Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

PLANO URBANO

PLANO URBANO: ¿Otra licitación amañada?

PLANO URBANO: ¿Otra licitación amañada? PLANO URBANO: ¿Otra licitación amañada?
PLANO URBANO: ¿Otra licitación amañada?

Rodrigo Mejía-Andrión

OPINIÓN

Creí que esto no sucedería más, que eran cosas del gobierno anterior, no de este, pero siguen apareciendo los ungidos, los preferidos de palacio, los intocables, como un legado del expresidente que vegeta en el exterior. En este caso, es el mimo ungido quien repite. Deben ser muy fuertes los lazos forjados.

El Ministerio de Salud acaba de otorgar un jugoso contrato para la construcción del Hospital del Niño que ha sido otorgado a un consorcio extranjero, con el arquitecto “ungido” solo como arquitecto coordinador. Para lograr otorgar el contrato al grupo escogido se ha violado la ley de Contrataciones Públicas y las mismas bases del concurso previamente establecidas.

Estas afirmaciones las hago con base en el objetivo reclamo que han presentado cuatro consorcios de los siete que participaron en la licitación antes señalada. Estos consorcios los siguientes: Consorcio NHN, representante legal arquitecto Jaime Ventura C. Consorcio Tapia Watson-Ing Atlántico-Samudio, representante legal arquitecto Adolfo Samudio. Consorcio HN Panamá, representante legal arquitecto Jesús Díaz

Consorcio KMD, representante legal Tito Enrique Dutari.

Los representantes legales de los tres primeros consorcios nombrados son arquitectos de larga trayectoria e integridad, que nunca han aparecidos como “ungidos” de gobierno alguno. Tienen todo mi respeto y admiración.

He leído con cuidado el reclamo que han presentado los cuatro consorcios participantes y he encontrado una serie fallas graves en los procedimientos, como el hecho de que las secciones que tenían que ver con las leyes y reglamentos las hayan analizado los médicos y los arquitectos en vez de abogados, estos seguramente si “habrían notado” las violaciones a las respectivas leyes y reglamentos panameños.

Sobre el consorcio DHN “ganador”, se han señalado fallas de diseño e interpretación según han señalado. Por ejemplo la empresa AVE, S.A. parte del consorcio no entregó copia de los documentos que acrediten la idoneidad de la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura, entidad oficial, de la cual fui uno de los promotores, como parte de la ley que rige el ejercicio de la Ingeniería y Arquitectura y de la cual fui su primer administrador durante tres años.

Este documento es sin duda el más importante requisito que debió cumplir todo concursante.

Toda esta actuación deja bien claro que han desdeñado la actuación de los arquitectos panameños para favorecerlos extraños, salvo la oportuna presencia del “ungido” como “asesor” del consorcio. Este diseño de arquitectos extranjeros explica las dimensiones equivocadas de estacionamientos de 2.3 metros de ancho, con espacio de retroceso de solo 5 metros, cuando los reglamentos panameños exigen como mínimo 2.3 metros de ancho y seis metros para retroceso que, cualquier arquitecto panameño para un hospital ampliaría el retroceso a 7 o 8 metros, si entiende las circunstancias especiales en que llegan las personas a un hospital.

También se comenta que la altura del edificio “ganador” no cumple con lo requerido en los puntos 2.3 y 2.5 de los términos de referencia, ante los más modernos criterios para hospitales.

Hay otra serie de irregularidades como las actividades declaradas en el inicio de operaciones de empresas que forman parte de los consorcios, ya que no corresponden con los fines de la contratación.

Como conclusión de este, mi análisis, tengo que manifestar que las irregularidades encontradas en el fallo del amañado concurso, exigen la revisión de lo actuado, por una nueva comisión que lleve a que los temas jurídicos los revisen abogados de prestigio y del Colegio de Abogados; que la falta de certificados de idoneidad de los arquitectos lo compruebe la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura y que se busque la opinión de arquitectos de gran trayectoria en el ramo como Virgilio E. Sosa y Richard Holzer.

Por último es hora de que el gobierno o la Asamblea de Diputados propongan una ley que exija la celebración de concurso de diseño de la obras oficiales, para permitir la participación de todos los arquitectos idóneos del país y así favorecer a los profesionales panameños, antes que a los extranjeros.

Una vez adjudicado el concurso a través de un jurado de destacados arquitectos y técnicos de la actividad que desarrollará la obra, tras la confección y desarrollo de los planos. La edificación sea sacada a licitación, y así todos los proponentes harían propuestas sobre un mismo diseño. Ahora, con el actual sistema, estaremos compitiendo manzanas con peras. Abierto un concurso entre firmas panameñas, estas podrían asociar a firmas foráneas de prestigio. Apoyaríamos a los arquitectos panameños y reconoceríamos la globalización.

Estamos atrasados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código