Las Minas de Herrera

Mujeres, al mando de una producción

En El Ciprián, un grupo de campesinos formó una cooperativa y encontró la forma de mejorar sus ingresos.
El quintal de semilla de poroto rojo certificado, los productores de Las Minas lo venden a 100 dólares.CORTESÍA El quintal de semilla de poroto rojo certificado, los productores de Las Minas lo venden a 100 dólares.CORTESÍA

El quintal de semilla de poroto rojo certificado, los productores de Las Minas lo venden a 100 dólares.CORTESÍA

Adelaida Pérez, líder de los productores de poroto.LA Adelaida Pérez, líder de los productores de poroto.LA

Adelaida Pérez, líder de los productores de poroto.LA Foto por: Ricardo Iturriaga

Seis campesinas de Las Minas, Herrera, se unieron para trabajar la tierra y proveer a sus familias de hortalizas, y lo que se inició como un trabajo de pequeño alcance, se convirtió en un negocio con vuelo propio.

El espacio de 300 metros cuadrados utilizado para la siembra de ají, tomate, repollo y habichuela, al cabo de un año les pareció pequeño y buscaron asesoría para aumentarlo.

Cinco años después, lo que empezó como una siembra familiar para abastecer sus necesidades alimenticias se convirtió en una nueva forma de lograr ingresos económicos.

Las seis amas de casa conformaron, junto con sus vecinos de Las Minas, la Cooperativa de Producción Campesinos Unidos El Ciprián (Coopcuci).

La agrupación, ahora integrada por 60 asociado entre hombres y mujeres, produce poroto rojo que va directo a un canal de comercialización y es vendido a los mayoristas para luego ser empacado. Además de arroz, café y plátano para el consumo de sus asociados.

Adelaida Pérez, presidenta de la Coopcuci, recuerda que al año de estar trabajando el huerto familiar solicitaron apoyo al Ministerio de Desarrollo Agropecuario, en Herrera, para trabajar en parcelas más grandes.

En ese entonces la agrupación estaba ya integrada por 15 herreranas que se dedicaban a la elaboración de abono orgánico para la venta. La primera producción fue de 400 quintales y la bolsa de abono orgánico se vendió a 8 dólares.

“Esta fue nuestra primera experiencia empresarial y es cuando decidimos buscar asesoría en el Instituto Panameño Autónomo Cooperativo y conformar la cooperativa”, comentó la productora de Las Minas.

Con el capital semilla de mil 500 dólares se compraron los primeros insumos y semillas de poroto rojo. En una extensión de un cuarto de hectárea se cosecharon apenas 25 quintales del grano. “Los rendimientos fueron pocos porque utilizamos semillas de baja calidad. Las semillas de poroto eran las mismas que se compraban en las tiendas para el consumo, lo que provocó que la germinación fuera muy baja”, manifestó Pérez.

La primera cosecha, comenta Adelaida Pérez, se repartió entre los asociados de la cooperativa para el consumo y se buscó asesoría, “porque nuestro objetivo era la comercialización para lograr mejores ingresos en nuestras familias”.

En conjunto con la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) forman parte del programa Semillas para el Desarrollo.

El proyecto implicaba la formación de empresas rurales para la producción de semillas de buena calidad de maíz, frijol, arroz y poroto.

Allan Hruska, oficial técnico de Producción y Protección Vegetal de FAO Mesoamérica, explicó que el pilar fundamental del proyecto Semillas para el desarrollo era crear empresas de pequeños productores que abastezcan a los agricultores del país con semillas de granos básicos de buena calidad.

Este proyecto recibió la asistencia técnica de la FAO, y el material genético fue aprobado por el Comité Nacional de Semillas, y financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

En la primera siembra de poroto con semilla registrada los miembros de la Cooperativa de Producción Campesinos Unidos El Ciprián produjeron 40 quintales de semillas certificadas. El quintal de semilla se vendió a 100 dólares y a los asociados a 70 dólares el quintal.

El éxito del programa es que los asociados al momento de la cosecha deben regresar la misma cantidad de semillas que adquirieron para la siembra. También estas semillas solo se utilizan durante dos ciclos consecutivos y luego se adquieren nuevas variedades. Solo así se garantiza una mejor producción. El grupo de seis campesinas de Las Minas ahora trabaja en una nueva meta: registrar la marca Poroto Rojo El Ciprián, para vender con sello propio su producción.

Agricultura en cifras

15.2

Millones de quintales entre los principales granos básicos (arroz, maíz y poroto) se consumen por año en Panamá.

60

Asociados conforman la Cooperativa de Producción Campesinos Unidos El Ciprián.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código