PLANO URBANO

PLANO URBANO: Aumentos, ¿necesarios o preocupantes?

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204mu8xN9.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204mu8xN9.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204mu8xN9.jpg

OPINIÓN

Este año que ya termina el Gobierno ha dispuesto varios aumentos. Por una parte están los que son representados por la creación de nuevas autoridades, donde directores sin mayores preparaciones académicas son nombrados por siete años y salarios de $10 mil. Difícilmente el gobierno puede justificarlos.

Están los aumentos dados a la Fuerza Pública que aún llamamos Policía, aunque cada vez se nos pintan más como amenazantes militares, especialmente cuando los vemos desfilar con sofisticados armamentos, con inversiones millonarias que nos traen a la memoria terribles visiones de épocas supuestamente superadas. Hay que reconocer que este año las fuerzas especiales lucieron circunspectas y bien portadas; merecen buena nota en su boletín trimestral.

En Colón quedó muy claro que el recuerdo de las actuaciones de la llamada Policía o antimotines, quedará para siempre como un trago muy amargo para la comunidad, especialmente este año, cuando la tropa recibió un aumento por su “eficiencia y dedicación”.

Hay otro aumento que yo no logro entender, ni ninguna persona con quien he comentado el asunto; aumento solo al grupo de “100 a los 70” y algunos centavos a los jubilados. A los primeros se les ha añadido $20, que significa 20% de aumento. Esto lo recibirán mensualmente 90 mil personas, según anunció el periódico, totalizando $108 mil mensuales o $1 millón 296 mil anuales.

La situación de estos afortunados adultos, que antes no recibían nada y un buen día, con afortunada decisión, obtuvieron $100 mensuales y ahora, sin haber hecho nada para merecerlo – solo envejecer – se les aumenta el 20% de su ingreso, comparémosla con los otros señores mayores: los jubilados. Los que trabajaron por muchos años y se jubilaron con un porcentaje de su ingreso. Durante muchos años clamaron por “un ajuste” y efectivamente, sí han recibido incrementos, pero un porcentaje mínimo, aproximadamente una décima parte de lo concedido a los afortunados “100 a los 70”. Me pregunto, si hay justicia entre esos dos ejemplos. Tomo una muestra para comparar: un jubilado recibía en 2012, $371.58 quincenal y ese año empezó a recibir $376.24 o sea 1.15% más, en agosto de este año pasó a obtener $380.90 o 1.23% de aumento. En total ha obtenido 2.38% más, en cambio los felicianos, un 20%.

Pero ya que hablamos de falta de justicia, toquemos el tema de los aumentos por los nuevos avalúos. Hace varios años leí un interesante escrito de alguien que proponía la eliminación total de los impuestos de inmuebles por considerarlo inmoral y confiscatorio para quienes con estancado ingreso no alcanzan para pagar un impuesto en aumento. Este ciudadano comentaba que el impuesto al consumo, lo que aquí llamaríamos el itbms, debería compensar el impuesto al predio porque quien más gasta, es quien más paga.

Alguien me ha asegurado que un funcionario del IDAAN expresó que si hay grupos de jubilados que no pueden pagar un nuevo impuesto, deberán salir de allí, ya que han disfrutado bastante. ¿Qué les parece?

El concepto de la ley de valorización, donde se cobra por obras que favorecen a determinadas propiedades cuando se trata de viviendas de jubilados o de predios subutilizados, el impuesto puede ser pospuesto hasta que haya un nuevo dueño o se dé un uso lucrativo del suelo, como podría ser la instalación de un comercio.

En la danza de los millones en que andamos, donde las obras se pagan hasta por el doble de lo que cuestan, a los del gobierno les parece que todos andan llenos de plata como ellos y pueden pagar cualquier nuevo impuesto.

También me sigue preocupando que no se ponga en acción una necesaria campaña de empoderamiento del Metro por parte de la población que lo utilizará constantemente. Es indispensable que la comunidad más necesitada sienta que este transporte es suyo, para su servicio, y que debe cuidarlo para su propia conveniencia.

Hablando de sicología y su buen empleo para modificar actitudes, es importante atacar el problema del Instituto Nacional. Creo sinceramente que si hay elementos extraños infiltrados deben ser identificados para ser sacados de acción. No entiendo cómo en Panamá no se hace lo de otros países para identificar a los que causan estragos, para no confundirlos con quienes no delinquen.

En esos casos utilizan mangueras con pintura de color que al teñir a quienes se cubren la cabeza, pueden ser identificados cuando la manifestación termine y castigados según decidan o la situación amerite.

Afortunadamente, los cuerdos somos más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código