JÓVENES DE ÉXITO

Mirar y palpar el alma animal

Desde su clínica, Andrés Contreras y Raquel Álvarez realizan operaciones de ortopedia y oftalmología, áreas poco ejercidas en Panamá.
Andrés Contreras y Raquel Álvarez junto a ‘Cee Cee’, una perra pitbull de meses de vida arrollada por un auto. La clínica Pet Club, que ambos médicos veterinarios dirigen, también cuenta con servicio de hospitalización. Andrés Contreras y Raquel Álvarez junto a ‘Cee Cee’, una perra pitbull de meses de vida arrollada por un auto. La clínica Pet Club, que ambos médicos veterinarios dirigen, también cuenta con servicio de hospitalización.

Andrés Contreras y Raquel Álvarez junto a ‘Cee Cee’, una perra pitbull de meses de vida arrollada por un auto. La clínica Pet Club, que ambos médicos veterinarios dirigen, también cuenta con servicio de hospitalización.

En Argentina, Raquel Álvarez practicó en una clínica donde veían cerca de 30 pacientes de oftalmología al día. En Argentina, Raquel Álvarez practicó en una clínica donde veían cerca de 30 pacientes de oftalmología al día.

En Argentina, Raquel Álvarez practicó en una clínica donde veían cerca de 30 pacientes de oftalmología al día.

Andrés Contreras se preparó en España con el veterinario Luis Pérez, con quien también viajó a África. Andrés Contreras se preparó en España con el veterinario Luis Pérez, con quien también viajó a África.

Andrés Contreras se preparó en España con el veterinario Luis Pérez, con quien también viajó a África.

Los ojos de un animal y la mirada detrás de su enfurecimiento logran hablar un idioma tan poderoso que, en el silencio, se halla escondido el ser indefenso a la merced de la compasión o la crueldad del hombre.

‘Cee Cee’, en una mesa de acero helado, es una pitbull y, aunque su tamaño contradice su edad ­apenas de meses de nacida­ no soportó un atropello que la dejó malherida, lo que se refleja en su pata envuelta en una venda de color verde.

Para pertenecer a una raza de aparente reputación agresiva, ‘Cee Cee’ es mansa y dulce; de pelaje negro y matizada de blanco en su hocico de cachorra, fue una de las operaciones que los veterinarios Andrés Contreras y Raquel Álvarez hicieron en Pet Club, la clínica que ambos jóvenes levantaron en 2012 en una vía residencial del corregimiento de Betania.

a su manera

“Desde antes de terminar la universidad, estábamos armando el proyecto”, dice Andrés Contreras sobre Pet Club, que se concretó en 2013.

Tras meses de búsqueda de local, trabajar en clínicas, ser veterinarios independientes, ofrecer servicios de cirugía en ortopedia, sacar números, buscar proveedores y equipos y adecuar el quirófano, la pareja de médicos cortó el listón de su propia clínica un sábado de marzo de 2013.

¿Qué es lo más singular que han operado en esta clínica?

Raquel Álvarez (RA): Una tuerca en el estómago de un perro de raza pincher que vivía en una ferretería y se había comido unas tuercas y una hebilla de correa. Tenía dos semanas con eso adentro.

dos decisiones diferentes

“Ayer, ‘Cee Cee’ estaba distinta completamente. Hoy está más animada”, dice Andrés, de 27 años, quien eligió la ortopedia veterinaria como su método para expresar nobleza, lo que Buda consideraría sobre el trato a los animales.

El antropólogo y científico estadounidense Loren Eiseley consideró que uno no se conoce a sí mismo hasta que atrapa el reflejo de otros ojos que no sean humanos. Sentenciada tal afirmación, pareciera que Raquel Álvarez ha logrado ambas cosas, a sus 26 años.

Raquel —formada en la Universidad de Panamá, la Universidad de Buenos Aires, Argentina, y el Centro de Especialistas Veterinarios de Puerto Rico— afirma ser la única veterinaria que ejerce la oftalmología veterinaria en Panamá.

“A muchos veterinarios, los ojos les dan mucha impresión. Sin embargo, a mí, una lesión me apasiona. Ver la mirada de un perro dice mucho”, afirma la veterinaria, quien agrega que “el 80% de las clínicas veterinarias me envían los casos de oftalmología”.

¿Por cuánto ronda la operación más complicada que realizan?

RA: En oftalmología, la cirugía más cara es la de cataratas y puede rondar los mil 200 dolares un solo ojo.

Andrés Contreras (AC): En ortopedia, una cirugía de columna o fractura ronda entre los 700 y mil 500 dólares.

¿Cuál ha sido el animal más complicado que ha examinado en oftalmología?

RA: Un perezoso al que le tuve que examinar un ojo porque se había caído de un árbol. Tenía una fractura de húmero, que Andrés operó. Habitaba en el Parque Metropolitano.

Andrés Contreras —quien pasó por la Universidad de Panamá, la tutoría del veterinario sevillano Luis Pérez, en España, y el Centro de Especialistas Veterinarios de Puerto Rico— también practica un ejercicio poco usual en el campo de la veterinaria.

¿Podría decirse que se decantaron por la oftalmología y la ortopedia porque no se practican en Panamá?

AC: Hay veterinarios ortopedas en el país. En la Universidad de Panamá hay profesores que lo son. Aunque siempre supe que había, quería hacer algo diferente; algo que se hiciera poco, tratando de hacer los procedimientos más novedosos.

RA: En la universidad me motivaron a que me metiera de lleno, porque en Panamá no hay ningún veterinario que practique la oftalmología. En 2008, me fui a Argentina y estuve en una clínica privada, donde operábamos de tres a cuatro pacientes dos días a la semana.

¿De quién consideran que tendría que ser la labor para que haya más veterinarios oftalmólogos en Panamá?

RA: Tiene que nacer del veterinario. En la universidad se da muy poco de la materia, por lo que vienen estudiantes a aprender. Uno se gradúa de la facultad, después de ahí, busca dedicarse a un animal o una especialidad.

AC: La veterinaria no es igual que hace 10 años, ha cambiado radicalmente. Cada vez habrá más médicos mejor entrenados. La Universidad de Panamá hace la labor que puede, encaminarlos. Eso hace la diferencia. Lo mejor siempre será encaminarse hacia un área.

¿Qué gratificaciones les otorgan sus disciplinas?

AC: Para mí es maravilloso que venga un animal que no puede caminar o con mucho dolor y que pueda volver a jugar, ya que aliviar el dolor se nota mucho en la cara.

RA: Que el perro vuelva a ver; que no tenga dolor, las personas lo agradecen. Se trata más la satisfacción personal que el agradecimiento del paciente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código