoptado las mismas tendencias histriónicas y populistas del fallecido líder al llegar al poder este año. Y las severas distorsiones económicas causadas por el Gobierno han generado una realidad casi absurda en ese país.

Ciudadanos deben hacer largas filas para conseguir alimentos y combustible, además de mentir sobre viajes y arriesgar ser arrestados para obtener divisas extranjeras en la cual refugiarse del embate de la inflación.

Muchos de estos han optado por migrar a naciones cercanas. Panamá es anfitrión de más de 50 mil venezolanos que se han integrado a la economía y cuyos fondos han aportado una importante inyección de liquidez.

Por el otro lado, los millones de venezolanos que no pueden extirpar sus raíces y buscar nuevas tierras deben enfrentarse a una realidad cada día más estresante.

Algo tan sencillo como ir de compras por comida, aquejado quizás por largas filas, es una odisea y un riesgo de seguridad en la nación venezolana.

Escribiendo para El País desde Venezuela, Alfredo Meza reporta que el Gobierno ya ha militarizado de forma completa los supermercados. Las compras de alimentos y productos de necesidades básicas son controladas, monitoreadas y procesadas por agentes militares del gobierno chavista.

Maduro niega que haya perdido el control de la situación económica de su país, mientras culpa a la “burguesía” del desabastecimiento.

Los empresarios, en tanto, dejan de producir ante el control de precios, la escasez de reglas comerciales claras y la falta de seguridad jurídica.

La consecuencia ha sido profundizar los mercados negros y remover productos básicos de los estantes de los supermercados. El Banco Central de Venezuela emitió un reporte donde indica que apenas esta última semana de octubre, 17 productos básicos sufrían desabastecimientos de hasta 40%.

EL ORIGEN DEL CAOS

Meza comenta que el origen de la situación actual no es una guerra económica, sino un resultado previsible de las políticas de mercado de Chávez.

Antes de su muerte, el líder venezolano empujó una ley de trabajo que obligaba dos días continuos de descanso y un máximo de 40 horas laborales a la semana.

En vez de producir una mejora en el descanso laboral, la amplitud de la ley impidió la existencia de acuerdos privados que permitían a personas trabajar en destiempo.

Los gerentes de los supermercados reaccionaron economizando y ajustando sus estrategias comerciales, cerrando dos días a la semana y cambiando sus horarios de atención. Esto ha afectado severamente a los consumidores, que no logran abastecerse. En una cómica contradicción, el gobierno de Maduro también creó nuevos horarios de fin de semana que corren en contra de la ley laboral para mantener a los puertos funcionando y moviendo carga hacia los supermercados desabastecidos.

Los consumidores demuestran preocupación, agrega Meza, y temen por una Navidad precaria. Muchos deben ir a cinco o seis tiendas para completar sus compras, a veces deben hasta pelear. El país reporta desabastecimientos de productos tan básicos como el azúcar, la harina de trigo y de maíz, la leche en polvo y el papel higiénico.

El desabastecimiento también ha afectado al mercado eléctrico. El país, rico en petróleo, ha sufrido de apagones masivos, que han afectado hasta un 70% de su territorio.

LA SALIDA DEL DÓLAR

La fuga de capitales del país, en particular del dólar, ha causado problemas en la compra de bienes de otros países y retrasa las entregas de nuevos productos en los puertos.

El Gobierno ha tenido que recurrir a un nuevo sistema estatal que venderá $900 millones semanalmente a través de un mecanismo de subasta para abastecer el mercado local de divisas.

Este factor de inestabilidad se ha visto aún más empujado por el hecho de que el Gobierno venezolano depende de sus exportaciones de petróleo a través de la estatal Petróleos de Venezuela, S.A. para financiar sus gastos, en vez de depender de los impuestos de la base ciudadana.

Esto aleja al Estado de las necesidades y las realidades financieras de los venezolanos y lleva al país a una situación que muchos economistas denominan “la maldición de los recursos”, donde una abundancia de materia prima lleva a bajos niveles de crecimiento e instituciones corruptas.

El aumento en los gastos del Gobierno venezolano se pone en contradicción a los sentimientos del mismo Bolívar, que en su carta de Jamaica advirtió que “un Estado muy caro en sí mismo o en virtud de sus dependencias, caerá eventualmente a la ruina y su gobierno libre será transformado en tiranía”.

La situación de capital ha llegado a tal nivel, que la BBC ha reportado que “el Gobierno venezolano anunció que implementará lectores de huellas digitales en los puestos de control fronterizos”.

El propósito de esta medida dracónica es atacar el turismo cambiario, una estafa diseñada por los consumidores de Venezuela para obtener dólares. Debido al control de cambios, los venezolanos han recurrido a comprar boletos de aviones, que luego no usan, para obtener un cupo de compra de dólares y poder soltar los bolívares fuertes por una moneda más estable.

Esta inestabilidad ha llevado a un gobierno cada vez más paranoico. Según The Washington Post, Maduro no solo ha expulsado a diplomáticos estadounidenses, sino que ha alegado que las penurias de su país son el resultado de una conspiración secreta para removerlo del poder.

EL COSTO DE LA VIDA

El gasto de la riqueza no es sinónimo de prosperidad. Usualmente la introducción de grandes cantidades de dinero en una economía genera efectos de inflación. Venezuela está sufriendo de una enorme inyección de fondos por parte de su Gobierno, que busca normalizar la situación económica.

Efe reporta que tan solo en septiembre, el país experimentó una inflación de 4.4%. Esto significa que en el último año, los venezolanos han visto una inflación acumulada de 49.4%, una tasa históricamente alta, no solo en la historia de ese país, sino en el mundo actual.

Como nota, se debe tomar en cuenta que la inflación es acumulativa, no aditiva. Una inflación de 40% reduce el valor de 100 bolívares fuertes a 60 bolívares el primer año, pero a 36 bolívares el segundo año.

Maduro ha comenzado a recurrir al crédito chino, algo que no ha sentado bien con otros miembros de la cúpula y que podría generar mayor inestabilidad en un futuro cercano.

Es difícil saber qué sucederá con Venezuela, pero una problemática social en alza empujaría a más venezolanos a emigrar a otros países y podría tener serias repercusiones económicas sobre sus vecinos.

DATOS CLAVES DE VENEZUELA

49.7%

Tasa de inflación acumulada en el último año en Venezuela.

70%

Del país quedó sin electricidad en un apagón en el mes de septiembre de 2013.

$90,000

Millones anuales recibe la nación sureña por la exportación de petróleo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código