PLANO URBANO

PLANO URBANO: Barro Blanco, indígenas, Bernal y nuestro alcalde

PLANO URBANO: Barro Blanco, indígenas, Bernal y nuestro alcalde PLANO URBANO: Barro Blanco, indígenas, Bernal y nuestro alcalde
PLANO URBANO: Barro Blanco, indígenas, Bernal y nuestro alcalde

Rodrigo Mejía-Andrión

OPINIÓN

Los directivos de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos que fueron a acompañar a los funcionarios en las reuniones con el grupo de indígenas ngäbe-buglé opuestos a la hidroeléctrica, pudieron comprobar que la represa de Barro Blanco no está ubicada dentro del territorio de la comarca. Como los indígenas siempre buscan la cercanía de los ríos por sus oportunidades de pesca, un buen día, un grupo creciente de ellos decidió instalarse en las riberas del río Tabasará y ahora se quejan de que al llenar la presa construida, “sus ranchos y tierras” serán inundados.

Esas tierras no son de la comarca aunque ellos ahora estén allí, dejémoslo claro.

Como las diferentes etnias se han mantenido desde los tiempos inmemorables dedicados a la pesca y a la agricultura de subsistencia, solo aquellos que desean o logran conservar su independencia se mantienen en sus tierras y los demás seguirán dependiendo de contratos de obra de mano para cosechar café, papa, plátano y bananos, viajando con sus mujeres e hijos, lo que agudiza sus precarias condiciones.

Esa condición de vida es la que debemos cambiar. El cooperativismo es una formidable herramienta para modificar la agricultura de subsistencia a agricultura mecanizada basada en la productividad, lo que facilitaría la permanencia en el sitio, el acopio de pertenencias y el arraigo al suelo, facilitando la educación de los hijos para evitar la repetición de su destino. Brindarles todo el apoyo gubernamental, pero al mismo tiempo hacerles entender que la comarca sigue siendo Panamá.

Me preocupa la posición que próximamente pueda adoptar el Gobierno sobre la represa de Barro Blanco. Ceder ante la presión sería repetir el error cometido ante los transportistas hoy envalentonados. Elegimos un gobierno para gobernar, no para dejarse manejar.

El caso de Miguel Antonio Bernal y la decisión del Consejo Académico de la Universidad de Panamá es aberración que no debió tener cabida en la casa de Méndez Pereira, centro académico supremo para el planteamiento y discusión de todas las ideas y pensamientos del ciudadano. Definitivamente en la pugna García de Paredes vs. Miguel Antonio Bernal, la balanza se inclina hacia el brillante abogado siempre preocupado por los aconteceres ciudadanos. Pase lo que pase el lunes próximo, Bernal será el vencedor y el rector eterno abandonará para siempre la Universidad.

Leo el cuarto número del folleto Urbe que está publicando la Alcaldía (no vi los números anteriores). Me pareció excelente la presentación, su diagramación y la información dada, incluyendo breves clases de español que tanto necesita el pueblo y aun los comentaristas de radio y televisión, además de diputados, algún ministro y miles de profesionales universitarios. Conté 19 actividades diferentes de la Alcaldía.

Antier leí un artículo del alcalde cuyo contenido me pareció vital para Panamá. Está tratando que le traspasen las competencias de todas las actividades de índole local, tales como planificación urbana, recolección de basura, manejo de áreas públicas, vigilancia, corregidurías nocturnas que controlen el exceso de ruido en sitios públicos y privados, construcción de aceras, control ambiental y muchas otras.

Naturalmente estas obligaciones requieren ingresos superiores.

El alcalde nos había informado que el impuesto de inmuebles de la ciudad produce $175 millones anuales y que el Presidente se ha comprometido a asignar esos recursos al Municipio, tal como sucede en el mundo civilizado.

La afortunada decisión de establecer una Dirección de Planificación Municipal y su entrada al Programa de Ciudades Sostenibles del BID permitirá obtener diagnósticos sobre sus avances. También se adelantan estudios importantes sobre el barrio La Exposición que cumplirá pronto su primer siglo, aún con las vías más amplias de la ciudad de Panamá. Es importante haber obtenido la asesoría de la ciudad de Guayaquil, cuyo alcalde está en su cuarto o quinto período porque la comunidad lo exige. Me llevé grata sorpresa al volver a Guayaquil tras 20 años y encontrar otra ciudad llena de amables, preciosos, impecables y seguros espacios públicos, con excelente nomenclatura y moderno sistema de transporte bien administrado. Guayaquil y Medellín compiten como ciudades admirables.

Volviendo al tema de la planificación municipal, siento que por fin la ciudad cuenta con un alcalde que siempre ha demostrado su convencimiento de la máxima importancia de la planificación urbana, como pude comprobar en el año 2002 cuando lo acompañé por meses en los estudios de reformas a la Ley de Propiedad Horizontal. Considero que lo que sí le falta al Municipio es una comisión asesora ad honorem de planificación urbana conformada por ciudadanos conocedores del asunto, de diferentes edades. No creo que necesiten pagar dietas para encontrar profesionales dispuestos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código